Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?

70 respuestas
Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?
Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?
Página
5 / 5
#61

Re: Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?. El BCE admite que es una opción.

Buenas, batiscafo.
Creo que no me expresado correctamente, pues no he conseguido trasladar la intención el mensaje de forma precisa; mis disculpas por el error al transcribir mis pensamientos.

En nigún momento hablo de pobres o ricos, personas con necesidades básicas satisfechas o sin cubrir, sencillamente apunto que las subcenciones se deben controlar, sin más.

En el ejemplo extremo, la pregunta sería, ¿para qué bemoles necesitan subvenciones la casa de Alba o las sanguijuelas de todos y cada uno de los partidos políticos o cualquier otro especímen de similar ralea?; si quieren gintonic, trajes, flores, hoteles o cortesanas, que se las paguen ellos, como los demás mortales.

Saludos con subvenciones controladas y sólo a quien las necesita.

#62

Re: Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?. El BCE admite que es una opción.

Buenas, Juan.
Básicamente estamos de acuerdo en el punto 1.

En el punto 2, hay un matiz que puede provocar desavenencias; la privacidad del gasto que tú puedas hacer con tu dinero está clara; lo que no me queda claro, sino más bien muy oscuro, es la privacidad del gasto con dinero ajeno.

En el punto 3, disculpa mi miopía pero sigo sin ver la incongruente relación entre la actuación de los animales con la teórica degradación de la plaza Mayor; quizá se trata de una hipótesis nula y no he caído en ello.

Saludos de Pixie y Dixie y el menda, hace un rato de poteo y pintxos en Ledesma.

#63

Re: Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?

El Banco Central Europeo (BCE) no llevará los tipos de interés hasta un territorio "absurdamente negativo", según ha asegurado uno de los miembros del consejo ejecutivo de la entidad central Benoit Coeuré quien ha subrayado que los tipos de interés negativos no son la principal herramienta del instituto emisor.

Uno de los miembros del consejo ejecutivo de la entidad central Benoit Coeuré ha recordado que corresponde a los gobiernos actuar para impulsar el crecimiento a largo plazo

El banquero recuerda que la política monetaria tiene un horizonte a corto y medio plazo, mientras que corresponde a los gobiernos actuar para impulsar el crecimiento a largo plazo.

En este sentido, Coeuré opina que deben aplicarse políticas estructurales y fiscales allá donde haya margen en términos de calidad y cantidad, pero advierte de que no le corresponde al BCE determinar los detalles de lo que deben hacer los gobiernos.

"La idea de que el banco central debería ser el gendarme de la política económica entre los países del euro simplemente no funciona", concluye.

T.E.R.R.O.R.I.S.M.O.

Un saludo

#64

Re: Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?. El BCE admite que es una opción.

Bueno, lo que sucede es que el dinero ajeno (de una renta básica) deja de ser ajeno cuando entra en el bolsillo del receptor, algo parecido a lo que sucede con las pensiones. En general, el mejor administrador de las propias finanzas es uno miso, sobre todo si eres pobre.

En cuanto al punto 3, hay un fenómeno muy recurrente: si vas a un sitio que está sucio la tendencia de la gente es a no ser escrupuloso con la limpieza. Si a eso añades que la Plaza Mayor se ha convertido en un gheto de mendigos y "sin techo", la cosa se presta todavía más a actuaciones como ésas.

Has elegido un buen lugar de poteo y pintxos. Me recuerda muchos sábados de cuando yo era estudiante, casi casi en la Alta Edad Media. jajaja

#66

Re: Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?. El BCE admite que es una opción.

Buenas, Juan.
El dinero percibido por el pago de pensión o rentas del trabajo-financieras-actividades económicas es un dinero generado de una u otra forma por la propia persona, que recibe una contrapartida por una actividad ya desarrollada, por lo que es propio y privado hasta que se gaste el último céntimo.
El dinero de una subvención-ayuda-prestación... que no procede de una contrapartida previamente generada por la persona física o jurídica, nunca debería dejar de ser ajeno y su gasto habría que vincularlo indefectiblemente con el fin para el que se ofreció. Cuando se oferta una subvención para la adquisición o adaptación de vehículos para discapacitados tienen una cuantía escasa, por lo que si alguien que logra la subvención defrauda de una u otra forma el fin para el que la percibió, significa que alguien que realmente la necesite no va a poder percibirla; se puede hacer extensiva esta situación a todas y cada una de las ayudas-subvenciones (del tipo y/o cuantía que fueren y que cubran el porcentaje que fuere de la necesidad completa) que ofrecen las administraciones públicas con el dinero de todos.

Sobre el punto 3 estamos casi de acuerdo; es realmente un fenómeno recurrente que mucha gente siga la tendencia de su inconsciente obviando las más mínimas normas de educación, lanzando mierda como animales donde otras acémilas bípedas irracionales lo han hecho previamente, e incluso nos traen cornúpetas de la República Bátava a soltar bramidos y cornadas.

Lo pasé bien ayer en el Botxo. Debemos ser más o menos de la misma centuria, de la época en que los sarracenos tomaron Sicilia, je, je; pero, como muchas veces no estamos de acuerdo, me pregunto si entonces llevabas alfanje o espada.

Saludos a sarracenos y cristianos si emplean bien el dinero ajeno

#67

Re: Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?. El BCE admite que es una opción.

Vuelvo a distinguir subvenciones de otro tipo de ayudas. Las subvenciones se dan para cofinanciar gastos concretos o actividades concretas y por tanto se debe exigir y controlar que se dedican exactamente a la finalidad para la que fueron concedidas.
Por el contrario, otras ayudas no están vinculadas a ninguna actividad sino que pretenden dar unos medios de vida o subsistencia y, por tanto, no cabe exigir ninguna conducta en concreto. En ese caso se encuentra la renta básica que se da sin una finalidad concreta. En cuanto a las pensiones, no todas corresponden a dinero generado por el interesado, ahí están por ejemplo las pensiones no contributivas.

#68

Re: Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?. El BCE admite que es una opción.

Buenas, Juan.
Sobre el tema de las pensiones, cierto es que no todas sus variantes son por contribución previa.

Está claro que vemos de forma muy distinta el dinero público; yo no distingo entre subvenciones, ayudas, personas físicas o jurídicas, ricos o necesitados. En el caso del dinero procede del bolsillo de todos los ciudadanos; las ayudas "que pretenden dar unos medios de vida o subsistencia" se deben dedicar única y exclusivamente a medios de vida o subsistencia, ni más ni menos, pero lo mismo para subenciones, personas físicas o jurídicas, todos iguales frente al dinero público.

En la diversidad de opinión está el aprendizaje y la sabiduría, pero siempre con educación.

Saludos disintiendo y aprendiendo.

#69

Re: Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?Son diferentes ¿Es tan dificil?

Las pensiones no se pagan con la capitalización de lo recaudado anteriormente como si fuera una fondo de pensiones en un banco ni por casualidad y no solo en las pensiones no contributivas.

No se cubre el gasto actual, ni con el ingreso por cotizaciones que no se puede olvidar que están las cotizaciones actuales de los futuros pensionistas.

El sistema de pensiones actual NO es un sistema PRIVADO de CAPITALIZACION, sino una AYUDA INTERGENERACIONAL a fondo perdido.

El Estado NO es una empresa y por eso tampoco el dinero o la contabilidad de los Bancos Centrales NO es igual a la de una empresa.
----------------------------------------
Sin embargo, un economista sí consiguió acertar, y vio venir la crisis. Fue Hyman Minsky. Su teoría decía que "ello" podía repetirse: las fuerza del mercado son desestabilizadoras.

La economía salida de la II Guerra Mundial tenía un sistema financiero robusto: apenas deudas privadas, y una montaña de deuda pública sana y líquida. Varias reformas del New Deal y de la posguerra lograron estabilizar la economía: una red de bienestar que estabilizó el consumo; una estricta regulación financiera; leyes de salario mínimo y de sostén a los sindicatos; hipotecas a bajo coste y préstamos baratos a los estudiantes, etc. Y el recuerdo de la Gran Depresión, disuasorio de comportamientos económicos de riesgo.

Paulatinamente, todo fue cambiando: los recuerdos se desvanecieron, la autorregulación desplazó a las regulaciones financieras, los sindicatos perdieron poder y sostén público, la globalización trajo consigo una presión competitiva a la baja sobre los salarios, y la red de bienestar social fue deshilachándose. Además, las empresas ávidas de beneficios y las instituciones financieras tomaran cada vez más riesgos con unas finanzas cada vez más precarias. Creció la tendencia a la fragilidad. Eso "lo" hizo posible, de nuevo.

Aunque la mayoría de los que apelan a Minsky se centran en el crash, él creía que la inestabilidad principal es una tendencia hacia una euforia explosiva. Alta demanda agregada y altos beneficios ligados a un alto nivel de empleo aumentan las expectativas e incentivan cada vez más las aventuras arriesgadas basadas en compromisos y opciones de ingresos futuros que no se realizarán.

Una bola de nieve de quiebras lleva entonces a la deflación por deuda y a altos niveles de desempleo, a menos que haya mecanismos de "interrupción de circuitos" que intervengan para frenar las fuerzas de mercado. Los principales interruptores de circuitos son el Gran Banco (el banco central como prestador de último recurso) y el Gran Gobierno (los déficits presupuestarios contracíclicos).

Y hete aquí que, ay, ay, ay, ¡hemos tenido un Gran Banco y un Gran Gobierno! De consuno, el equipo formado por Benny [Bernanke] y Timmy [Geithner] han gastado, prestado o garantizado la friolera de 25 billones de dólares en nombre del Tío Sam. Y ni siquiera eso es bastante. "Ello" sigue ocurriendo.

El problema es que el grueso de eso lo ha hecho el Gran Banco Fed con el propósito de ayudar a las entidades financieras, buscando reflotar los desvalorizados activos de las mismas. La teoría en que eso se fundaba: necesitamos un capitalismo de gestores del dinero, y la única esperanza de mantenerlo pasa por hinchar otra burbuja.

No funcionará. El problema es la financiarización, no una estrategia económica sostenible. Lo que necesitamos es, antes bien, girar hacia un anticuado New Deal keynesiano-minskyano basado en el empleo, los salarios crecientes y el consumo, especialmente consumo público, unas finanzas contenidas y disminuidas, y mayor igualdad.

También hay que disminuir la política monetaria, y en cambio, la política fiscal debe desempeñar un papel mucho mayor. No pequeños ajustes ocasionales, sino una presencia positiva y permanente para contrarrestar y guiar y servir de suplemento al propósito privado.

Lo más importante: tenemos que disponer de una teoría aplicable al mundo en que realmente vivimos, no de una teoría imaginariamente representativa de agentes que asignan recursos a lo largo de una senda de consumo óptimo.

Por eso estamos encaramados a las espaldas de gigantes como Minsky: en la tradición de la ciencia económica heterodoxa.

L. Randall Wray es uno de los analistas económicos más respetados de Estados Unidos.

http://www.sinpermiso.info/textos/la-macroeconoma-ortodoxa-est-acabada-lo-que-pasa-es-que-no-todos-los-zombies-que-la-practican

Un saludo

#70

Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?La falta de pluralidad y el pensamiento unico

La docencia en Economía sigue adoleciendo de un problema de falta de pluralismo en cuanto a enfoques o corrientes de pensamiento que vertebran los planes de estudio. Casi de principio a fin, la economía neoclásica articula todas las enseñanzas a las que una alumna que desee obtener buenas calificaciones debe prestar cuidadosa atención. Apenas hay cabida para todos aquellos enfoques (economía ecológica, marxista, austriaca, post-keynesiana,…) que enriquecen, y de qué manera, el arte de pensar y reflexionar en economía.

Por otro lado, la falta de pluralismo también hace acto de presencia en la falta de métodos con los que analizar la economía. Las carreras de económicas padecen de un sobrepeso de métodos matemáticos y econométricos en sus itinerarios formativos. Aunque aquí cabe matizar: no es que las matemáticas no sean importantes, o lo sean menos que otros métodos de análisis, todo lo contrario. Sin embargo, lo que nos encontramos es un problema de distribución, pues existen otros instrumentos y metodologías muy útiles para el análisis económico que apenas tienen espacio en los planes docentes.

Por último, esta falta de pluralismo también queda reflejada en el encorsetamiento al que queda sometida esta disciplina con respecto al resto de las ciencias sociales. En ocasiones “la economía” se arroga la etiqueta de ser la ciencia social “más exacta dentro de las menos exactas”; una altanería que, lejos de tener fundamento alguno, merma de una riqueza analítica a las ciencias económicas que no nos podemos permitir. No decimos nada nuevo, pero es obvio que no se puede entender la economía sin la política, sin la filosofía, ni la sociología o la historia. Resulta necesario abrir las costuras de la economía; aquí la llamada confluencia también se torna necesaria.

En definitiva, el ejercicio de repensar la economía, y para qué sirve esta, se ha vuelto un imperativo inexcusable; más en los tiempos que corren. Es por esto que algunos rebeldes nos hemos puesto a la tarea con la III edición del curso “Repensar la Economía”. A esta nueva entrega la hemos subtitulado “El despertar de la heterodoxia”, quizás les suene. Y por si fuera poco, este nuevo curso viene de la mano de economistas como Bibiana Medialdea, antropólogas como Yayo Herrero, o sociólogos como Isidro López o César Rendueles.

Si bien el año pasado desde econoNuestra ya realizamos cursos en la Universidad Rey Juan Carlos y en la Universidad Complutense de Madrid, este año hemos tejido alianzas en Cataluña con el colectivo Post Crash Barcelona.

Ya han pasado casi dos años desde que aquel 5 de mayo de 2014 se lanzara la “International Student Initiative for Pluralism in Economics” (ISIPE). Aquí seguimos en ello, y cada vez somos más… ¿conseguiremos traer el equilibrio en la Fuerza?

http://www.nuevatribuna.es/articulo/economia/repensar-economia-despertar-heterodoxia/20160304191116126105.html
----------------------------------------------
REPENSAR LA ECONOMIA: EL DESPERTAR DE LA HETERODOXIA

Un saludo

#71

Regalar dinero a los ciudadanos, ¿última salida de los bancos centrales?La falta de pluralidad y el pensamiento unico

Los siete fraudes inocentes capitales
de la política económica

El nexo común que enlaza estos temas es la simplicidad misma. Y es que el dinero moderno es una hoja de cálculo y funciona con ordenadores.
Cuando el gobierno gasta o presta, lo hace mediante la adición de cantidades a las cuentas bancarias privadas. Cuando grava, resta cantidades de esas mismas cuentas. Cuando se pide prestado, cambia fondos de un depósito a la vista (llamada una cuenta de reserva) a una cuenta de ahorro (llamada cuenta de valores). Y a efectos prácticos, eso
es todo lo que hace. El dinero que gasta el gobierno no viene de ninguna parte y no cuesta nada producirlo. El gobierno, por tanto, nunca puede quedarse sin dinero.
El dinero se crea mediante gasto público (o bien mediante préstamos bancarios, que crean depósitos). Los impuestos sirven para que queramos dinero -lo necesitamos para pagar los impuestos- y para ayudar a regular el gasto total. Es decir, para que no tengamos más dinero que el valor de las mercancías y servicios a nuestra disposición a precios actuales, algo que podría incrementar los precios y provocar inflación. Pero no hace falta recaudar impuestos antes de gastar (y
difícilmente podrían ser de otra manera, puesto que antes de que el gobierno gaste no hay dinero para pagar los impuestos).
Un gobierno siempre podrá pagar sus deudas: todas las deudas adquiridas en su propia moneda. Pagarlas consiste simplemente en añadir interés a las cuentas bancarias de los tenedores de bonos. Solo el gobierno puede decidir quebrar -un acto de suicidio financiero - o (en el caso de que el gobierno haya tomado préstamos en una moneda que no controla) ser forzado por defecto por sus prestamistas. Sin embargo, un banco de EE.UU siempre podrá cobrar un cheque emitido por el
gobierno de EE.UU, pase lo que pase.
Tampoco la deuda pública es una carga para el futuro. ¿Cómo podría serlo? Todo lo producido en el futuro se va a consumir en el futuro.
Cuánto se produzca dependerá de cómo de productiva sea la economía en ese momento. Esto no tiene nada que ver con la deuda pública de hoy: una mayor deuda pública en la actualidad no reduce la producción futura - y si se motiva el uso racional de los recursos de hoy, puede aumentar la productividad de la economía en el futuro.
Los déficits públicos aumentan el ahorro financiero privado -contablemente, dólar por dólar. Las importaciones son un beneficio, las exportaciones son un coste. No pedimos prestado a China para financiar nuestro consumo: el préstamo que financia la importación de China es realizado por los consumidores de EE.UU a través de un banco de EE.UU. La privatización de la Seguridad Social solamente reorganizaría la propiedad de las acciones y bonos dentro de la economía: transfiriendo
los activos de riesgo a las personas mayores y los más seguros a los ricos, sin tener otros efectos económicos. La Reserva Federal fija los tipos de interés como quiere.
Todos estos son algunos de los sencillos principios establecidos en
este pequeño libro:
También se incluye, una atractiva descripción de la educación de un banquero y un programa de acción para salvar a la
economía estadounidense de la crisis que supone el elevado nivel de desempleo. Warren propone logarlo suspendiendo las contribuciones a la seguridad social– lo que proporcionaría a cada trabajador americano
un aumento salarial aproximado de un 8 por ciento después de impuestos; concedería una subvención calculada per cápita a los gobiernos regionales y locales para subsanar sus crisis fiscales; y promovería un programa público de empleo que ofrezca un puesto de trabajo con un salario modesto a todo el que quiera trabajar. Esto eliminaría los
peligros no deseados del desempleo y permitiría, sobre todo a nuestros jóvenes, el acceso a un trabajo útil.

http://www.attac.es/wp-content/uploads/2015/03/7-Fraudes-inocentes-capitales.pdf
----------------------------------------
Las falsificaciones históricas son un instrumento indispensable
para mantener el poder y asegurar la explotación de los oprimidos.

The Clash - spanish bombs

He aquí una cita del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke,
en 60 Minutes1
:
SCOTT PELLEY: ¿Es dinero de los impuestos lo que la Fed está gastando?

BERNANKE: No es dinero de impuestos. Los bancos tienen cuentas con la Fed, de la misma manera que usted tiene una cuenta en un banco comercial. Por lo tanto, al prestar a un banco, simplemente usamos
el ordenador para marcar el saldo disponible que tienen en la Reserva Federal.
El Presidente del Banco de la Reserva Federal nos está diciendo claramente que dan dinero (gastan y prestan) simplemente cambiando los números de cuentas bancarias. No es preciso” cobrar impuestos” (ni pedir prestado) para hacer una entrada en una hoja de cálculo que denominamos ”el gasto público”. Todo el mundo sabe que los datos del ordenador no vienen de ninguna parte.

¿Dónde podemos ver más ejemplos de esto? Imagine que su equipo de baloncesto mete un triple y el marcador cambia, digamos, de 7 a 10 puntos. ¿Alguien se pregunta de dónde saca el estadio esos tres puntos? Por supuesto que no. O que, al derribar 5 bolos en la bolera, su puntuación sube de 10 a 15 puntos. ¿Le preocupa que la bolera tenga esos puntos? ¿Cree que todas las pistas de bolos y los estadios de fútbol tienen que tener una ”reserva de puntos“ en una ”caja de seguridad“
para asegurarse de que usted pueda conseguir los puntos que ha marcado? Por supuesto que no. Y, si en los bolos comete una falta y su puntuación disminuye en cinco puntos, ¿cree que la bolera dispone entonces de más puntos para dar?? ¡Por supuesto que no!
Todos sabemos cómo funciona la entrada de datos, pero, de algún modo, esto se ha manipulado erróneamente por nuestros políticos, medios de comunicación y, sobre todo, por los economistas de la corriente
dominante.

Un saludo