GESTOR Y ANALISTA: Dos profesiones totalmente diferentes cuya confusión puede costar mucho dinero

0 respuestas
GESTOR Y ANALISTA: Dos profesiones totalmente diferentes cuya confusión puede costar mucho dinero
GESTOR Y ANALISTA: Dos profesiones totalmente diferentes cuya confusión puede costar mucho dinero
#1

GESTOR Y ANALISTA: Dos profesiones totalmente diferentes cuya confusión puede costar mucho dinero

Una primera aproximación simplista sería que el gestor es pragmático y tiene su foco en los mercados y el analista es teórico y tiene un enfoque de economista.

El analista vende sus informes, que quedan bonitos y convencen con sus argumentos, aunque en economía casi siempre es posible encontrar un contra-argumento. Los servicios de estudios de grandes bancos y firmas de inversión generan miles de páginas de textos y análisis sesudos. Pero ninguno somete sus conclusiones al veredicto del mercado. Empezando por el FMI, Banco Mundial y otras instituciones mastodónticas que se pasan la vida actualizando sus previsiones.

Los únicos que exponen sus conocimientos al veredicto del mercado son los gestores. Y ahí entra en juego el arte de la inversión, donde se combina la psicología (individual y de masas), la filosofía (y sabiduría de vida), con los conocimientos técnicos sobre mercados y sobre economía (macro y micro).

La mayoría de la gente confunde los términos ANALISTA y GESTOR. Piensan que son profesiones parecidas, pero se equivocan totalmente. Creo que es un punto muy importante, por eso le dedico un artículo específico. Es hora de romper barreras y derrumbar mitos y creencias. No se confunda: gestor y analista juegan a juegos muy diferentes. Una de las paradojas que más me gustan es que se puede ganar dinero estando equivocado (pero tomando decisiones adaptativas, no necesariamente rápidas), y se puede perder dinero teniendo razón. Eso lo sabe muy bien cualquier gestor con unos pocos años de experiencia. Al gestor le importa poco tener razón: lo que cuenta al final es ganar dinero. En cuanto al analista, lo que le importará es haber acertado en su predicción ó análisis, aunque la mayoría de las veces será incapaz de haber ganado dinero con ello. De hecho, otra de las cosas que más me llaman la atención es la cantidad de analistas que ni siquiera lo intentan: si son tan brillantes y están tan seguros de sus análisis, ¿por qué ni siquiera hacen intención de invertir en los mercados? Algunos lo intentan (con mucho mérito)… y ahí descubren lo compleja que es la realidad.

Sin duda un gestor debe tener cierta labor de analista, mientras que un analista no hace ninguna labor de gestor. El analista tiene todo el tiempo del mundo para entrar en detalles de la situación, para profundizar en ciertos aspectos que seguramente no tienen ninguna aplicación práctica. El gestor debe centrarse en el aspecto práctico: su objetivo no es comprender el mundo al 100%, ni siquiera al 50 ó al 20%. Su objetivo principal es ganar dinero (lo cual empieza por no perderlo).

Un gestor también se nutre de los análisis que realizan los analistas. Pero su labor empieza por FILTRAR la ingente cantidad de análisis y opiniones que circulan por ahí, incluso entre circuitos profesionales. El gestor interpreta la información generada por el analista aplicando su filtro personal de experimentado lobo de los mercados: sabe que son irracionales, imprevisibles, psicológicos, y caprichosos. Un buen gestor no devora toda la información que cae en sus manos, sino que sabe lo que va buscando y lo que le interesa.

Para ser analista es necesario ser muy inteligente. Para ser gestor hace falta tener algo más que inteligencia “pura”. Hay gente muy inteligente que ha fracasado como gestor. De hecho, los muy inteligentes en ciencias exactas (matemáticos, ingenieros etc) fracasan igual ó más que los demás en la inversión. Y en contrapartida hay muchos filósofos, historiadores o literarios trabajando como gestores. Un analista debe ser un buen técnico, pero un gestor debe ser algo más, debe tener una visión global de la vida (de la humanidad, las sociedades, las culturas, las personas…).

Un gestor sabe equilibrar una cartera, sabe que es imposible no perder, sabe que los beneficios (y las pérdidas) no siempre vienen por donde se esperan, y sabe que la gestión del riesgo es importantísima. Hay muchos analistas VALUE (por ejemplo), que son excelentes a la hora de destripar un balance y conocer una empresa, pero son pésimos gestores, desconocen lo que es el mercado, el timing, y el balanceo de posiciones. No saben cómo entrar y salir de un valor, no saben cómo construir una posición, y eso se paga caro.

Hay que saber a lo que se juega. Sea cual sea tu método, tu estilo de inversión y especulación, hay que ser consciente de sus puntos fuertes y débiles. No perseguir a todo lo que se mueve, mantener la cabeza fría y tener un horizonte de largo plazo, son cosas básicas para un gestor. El analista no entra en ese tipo de valoraciones. Y eso hay que comprenderlo bien si queremos invertir en el mercado, porque todos llevamos dentro un gestor y un analista a la vez. Cada vez que tomemos una decisión ó nos pronunciemos sobre algo, debemos preguntarnos: ¿quién ha dicho eso, el gestor ó el analista?

Anexo: por si alguno piensa que me podría aplicar el cuento puesto que este blog es de análisis y opinión, le diré que me someto al veredicto del mercado y lo reflejo en una cartera virtual donde los movimientos (compras y ventas) se envían cada día antes de la apertura del mercado, y donde se incluyen las comisiones de compra y venta para máximo realismo de la cartera. Todo eso lo realizo en la web: www.garnier-trading.com

http://bolsayfilosofia.com/2013/02/gestor-y-analista-dos-profesiones-totalmente-diferentes-cuya-confusion-puede-costar-mucho-dinero/