Acceder
¿Qué es el interés compuesto y cómo se calcula?

¿Qué es el interés compuesto y cómo se calcula?

El interés compuesto es fundamental en las inversiones por su capacidad de hacer crecer tu dinero más rápido. En este artículo, exploramos cómo funciona, sus beneficios y riesgos, y te damos ideas de dónde invertir para aprovechar todo su potencial.
Si estás empezando en el mundo de la inversión, o al menos te has decidido a hacer algo con tu dinero, hay un concepto básico que todo ahorrista que se precie debe conocer: el interés compuesto. Gracias a él, las inversiones de largo plazo son un método muy atractivo para, poco a poco, construir un patrimonio que te sirva de colchón el día de mañana. Si todavía no estás muy familiarizado con el interés compuesto en las inversiones, te explicamos qué es y cómo se calcula en este artículo.

¿Qué es la tasa del interés compuesto?
¿Qué es la tasa del interés compuesto?


¿Qué es el interés compuesto?


El interés compuesto es el interés calculado sobre el capital inicial, que incluye todos los intereses acumulados de períodos anteriores. Esto significa que los intereses se suman al capital y, en el siguiente período, los intereses se calculan sobre la nueva suma total. Esta forma de interés permite que las inversiones crezcan a un ritmo acelerado con el tiempo.



Por tanto, el interés compuesto surge cuando el interés se suma más de una vez al año, o si es acumulable y reinvertible, por ejemplo, mensualmente. Además, es habitual en finanzas y economía, y suele ser la piedra angular en la que se basan estrategias de inversión a largo plazo de tipo value investing.

Así que, cuando invertimos, debemos tener claro el poder tan extraordinario que tiene el interés compuesto, ya que es crucial para el éxito a largo plazo. Dado que da lugar a rentabilidades muy importantes con el paso del tiempo, en muchas ocasiones vemos cómo se hace referencia a él como “la magia del interés compuesto”.

De hecho, existe un mito que dice que en cierta ocasión preguntaron a Albert Einstein cuál era la fuerza más poderosa del Universo, a lo que él respondió “el interés compuesto”.

Características del interés compuesto


El secreto del interés compuesto radica en dos simples claves: el paso del tiempo y la acumulación de intereses. A diferencia del interés simple (donde una vez se obtiene un interés no se reinvierte de nuevo todo el capital), el interés compuesto se distingue por:

  • Efecto multiplicador: El interés compuesto tiene un efecto multiplicador ya que el interés obtenido sobre tu inversión inicial se mantiene invertido, de modo que la rentabilidad pasa a calcularse sobre un capital mayor. De este modo, cada vez que se generen nuevas rentabilidades, serán superiores a las anteriores.

  • El capital va cambiando: Cuando se opta por el interés simple, lo que se hace es ir rescatando los beneficios obtenidos, de modo que el capital invertido siempre es el mismo. En el caso del interés compuesto, las ganancias se mantienen invertidas, por lo que el capital invertido va creciendo.

¿Por qué te beneficia el interés compuesto?


El interés compuesto te beneficia porque te permite hacer crecer tu dinero de forma más rápida que el interés simple, básicamente. Sin embargo, esa no es su única ventaja.

Además de permitirte ir ampliando tu capital de forma constante y a mayor ritmo, otro de los grandes beneficios del interés compuesto es que se adapta a todos los perfiles de inversor. Es decir, no necesitas ser un experto ni optar por invertir en uno u otro activo para aprovechar el interés compuesto.

Tanto si eres un inversor profesional o, al menos, experimentado, como si eres alguien que apenas está comenzando a mover su dinero, la única clave del interés compuesto es reinvertir tu rentabilidad. Si, además de esto, haces aportaciones periódicas en estrategia de tipo Dollar Cost Averaging (DCA) a tu dinero ya invertido, verás que el crecimiento pasa a ser mucho mayor. En pocos años, puedes haber reunido una importante cifra en inversiones, sean cuales sean tus objetivos financieros.

Un ejemplo de la fuerza del interés compuesto: ¿Cómo es posible la fortuna de Warren Buffett?


Warren Buffett es un operador de bolsa, considerado por muchos como el mejor inversor de la historia gracias a haber superado con sus decisiones de inversión la rentabilidad de la bolsa de valores.

Cuando se le pregunta por su éxito, Buffett responde que, a lo largo de sus seis décadas como inversor, su mayor aliado ha sido el interés compuesto. En otras palabras, reinvertir los beneficios obtenidos ha hecho que se convierta en uno de los hombres más ricos del mundo, haciendo crecer su patrimonio con esta sencilla estrategia.

Para entender mejor la magnitud de cómo funciona el interés compuesto y cómo lo ha aprovechado el “Oráculo de Omaha”, debemos remontarnos a sus comienzos. Buffett empezó a invertir con apenas 11 años, cuando compró su primera acción por 38 dólares. Nueve años después, siendo todavía muy joven, ya tenía ahorrados casi 10,000 dólares. Con los años, compró lo que entonces era una pequeña empresa textil llamada Berkshire Hathaway por 7,500 dólares.

Sin embargo, es aquí donde viene la verdadera magia, y es que el 99% de la fortuna de Buffett la consiguió pasados los 65 años, cuando el verdadero efecto multiplicador del interés compuesto se dejó ver.

De hecho, podemos ver cómo su cartera de inversiones se ha hecho cada vez más acaudalada, y precisamente más todavía en los últimos años. Y no es precisamente porque ahora que es un nonagenario sea mejor inversor (que tal vez también), sino porque ha sido capaz de generar y reinvertir enormes sumas de intereses, que ahora generan ingentes volúmenes de dinero.

Fortuna de Warren Buffet gracias al interés compuesto
Fortuna de Warren Buffet gracias al interés compuesto


Y desde entonces sigue invirtiendo, de hecho, si en lugar de haber continuado, se hubiera detenido en su labor inversora jamás nadie habría oído hablar de él.

Con todo, hoy la fortuna total de Buffett asciende a 135 mil millones de dólares. No está nada mal para no parecer tan fuerte su efecto multiplicador, ¿verdad?

¿Cuál es la fórmula del interés compuesto?


El interés compuesto se calcula mediante la siguiente fórmula:

Fórmula del interés compuesto
Fórmula del interés compuesto


Así pues, si el capital inicial son 4,000 soles, la tasa de interés anual (es decir, los rendimientos obtenidos por tu inversión) son del 7%, y el periodo de tiempo invertido es de 3 años, la fórmula sería la siguiente:

4.000 x (1+0,07)^3 = 4.898,88

Con la opción del interés simple, el resultado sería de 4,840 soles.

¿Cómo se calcula el interés compuesto? | Ejemplo práctico


Ya lo hemos visto teóricamente, no obstante, la mejor forma de entender este fenómeno es mediante un ejemplo práctico:

Para seguir con el ejemplo anterior, imagina que tienes 4,000 soles invertidos que te generan una rentabilidad anual del 7%. Esto significa que cada año ganarías 280 soles de rentabilidad. Si optas por el interés simple, retirarías esos 280 soles pasado el primer año, y mantendrías los 4,000 soles, volviendo a ganar 280 soles al año siguiente. Al cabo de diez años, habrías obtenido 2,800 soles con tu inversión.

Si, por el contrario, optas por el interés compuesto, ganarías 280 soles el primer año, que mantendrías invertidos, por lo que al año siguiente, ese 7% de beneficio se calcularía sobre 4,280 soles, obteniendo 299.60 soles, y así, sucesivamente. Al cabo de diez años, habrías obtenido 3,868.48 soles con tu inversión, lo que significa que prácticamente habrías doblado el capital inicial.


INVERSIÓN INICIAL
INTERÉS ANUAL
RENTABILIDAD 10 AÑOS INTERÉS SIMPLE
RENTABILIDAD 10 AÑOS INTERÉS COMPUESTO
4.000 soles
7%
2.800 soles
3.868,48
Solo con este ejemplo, ya se aprecia el poder del interés compuesto, pero piensa que estamos hablando de invertir 4,000 soles únicamente, sin hacer aportaciones periódicas. Ahora, valoremos un segundo ejemplo en el que optes por una estrategia DCA, es decir, hacer aportaciones a tu inversión, supongamos, mensualmente.

En este caso, inviertes inicialmente 4,000 soles, pero realizas una aportación de 200 soles cada mes, o lo que es lo mismo, de 2,400 soles al año. El interés, pongamos que es el mismo que en el ejemplo anterior, el 7% anual. En ese caso, en 10 años tendrías 40,768.57 soles. Si te hubieras limitado a ahorrar esa cantidad sin invertirla en nada, habrías ahorrado 28,000 soles en esos 10 años.

Interés compuesto vs ahorro sin invertir en 10 años
Interés compuesto vs ahorro sin invertir en 10 años


Interés compuesto semestral


Para calcular el interés compuesto semestral, debemos calcular el interés cada seis meses. Es muy sencillo, ya que solo debemos tomar el interés anual, en este caso 7%, y dividirlo entre 2, obteniendo un interés semestral del 3.5%.

Por lo tanto, el interés semestral del primer año con la inversión inicial de 4,000 soles sería de 140 soles.

Interés compuesto mensual


En el caso del interés compuesto mensual, realizaríamos el mismo cálculo, dividiendo el interés anual, 7%, entre 12 meses, para obtener lo generado cada mes, que sería un 0.58%. En otras palabras, los intereses generados durante el primer mes con esa inversión inicial de 4,000 soles serían 23.20 soles.

Interés compuesto diario


Teniendo en cuenta que un año (a excepción de los bisiestos) tiene 365 días, este es el número entre el que deberíamos dividir el 7% de interés anual, obteniendo un interés diario del 0.019%. En otras palabras, el primer día habrías obtenido 0.76 soles.

Como ves, calcular el interés compuesto es sencillo, pero puede resultar laborioso si quieres hacerlo a muchos años o bien calcular intereses diarios, mensuales, etc. Por ello, existen múltiples calculadoras de interés compuesto a las que puedes recurrir a través de internet.

¿Dónde invertir con interés compuesto?


Ahora que seguramente entiendes mucho mejor cómo funciona el interés compuesto, es momento de darte algunas ideas de inversión a través de las cuales puedes aprovechar todo su potencial.

Fondos de pensiones


Si el interés compuesto es el mejor aliado de la inversión, como dice Warren Buffet, el mejor aliado del interés compuesto a su vez es el largo plazo. Por ello, los fondos de pensiones son otro producto que te permite beneficiarte de esta estrategia: porque están pensados para tu jubilación, es decir, para el largo plazo.

El fondo de pensiones es un producto que te permite hacer aportaciones de dinero bien programadas o bien libres, que se van acumulando a lo largo del tiempo. A su vez, la entidad que gestione ese fondo se dedica a invertir el dinero depositado por todos los clientes para obtener rentabilidad. Dado que es un producto pensado para ir depositando dinero progresivamente y no rescatarlo hasta la jubilación, te permite beneficiarte del interés compuesto.

Fondos de inversión y ETFs


Los fondos de inversión son un producto que reúne el dinero de muchos inversores y es gestionado por un profesional que se encarga de invertirlo. Su mayor ventaja es que existen muchos tipos de fondos: de renta fija, renta variable, renta mixta, indexados, entre otros.

Por ejemplo, los fondos indexados replican el comportamiento de otro activo, normalmente un índice bursátil como el SP500. Para hacerlo, compran participaciones de todas las empresas de estos índices, por lo que ganan dinero cuando el índice sube y lo pierden cuando baja.

Si tenemos en cuenta que, a largo plazo, la economía siempre tiende a crecer, los fondos indexados son un buen producto para aprovechar el interés compuesto.

Como alternativa, tienes también los ETF (Exchange Traded Fund), fondos indexados que cotizan en bolsa. No obstante, la ventaja de los primeros es que puedes traspasarlos de uno a otro y solo tendrás que declarar el dinero cuando lo rescates, mientras que con los ETFs debes declarar los beneficios obtenidos en cada ejercicio.

¿Por qué es tan importante el interés compuesto en las inversiones?


El interés compuesto es muy importante en las inversiones por varias razones. La más evidente es que hace crecer tu dinero de forma más rápida, por lo que sirve a los propósitos de todos los inversores, que no es otro que ganar dinero o, como mínimo, rentabilizar el que ya se tiene.

No obstante, también es muy importante porque se adapta a todas las estrategias de inversión. Independientemente del producto o productos en los que decidas invertir, el interés compuesto siempre te servirá para mejorar tu rentabilidad a largo plazo.

¿Cuándo se notan más los efectos del interés compuesto?


Como veníamos comentando, el mejor aliado del interés compuesto es el largo plazo, lo que significa que sus efectos se notan más cuanto más tiempo mantengas tu inversión.

Asimismo, otra de las estrategias que incrementa notablemente sus beneficios es la de realizar aportaciones periódicas, lo que te permitirá hacer crecer tu patrimonio por partida doble, algo que puedes ver claramente en el ejemplo de interés compuesto que hemos propuesto.

Ventajas y riesgos del interés compuesto


Las ventajas del interés compuesto son básicamente dos:

  • Hace crecer más rápido tu dinero
  • Se adapta a cualquier tipo de inversión

En cuanto a los riesgos, es algo más complicado de determinar porque, en sí mismo, el interés compuesto no genera riesgos de perder dinero por sí mismo. Es la inversión escogida la que supone un riesgo, ya que en cualquier inversión que se realice se puede ganar o perder.

No obstante, sí hay un riesgo que podemos señalar, y es el de perder la posibilidad de obtener rentabilidades mayores en favor de la que nos ofrece la primera inversión escogida. Te lo explicamos con detalle:

Si optas por el interés compuesto, reinvirtiendo tus beneficios en una inversión que te genera, digamos, el 7% anual de beneficio, pierdes la ocasión de invertirlas en otro producto que puede ofrecer rentabilidades mayores, aunque suponga asumir un riesgo mayor.

Como todo, para minimizar este riesgo deberás analizar bien el mercado, qué tipo de perfil eres como inversor y cuánto dinero estás dispuesto a perder.

En definitiva, ahora que ya sabes qué es el interés compuesto, cómo se calcula y dónde invertir para aprovecharte de él, es tu turno. ¿Seguirás invirtiendo en empresas del mercado o prefieres pasarte a este tipo de gestión pasiva, pero bastante más segura?

FAQS sobre interés compuesto


A continuación, algunas de las preguntas más recurrentes acerca del interés compuesto:

¿Cómo ganar dinero con el interés compuesto? 


El interés compuesto te permite ganar dinero reinvirtiendo los beneficios obtenidos, lo que aumentará tu capital progresivamente.

¿Cuál es la regla de 72? 


La regla de 72 va muy ligada al interés compuesto. Dicta que, para saber cuánto tiempo tardarías en duplicar tu capital invertido, tienes que dividir 72 entre la rentabilidad anual que obtengas. Así, si tu rentabilidad anual es del 7%, necesitarías 10.28 años para duplicar tu capital.

¿Dónde aplica el interés compuesto? 


El interés compuesto incrementa de forma progresiva el capital invertido, permitiendo que los intereses se calculen cada vez sobre una cantidad de dinero mayor.

¿Buscas un bróker? Mira nuestras recomendaciones:

eToro

Depósito mínimo de $200 y app sencilla

Ver más
Interactive Brokers

Bróker popular con más de 1,5 millones de clientes

Ver más
XTB

Sin depósito mínimo. Academia de trading gratuita.

Ver más
Tradeview

Con oficinas físicas en Latinoamérica Opera con acciones, futuros y forex.

Ver más
  • Tipo de interés
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!
El mejor broker para ti

Te ayudamos a encontrar el bróker que mejor se adapta a ti

    Productos disponibles
    Frecuencia
Acepto que mis datos sean tratados por Rankia S.L. con el objeto de informarme de productos y servicios relacionados con brokers.
Encuentra el mejor broker