Acceder
En empieza el próximo webinar Fundamentos del Análisis Técnico.
¿Qué son los CFDs y cómo invertir desde Perú?

¿Qué son los CFDs y cómo invertir desde Perú?

Los Contratos por Diferencias (CFD) son derivados financieros ampliamente utilizados en el trading e inversión. Desde su existencia, permiten a los inversores especular sobre los precios de activos sin poseerlos en realidad. 

Asimismo, sabemos que los CFDs son productos complejos y regulados en jurisdicciones como Estados Unidos debido a su alto riesgo. Por lo tanto, en esta entrada, te explicaremos qué son y cómo funcionan, respondiendo tus interrogantes frecuentes.

¿Qué son los Contratos por Diferencias?

Para comenzar, vamos a aclarar qué son estos activos dentro del mundo de las finanzas. Como ya explicamos de manera breve en la introducción, un Contrato por Diferencias (CFD) es un instrumento de inversión derivado que permite operar sobre los precios de activos sin poseerlos. 

Los CFDs son derivados financieros que abarcan una variedad de activos subyacentes como acciones, divisas, materias primas, futuros e índices bursátiles. Con eso en cuenta, es indispensable entender que el valor de un CFD varía según el activo subyacente que represente, ya que cada activo tiene un valor distinto.

Pongamos un ejemplo más dinámico. En sí, digamos que es como apostar por el resultado de un partido de fútbol sin necesidad de ser propietario de los equipos. Al abrir un CFD, el inversor establece un contrato con una SAB o bróker, quien le pagará la diferencia entre el precio de entrada y el precio de salida del activo subyacente.

Lógicamente, si el precio sube, el inversor gana dinero, pero si el precio baja, pierde. Debido a esta marcada dualidad, los CFDs pueden ofrecer la oportunidad de obtener ganancias rápidas, pero también conllevan un alto riesgo. La razón es simple, pues las pérdidas pueden ser significativas.

Por lo tanto, es allí donde países como Estados Unidos, crean toda clase de legislaciones y marcos regulatorios para monitorear su uso. A su vez, es fundamental comprender bien cómo funcionan antes de comenzar a operar con ellos.

¿Cómo funcionan los CFDs?

Ahora bien, ya sabemos que es un Contrato por Diferencias y para qué sirve. Entonces, Imagina que quieres invertir en acciones de una compañía tecnológica, pero en lugar de comprar las acciones, decides abrir un CFD sobre esas acciones con un bróker.

Cuando abres un CFD, estableces un contrato con el bróker para intercambiar la diferencia de precio del activo subyacente desde el momento en que abres la posición hasta el momento en que la cierras.

Si para ese instante crees que el precio de las acciones va a subir, abrirías un CFD de compra (también conocido como "ir en largo"). Por el contrario, si crees que el precio va a bajar, abrirías un CFD de venta (operación denominada como "ir en corto").

Para ser todavía más prácticos y dinámicos, supongamos que abres un CFD de compra sobre acciones de una compañía a un precio de $100. Si el precio sube a 110 y decides cerrar la posición, el bróker te pagará la diferencia de 10 por acción. Sin embargo, si el precio baja a 90 y cierras la posición, tú tendrías que pagarle al bróker la diferencia.

En la práctica común de inversores expertos, los CFDs van de la mano con cierto nivel de apalancamiento. A través de ellos, se puede controlar una posición más grande con una inversión inicial más pequeña, pero esto también aumenta el riesgo de pérdidas.

¿Es legal invertir en CFDs en Perú?

No hay una regulación específica sobre este producto en Perú, por lo que funciona en un marco de alegalidad. 

Casi ninguna Sociedad Agente de Bolsa ofrece estos producto sino que son brokers internacionales los que lideran la comercialización de este producto. 

El problema con esto es que existen muchas estafas alrededor de este producto operando en Perú. Es por ello que en Rankia recomendamos solo operar con brokers regulados en entidades internacionales de prestigio. 

Puedes consultar un listado de brokers confiables aquí: Mejores Brokers para Trading con CFDs

Si quieres algunas recomendaciones estos son nuestros brokers seleccionados para operar en CFDs desde Perú:

Características y curiosidades

●     Un contrato por diferencias (CFD) es un acuerdo realizado en operaciones de derivados financieros por el cual las diferencias en la liquidación entre las operaciones abiertas y de cierre se liquidan en efectivo.

●     Los CFD son aliados de los inversionistas para intercambiar el movimiento de los precios de muchos valores, incluidos los fondos negociados en bolsa, mercado Forex (divisas), índices bursátiles y los futuros de materias primas.

●     Los CFD utilizan apalancamiento o margen, lo que permite a los inversionistas poner un pequeño porcentaje de la operación.

●     El mercado de los contratos por diferencias (CFD) creció un 35% en 2020, alcanzando un valor de 2,1 billones de dólares.

●     Son un producto financiero complejo que puede no ser adecuado para todos los inversores debido a su alto riesgo y complejidad.

●     También son muy populares en Europa y Asia.

¿Cuáles son los tipos de CFD?

Un punto relevante que caracteriza a los CFD es su capacidad para especular acerca de la mayoría de los activos financieros existentes. A raíz de ello, podríamos estar hablando de una larga lista de tipos de Contratos por Diferencias, pero estos son loas más frecuentes y comunes:

●     CFDs sobre acciones: permiten especular sobre el precio de las acciones de empresas cotizadas en bolsa. Los inversores pueden abrir CFDs de compra o de venta según sus expectativas sobre la dirección futura del precio.

●     CFDs sobre índices: trabajan directamente con el movimiento de índices bursátiles, como el S&P 500, el FTSE 100 o el NASDAQ. Estos CFDs reflejan el rendimiento general del mercado y ofrecen a los inversores la posibilidad de diversificar su cartera sin tener que comprar cada una de las acciones que componen el índice.

●     CFDs sobre materias primas: como el oro, el petróleo, el gas natural, el café, entre otros, cosechando los mismos beneficios y/o riesgos que pueda acarrear esta clase de operación.

●     CFDs sobre divisas (Forex): son los tipos de Contratos por Diferencia más comunes en conjunto con los CFD de acciones. En retrospectiva, sirven para especular sobre los tipos de cambio de diferentes monedas, bajo ciertas circunstancias. Los CFDs de divisas también son populares en el mercado de Forex dada su eficiencia y probable rentabilidad.

●     CFDs sobre criptomonedas: tales como Bitcoin, Ethereum, Litecoin, entre otras. Visto desde otro ángulo, son una vía popular de invertir en criptomonedas sin tener que adquirirlas directamente en un exchange.

¿Cómo se negocian los Contratos por Diferencias?

Los Contratos por Diferencias son acuerdos estandarizados que se negocian a través de lotes y representan la evolución de activos subyacentes en el mercado. Por lo común, son instrumentos que se ejecutan a través de un broker o una plataforma dedicada a este servicio.

Aparte, el trading con CFDs se realiza con apalancamiento y se basa en el precio de compra (ask) y de venta (bid). En contraste, un dato primordial es que la diferencia entre ambos precios se conoce como spread, el costo que cobra el bróker por operación.

Al mismo tiempo, la ganancia o pérdida en un CFD se determina por la diferencia entre el precio de entrada y el precio de cierre de la posición, dependiendo de si el precio del activo sube o baja.

Para comenzar a operar con CFDs, se recomienda, primero, elegir el instrumento financiero en el que se desea invertir, como un par de divisas, un índice o una materia prima. Luego, se decide si se operará en corto o largo, es decir, comprar o vender, dependiendo de la dirección anticipada del precio.

A continuación, se determina el tamaño de la operación, teniendo en cuenta el valor de una unidad CFD según el instrumento seleccionado. Como punto final, se debe mantener un control constante de las operaciones abiertas y cerrar la posición mediante un stop loss o manualmente si la operación no se está desarrollando según lo planeado.

Precio de los CFD

Para invertir en CFD, se debe aceptar un contrato que permite negociar la diferencia en el precio de un activo entre la apertura y el cierre de la posición. Con ese argumento precisado, los precios de los CFDs se presentan a través del precio de compra y el precio de venta:

 

  • Precio de venta (o precio bid): es el precio al que se puede abrir un CFD en corto.

  • Precio de compra (o precio offer): cotización basa con la que se puede abrir un CFD en largo.

 

Por lo general, los precios de venta son ligeramente inferiores al precio de mercado real, mientras que los valores de compra son superiores. Al sacar la diferencia entre ambos precios, se obtiene un nuevo resultado, el cual se conoce como spread.

Costos en Contratos por Diferencias

Generalmente, el costo de abrir una posición de CFD queda cubierto por la diferencia de precios o spread, de forma que los precios de compra y de venta se ajustan para mostrar cuál es el costo de la operación. 

 

No sucede esto con los CFD sobre acciones, ya que no conllevan un diferencial asociado al costo; al contrario, los precios de compra y de venta se asemejan a los precios del mercado subyacente y el costo por abrir una posición es en forma de comisión. A partir de una comisión, el invertir en el precio de una acción mediante CFD es como comprar y vender acciones de la forma más común en el mercado.

 

En caso en que mantengan una posición de CFD abierta al final de la jornada, sufrirán el coste por financiación en la noche. Dicho coste se verá en el coste del capital prestado para abrir una operación apalancada. Mientras que, los contratos forward, si tienen fecha de vencimiento, incluye en el spread todos los costes de financiación en la noche.

¿Cómo operar con CFD?

Cuando operas con CFDs, existen dos estrategias principales que puedes seguir: operar en largo (compra) y operar en corto (venta). Veamos qué significan y cómo funcionan:

●     Operar en largo (compra): el trader tiene la expectativa de que el valor del activo subyacente del CFD aumentará. En términos simples, imagina que crees que el precio de una acción va a subir en el futuro. Entonces, abrirías una operación de compra de CFDs.

Normalmente, al operar en largo con Contratos por Diferencias, compras el CFD a un precio más bajo y esperas venderlo a un precio más alto para obtener ganancias. Sin embargo, si el precio del activo subyacente disminuye en lugar de aumentar, terminarías con una pérdida.

●     Operar en corto (venta): al contrario que en el contexto previo, el inversor espera que el valor del activo subyacente del CFD disminuya. Por ejemplo, si crees que el precio de una criptomoneda va a caer, abrirías una operación de venta de CFDs.

En esta situación, vendes el CFD a un precio actual y, más adelante, compras el CFD a un precio más bajo para cerrar la operación y obtener ganancias. Pero no olvides los riesgos de lo que pueda ocurrir en el caso contrario.

 

Margen en los Contratos por Diferencias

El margen en los Contratos por Diferencias se refiere al capital mínimo requerido para abrir y mantener una posición. Es decir, se trata de la cantidad de dinero que debes tener en tu cuenta de trading como garantía para respaldar tus operaciones.

Cuando abres una posición de CFD, el bróker te pedirá un margen inicial, que es un porcentaje del valor total de la operación. Habitualmente, suele ser una fracción del valor nominal de la posición, lo que te permite operar con apalancamiento y controlar una posición más grande con un capital inicial menor.

A la larga, el margen actúa como una salvaguarda para el bróker en caso de que las operaciones experimenten pérdidas y garantiza que haya suficiente capital para cubrir las posibles pérdidas. Si el saldo de tu cuenta cae por debajo del nivel de margen requerido, es posible que se te solicite depositar fondos adicionales para mantener tus posiciones abiertas.

Apalancamiento en CFD

El apalancamiento es una herramienta utilizada al invertir en Contratos por Diferencias para ampliar tu capacidad de inversión sin necesidad de contar con grandes fondos. Gracias a este factor, puedes abrir posiciones que representan un valor mucho mayor que tu capital inicial.

Por ejemplo, si tienes una cuenta de trading profesional, puedes utilizar un apalancamiento de hasta 500 veces superior. ¿Qué quiere decir? Pues, que con un capital de $1,000, podrías abrir operaciones por un valor de hasta $500,000.

Como segundo ejemplo, Imagina que tienes $100 y deseas abrir una operación con CFDs utilizando un apalancamiento de 1:10. En ese sentido, puedes controlar una posición equivalente a $1,000 en lugar de los $100 que tienes. Por consiguiente, cualquier ganancia o pérdida se calculará con base en los $1,000 en lugar de tu capital inicial de $100. 

Como es de entrever, si el precio se mueve a tu favor, por ejemplo, sube un 5%, obtendrías una ganancia de $50 en lugar de solo 5 si no hubieras utilizado apalancamiento. No obstante, con el apalancamiento también se amplifican las pérdidas, por lo que, si el precio se mueve en contra de tu posición y cae un 5%, perderías $50 en lugar de solo 5. He allí el gran riesgo.

¿Qué es el “stop loss” en CFD?

El stop loss en los Contratos por Diferencias es una orden colocada por un inversor para limitar las pérdidas en una posición abierta. Particularmente, es una herramienta de gestión de riesgos con un nivel de precio predeterminado en el que se cerrará automáticamente la posición si el mercado se mueve en contra de tus expectativas.

Por ejemplo, si abres una posición de compra en un CFD sobre una acción a un precio de $50 y marcas un stop loss en $45, si el precio de la acción cae y alcanza o cae por debajo de esta última cotización, tu posición finalizará, limitando así tu pérdida.

Ejemplo de un CFD

Un inversionista desea comprar un CFD en el SPDR S&P 500  (SPY), que es un fondo de intercambio que rastrea el índice S&P 500. El corredor requiere un 5% de descuento para la operación. El inversionista compra 100 acciones del SPY por $250 por acción para una posición de $25,000, por lo que inicialmente se paga al corredor el 5% o $1,250.

Dos meses más tarde, el SPY cotiza a $300 por acción, y el operador sale de la posición con una ganancia de 50 por acción o $5,000 en total (50 x 100 = 5,000). El CFD se liquida en efectivo mediante el cual la posición inicial de $25,000 y la posición de cierre de $30,000 (300 * 100 acciones) se compensan y la ganancia se acredita a la cuenta del inversionista.

¿Cómo calcular la ganancia y/o pérdida de los CFD?

Para calcular la ganancia o pérdida en un Contrato por Diferencias, se necesita conocer el precio de entrada (precio al abrir la posición) y el precio de salida (precio al cerrar la posición).

A partir de tales datos, entramos en la capacidad de aplicar la fórmula para calcular la ganancia o pérdida en un CFD, que es la siguiente:

●     Ganancia/Pérdida = (Precio de salida - Precio de entrada) x Tamaño de posición

Vale la pena hacer hincapié en que el tamaño de posición se refiere al número de contratos o unidades de CFD (lote) que has negociado.

Después de haber aclarado algunos términos básicos, supongamos que deseas operar un CFD sobre una acción de una compañía. Compras 100 CFDs de esa acción a un precio de entrada de $50 por acción. Luego, vendes esos 100 CFDs a un precio de salida de $60 por acción.

●     El cálculo de la ganancia o pérdida sería: Ganancia/Pérdida = (60 - 50) x 100  = Ganancia/Pérdida = $1,000;

Como puedes observar, dependiendo de la situación o del contexto, obtendrías una ganancia o pérdida específica de $1,000 en tu operación de CFD.

Si bien parece simple, esta operación no incluye los costos asociados, como comisiones o spreads, que pueden afectar el resultado final.

¿Cuáles son las ventajas de los Contratos por Diferencias?

●   Los CFDs brindan a los operadores todos los beneficios y riesgos de poseer un activo financiero sin tener que poseerlo o tener que asumir cualquier entrega física del activo.

●   Se negocian en un margen, lo que significa que el corredor permite a los inversionistas pedir dinero prestado para aumentar el apalancamiento o el tamaño de la posición para ganar ampliamente.

●   El comercio en los CFD de margen generalmente proporciona un apalancamiento mayor que el comercio tradicional. El apalancamiento estándar en el mercado de CFD puede ser tan bajo como un requisito de margen del 2% y tan alto como un margen de 20%.

●   Los CFD permiten a los inversionistas tomar fácilmente una posición larga o corta, o lo que es igual, una posición de compra y venta. El mercado de CFD normalmente no tiene reglas de venta corta. Además, se cobran pocas o ninguna tarifa por negociar un CFD.

Riesgos de operar con CFD

Es fundamental destacar que los Contratos por Diferencias son productos financieros complejos y conllevan un riesgo significativo, por lo que es crucial contar con una sólida formación previa antes de operar con ellos.

Al operar con CFDs utilizando apalancamiento, tus ganancias o pérdidas pueden amplificarse en función del nivel de apalancamiento utilizado. Esto significa que los movimientos del mercado pueden tener un impacto más pronunciado en tu capital.

 Además, debido a la volatilidad y la posible falta de liquidez en el mercado, combinado con el apalancamiento, existe la posibilidad de que tu cuenta presente un saldo negativo. Por esta razón, es vital seleccionar un bróker que ofrezca una Política de Protección de Saldo Negativo, lo cual ayuda a limitar las pérdidas y proteger tu cuenta.

 Recuerda siempre tener en cuenta estos riesgos al operar con CFDs y considerar la importancia de una gestión adecuada de los mismos, la formación continua y la elección de un bróker confiable que brinde herramientas de protección y seguridad.

Conclusión

En este artículo hemos abordado varios aspectos clave relacionados con los Contratos por Diferencias: su definición, cómo operar con ellos, los riesgos involucrados, el apalancamiento y otros aspectos de interés.

Es esencial resaltar la importancia de adquirir conocimientos y formación antes de operar con CFDs, ya que su uso, por sí solos, o en conjunto del apalancamiento puede generar pérdidas en caso de movimientos desfavorables del mercado.

Te recomendamos que pruebes tus estrategias en una cuenta demo en el broker que hayas seleccionado para operar con CFds, independientemente de tu nivel de experiencia en trading. Solo cuando te sientas preparado y tras haber adquirido la confianza necesaria, podrás dar el paso a una cuenta real.

“Forex.com”
  • Bolsa
  • CFDs
  • Inversiones alternativas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!