Tesis de inversion en GIBUS

EDITOR's CHOICE
1


La empresa de la que voy a hablar es una small cap italiana (alrededor de 80 millones de € de capitalización) que cotiza desde 2019 en el AIM Italia y cuya actividad es la fabricación e instalación de toldos, pérgolas y accesorios de diseño para el mercado de alto stanting. La compañía procede de la fusión en 2008 de cuatro compañías familiares independientes que operaban en Véneto, Toscana y Piamonte, y que culminó en 2012 con el nacimiento de Gibus. El fundador es Lorenzo Danieli, que puso en marcha la empresa Progettiotenda en 1982 junto con Gianfranco Bellin. Este se retiraba de sus funciones operativas en 2018, dando paso a su hija Lucia Danieli y a su marido Gianfranco Bellin, de 65 años y actual presidente y CO-CEO. La sociedad Terra Holding que conforman los tres (Lorenzo Danieli, Lucia Danieli y Gianfranco Bellin) mantiene en la actualidad el 83% del capital, lo que a efectos prácticos suponen 66 m€ de los 80m€ que actualmente cotiza. 
 

Entorno

Está claro que el COVID ha hecho que la gente valore más los espacios exteriores y abiertos, aumentando la demanda de todo tipo de productos que permitan a las personas permanecer en ese tipo de zonas. En ese sentido, los toldos y las pérgolas están siendo un producto muy demandado para preparar las viviendas para esta nueva demanda. Además, las personas que no han perdido su empleo han podido ahorrar durante los confinamientos, ya que han reducido su gasto en viajes (entre otras cosas), destinando este exceso de ahorro a mejorar sus viviendas, ya que es el lugar que por obligación han tenido que ocupar durante largos meses.

También el cambio climático influye en que las temperaturas medias estén subiendo, lo que hace que los espacios exteriores puedan ser aprovechables durante más meses a lo largo del año. Esto requiere acondicionar esos espacios para poder disfrutarlos con comodidad.

Según un estudio de 2018 de la consultora Interconnection Consulting, el mercado europeo de pérgolas bioclimáticas se estimaba en 2018 en 238 millones de eur, registrando un CAGR del 6,8% desde 2015. En 2021 el mercado se esperaba que ascendiera a 277 millones de eur. En cuanto al mercado europeo de protección solar, se estimaba en 2.800 millones de euros en 2018, estimando un crecimiento hasta los 3000 millones en 2020. Por ejemplo, en el segmento ZIP Screens, se esperaba que alcanzase los 574 millones en 2020 (CAGR del 11,9% entre 2017-2020).

Este es el crecimiento en 2018 y estimado hasta 2021 de las principales líneas de producto donde Gibus participa:

  • Pérgola bioclimáticas: + 6,8% CAGR entre 2015 y 2018, y 5,5% CAGR estimado desde 2017 a 2021
  • Zip Screen (pantalla con cremallera): + 16,1% CAGR entre 2015 y 2018, y 11,9% CAGR estimado entre 2017 y 2020
 
Otro hecho destacable sucedió en 2018 en Italia, por el que entró en vigor el decreto que permite instalar de forma libre toldos, pérgolas o cubiertas ligeras como las que comercializa Gibus, es decir, es posible instalarlos en una vivienda sin comunicarlo al municipio. La menor burocracia puede favorecer que la gente y los establecimientos comerciales se decanten por hacer instalaciones del tipo que comercializa Gibus en vez de otro tipo de construcciones que llevan más burocracia, retrasos y tasas. 
 

Compañía

Gibus participa en el diseño, producción y suministro de sistemas móviles de protección solar para exteriores (sector Outdoor design), en particular toldos y cubiertas de jardín (las llamadas pérgolas), con aproximadamente el 30% de la facturación generada en mercados extranjeros. Actualmente cuenta con 45 patentes y 26 modelos de diseño diferentes, y ha ganado prestigiosos premios de diseño como el IF Design Award 2020 con su modelo Nodo. El tipo de cliente al que sirve se divide entre canal HORECA y residencial. En los últimos años, con los confinamientos por el COVID, el canal HORECA ha caído en gran medida, pero se ha podido compensar con el crecimiento en el sector residencial, ya que una de las consecuencias de la pandemia ha sido la querencia de las personas por buscar espacios abiertos y exteriores, lo que ha llevado a que muchos hayan instalado toldos y pérgolas con las que poder permanecer más tiempo en exteriores. 

La Compañía cuenta con una posición de liderazgo en el segmento medio y medio/alto del mercado nacional debido al reconocimiento de marca, ya que se trata de una compañía con una dilatada trayectoria. También a la innovación que incorporan a sus productos, destinando el 3% de las ventas a I+D. Otra de sus ventajas competitivas es que está integrada verticalmente, supervisando toda la cadena de valor, desde el diseño hasta la distribución.

Los productos que ofrece son personalizados, es decir, la adaptación y montaje se lleva a cabo según las necesidades particulares de cada cliente.

La línea de productos se divide en las siguientes categorías

  • Hight Tech Luxury (pérgolas bioclimáticas): facturación de 13,5 m€ en 2020 y 31% del total (7,8 m€ en 2018 y 24% del total)
  • Sostenibilidad (Zip Screen): facturación de 6,1 m€ en 2020 y 14% del total (3,8 m€ en 2018 y 12% del total.)
  • Diseño (pérgolas, toldos, ventanas): facturación de 22,1 m€ en 2020 y 51% del total (19,5 m€ en 2018 y 60% del total.

Los segmentos High Tech Luxury y Sostenibilidad se lanzaron entre 2015 y 2018, acumulando un CAGR del 47% y 18% respectivamente entre 2015 y 2020 (59% y 12% respectivamente entre 2015 a 2018). Actualmente son el motor de crecimiento de la compañía. Las pérgolas bioclimáticas cuentan con una cubierta de aluminio regulables que permiten regular el microclima de forma natural y sin consumo energético. En cuanto a Zip Screen, son toldos verticales con guías laterales de aluminio cuyo objetivo es cerrar el espacio y conseguir un ahorro considerable de energía. 

Lo que han ido incorporando a sus productos son avances tecnológicos que permiten automatizar ciertas funciones. Por ejemplo, los productos Gibus son capaces de responder automáticamente a cambios en las condiciones climáticas, o también poder controlar de forma remota las funciones del toldo o pérgola. Estos diseños se hacen en colaboración con estudios de diseño galardonados a nivel local (ADI Design Index) y a nivel internacional (Red Dot Award).

Gibus posee una red de distribución (Gibus Atelier) de 450 puntos en distintos países europeos (300 en Italia y 150 en otros países europeos), lo que, según ellos, es una ventaja competitiva única, aunque yo no lo veo tan claro. Estos puntos son distribuidores autorizados para vender productos Gibus, a los que ceden la posibilidad de llevar a cabo iniciativas de comunicación, venta, descuentos,…etc.

2016: Cambio de estrategia

Hasta 2012, Gibus lo conformaban cuatro empresas que funcionaban de forma independiente, hasta que ese año se fusionaron para funcionar como una sola. Como se verá más adelante, en 2016 deciden reorganizar la compañía dando salida a antiguos socios y dando entrada al fondo Alkemia Sgr (en ese momento llamado NEM Imprese) con un 25,67% del capital. Esta reorganización tuvo lugar por la decidida apuesta de la dirección por crecer, tanto en términos de expansión hacia mercados internacionales como de mejora de la gestión interna, algo en lo que Alkemia está especializado. Este fondo de capital privado está especializado en pequeñas y medianas empresas italianas, en las que toma una participación minoritaria e interviene en sus decisiones con el objetivo de apoyar su crecimiento a medio-largo plazo, reposicionando la empresa y los productos con el objetivo de mejorar su situación competitiva. 

Con la ayuda de Alkemia, las acciones se enfocaron en dos direcciones: 
  • Mejora de la eficiencia productiva: reorganización de la producción, cerrando las plantas de producción de Pistoia (Toscana) y Cuneo (Piamonte), y centralizándolo todo en la planta de Saccolongo, actual sede y que está en proyecto de construirse una nueva fábrica (se abrió un concurso entre arquitectos locales menores de 40 años) que de capacidad a la producción actual y futuro crecimiento, ya que la que tienen actualmente cuenta con unas estructuras productivas y administrativas un poco justas. También se amplió la gama de productos y se decidió comenzar la expansión en el mercado internacional, dejando de ser únicamente una empresa operando en el mercado local italiano. En ese sentido, se modificó la estructura de marketing y ventas, nombrando un nuevo director de ventas en Francia y abriendo sucursales tanto en Francia (Gibus France Sarl)  como en Alemania (Gibus Deutschland Gmbh). Por último, se decidió hacer una clara apuesta por el posicionamiento de marca y la innovación, mediante inversiones en marketing y en I+D (3% de la facturación), llevando a una inversión conjunta aproximada de 5 m€ anuales.

  • Mejora de la estructura organizativa y proceso de toma de decisiones: en el apartado de gobernanza, se mejoró el proceso de toma de decisiones adaptando a lo que demanda una empresa que pretende ser de primer nivel y competir con las compañías más grandes del sector. También se fortaleció el equipo directivo con la entrada de un CFO y nuevos gerentes de ventas 

Según Alkemia, el sector tiene altas barreras de entrada, algo en lo que yo no estoy de acuerdo. En lo que sí estoy de acuerdo es en que se trata de un modelo de negocio integrado verticalmente, donde Gibus controla desde el diseño hasta la distribución. Además, según una entrevista a responsables de la compañía, la mayoría de sus proveedores están ubicados a escasos kilómetros dentro de la misma región, ya que consideran que la marca Italia todavía vende en el mercado de gama media y alta, que es donde se han querido ubicar, enfocándose en el lujo y sostenibilidad de alta tecnología. 

En 2018 Alkemia salió del capital, recomprado por Terra Holding Srl, una vez se consideró que había llevado a cabo el trabajo. En ese momento, Lorenzo Danieli, socio fundador, abandonó todas sus funciones operativas, quedando el consejo de administración formado por la familia Belli-Danieli.

 Los objetivos de crecimiento de la compañía son los siguientes:

  • Crecimiento orgánico: enfocándose en el sector del lujo y la sostenibilidad de alta tecnología, buscan una expansión internacional y, sobre todo, mejorar el conocimiento de marca.
  •  Crecimiento inorgánico: tratando de adquirir compañías que posean redes comerciales en los principales mercados europeos.
 

Propiedad

Como he indicado anteriormente, el 83% de la propiedad la ostenta la sociedad Terra Holding, compuesta por el fundador Lorenzo Danieli, su hija Lucia Danieli y su yerno Gianfranco Bellin. Con anterioridad a 2016, la propiedad era ostentada además por otra serie de socios históricos (entiendo que aquellos pertenecientes a las otras tres empresas que se fusionaron para conformar Gibus), pero en ese momento se tomó la decisión de darles salida del capital y al mismo tiempo dar entrada al fondo Alkemia Sgr (en ese momento llamado NEM Imprese), con un 25,67% del capital, con idea de contribuir al proceso de crecimiento de la compañía, tanto en términos de expansión hacia mercados internacionales como de mejora de la gestión interna. Quiero adivinar que este movimiento se debió a la necesidad quitar de puestos directivos y del capital a socios y familiares pertenecientes a las otras empresas que se fusionaron en un origen para dar lugar a Gibus, buscando el profesionalizarla y que el control de la misma se concentrara en una sola familia, evitando desavenencias en la propiedad o luchas de poder. En julio de 2018, dos años después de iniciar la colaboración, Terra Holding recompró ese 25,67% a Alkemia, para volver a ostentar el 100% del capital. En Junio de 2019 salió a bolsa (AIM Italia) a un precio unitario de 6 eur que casi dos años y medio después alcanza los 15-16 eur por acción. Según Yahoo Finances, su volumen diario es de 2.000 títulos, lo que supone una negociación de poco más de 30.000 eur cada día, algo inaccesible para cualquier fondo que gestione varios millones de euros. El dinero recaudado en la IPO se añadió a la sociedad como aumento de capital, lo cual es muy positivo para nosotros como accionistas, ya que los propietarios anteriores no han usado la IPO para enriquecerse a nuestra cosa, sino que tienen fe el negocio y ese dinero se va a usar para apoyar el crecimiento tanto orgánico como inorgánico mediante adquisiciones.

Lorenzo Danieli, actual CEO, tiene ya 65 años, pero no tiene ninguna intención de jubilarse: “Imagínese si me retiro, los bancos de los jardines pueden esperar". Sin embargo, por debajo comienza a emerger la figura de su hijo Alessio Bellin, políglota licenciado en arquitectura y MBA en Administración de empresas, nombrado CO-CEO en 2016 junto a su padre. Está claro que la empresa tiene relevo para muchos años, además, su juventud y energía puede ser un gran aliado en el momento de crecimiento y expansión en que se encuentra la empresa. No se me ocurre una actitud distinta de los padres que la de dejarle a su hijo la empresa en las mejores condiciones posibles para que pueda tener las cosas lo más fáciles posibles. Muchos, en una situación similar, quizá se hubieran dedicado a vivir bien y a ir al tran tran de la inercia de un negocio así, pero entiendo que el saber que tu hijo ha apostado por tomar las riendas de la empresa sea un claro incentivo para que sus padres no se hayan relajado y pretendan entregarle una empresa lo más preparada posible para afrontar el futuro. 

Como ya se ha comentado, la familia posee el 83% del capital, un dato importante para pensar en que van a buscar el mayor beneficio para la empresa y los accionistas, por ser también el mayor beneficio para ellos mismos. Prácticamente se puede descartar cualquier problema en la sucesión, ya que no hay dudas de quién va a tomar las riendas de la empresa familiar



Datos financieros

Una vez vistos a grandes rasgos el entorno actual, las características de la empresa, el sector y alguno de los productos con los que compite, vamos a ver los datos financieros, que considero que en este análisis va a ser el apartado clave para entender la compañía y decidir si invertir en ella o no.

El siguiente gráfico explica de una forma clara lo que hemos visto anteriormente. En los últimos años, la compañía se ha ido moviendo a los productos de mayor margen, que son Luxury Hight Tech y Sustainability, introducidos en 2015. La categoría de Diseño (pérgolas, toldos, ventanas), que es la que menos margen genera, ha pasado de suponer el 60% de la facturación en 2018 al 51% en 2020, mientras que Luxury HIght Tech ha pasado del 24 al 31% y Sustainability del 12% al 14%.

 

Este movimiento en el mix de productos hacia los de mayor valor añadido ha hecho que los márgenes se expandan.
 
Como consecuencia del aumento de ventas y de márgenes, el beneficio también ha aumentado:

Sin embargo, hay algo con los flujos de caja que no me termina de gustar, mucho menos después de haber escuchado esta charla de Terry Smith. El EBITDA luce muy bonito, creciendo de forma sostenida desde 2015, con un pequeño parón en 2018. Lo mismo el beneficio neto, crece de forma sostenida con un ligero retroceso en 2018, que puede ser perfectamente justificable de varias formas. Sin embargo, el flujo de caja operativo se reduce a la mitad en 2018 con respecto a 2017, vuelve a crecer en 2019 (pero por debajo de 2017) y se dispara en 2020. No he conseguido encontrar el cuadro de flujos de caja de los ejercicios anteriores (por lo menos desde 2015), y confirmar si lo de 2018 es un tema puntual o la tónica general. Entiendo que el EBITDA y el beneficio luce muy bonito, pero veo que luzca igual de bonito el flujo de caja, que es mucho más importante.

 
Ya puestos a comentar los flujos de caja, se puede ver que las necesidades de inversión no son excesivamente elevadas por el momento. Sin embargo, el proyecto de su nueva sede está en marcha y pronto se destinarán fondos a aumentar capacidad. La buena noticia es que esta nueva factoría va a tener capacidad suficiente para suministrar todo el producto que Gibus tiene previsto vender en su estrategia de crecimiento y expansión internacional.

En cuanto al lugar de origen de los ingresos, se puede apreciar que poco a poco la compañía ha ido ganando más presencia en el exterior, hasta el 31% de 2020. La pequeña disminución con respecto a 2019 es entendible en el contexto de pandemia en que se encontraba Europa, donde los comerciales no han podido enseñar su producto ni desplegar toda su fuerza de ventas. Aún así, el dato se ha mantenido bastante estable con respecto a los años anteriores. Las ventas internacionales provienen sobre todo de dos zonas: Francia y DACH (Alemania, Austria y Suiza).

 
Ahora vamos con la parte más actual e interesante del análisis financiero. Como se ha podido ver, la compañía llevaba una tendencia muy positiva desde 2015, creciendo en ingresos y en márgenes, hasta que llega el COVID y tienen que cerrar su fábrica desde mediados de marzo a finales de abril. Hasta ese momento, enero superaba las ventas del mismo mes de 2019 en un 34,7% y febrero en un 18,7%. Tras el traspié del comienzo de año, reanudan mayo y junio con récord de pedidos. Estas son sus palabras para explicarlo: “El periodo de confinamiento ha generado paradójicamente, en el consumidor final, un nuevo y fuerte interés por su hogar y en particular por los espacios de vida al aire libre como terrazas y jardines. La tendencia ha demostrado ser especialmente acusada entre los usuarios con mayor disponibilidad económica, que han dedicado en los últimos meses interés y presupuesto a productos de alto nivel dedicados a mejorar la calidad de sus espacios habitables, especialmente los exteriores, zona en la que Gibus es un reconocido líder. Este interés reforzado es, en nuestra opinión, el motor de la fuerte recuperación de nuestro sector tras el periodo de confinamiento, y el gran número de solicitudes y pedidos que Gibus ha podido recoger en los últimos meses”. El resultado es el siguiente:

Según vemos en la siguiente imagen, los ingresos en el primer semestre de 2020 cayeron por debajo de las cifras de 2018.


Sin embargo, como se puede ver en la imagen de abajo, terminó el año con 45m€ de facturación, 5 millones más que en el ejercicio anterior. Es decir, en el segundo semestre del año no sólo recuperó lo no vendido en el primer semestre, sino que en el ejercicio completo vendió más que nunca (hasta alcanzar los 45m€):

 
Y no termina aquí, en el primer semestre de 2021 anunció unas ventas superiores en un 60% a las del mismo periodo de 2019, confirmando la fuerte demanda actual por este tipo de construcciones al aire libre, sobre todo en grupos de clase media/alta.

La pregunta es, ¿hasta cuándo va a haber una alta demanda por construcciones de este tipo en exterior? ¿Es algo puntual o va a ser una tendencia que continúe a partir de ahora? Por otra parte, la pandemia aún no ha acabado y pueden prolongarse durante más tiempo las circunstancias que potencian este tipo de demanda. 

Pero el análisis no termina aquí. Está claro que la pandemia está incrementando fuertemente las ventas, pero en los ejercicios anteriores ya se venía produciendo un incremento gradual tanto en las ventas como en los márgenes, tanto en el mercado local italiano como en el extranjero. Aislando el efecto de la pandemia, ¿estamos ante un comportamiento cíclico al calor del ciclo de la construcción o hay algo más aquí? Esta es mi opinión al respecto:

  • Es innegable que la construcción de obra nueva demanda el tipo de productos que fabrica Gibus, pero también es cierto que mucho de ello se va instalando conforme una persona o familia habita una casa y con el tiempo se da cuenta de sus deficiencias o espacios a mejorar. Es decir, este proceso de mejora de una vivienda es independiente del ciclo de la construcción
  • El tipo de clientes al que sirve Gibus es de perfil medio/alto, por lo que los ciclos de la economía y del dinero no les va a afectar tanto como a los de perfil bajo. Es decir, no van a ver rebajada tan sensiblemente su capacidad de gasto porque llegue una crisis, los bancos no presten o la gente pierda su trabajo.
  • En cuanto a hoteles y restaurantes, algo parecido sucede, no hace falta abrir un nuevo establecimiento para decidir renovar o mejorar un espacio. 
  • Hace pocos días escuché en el directo de Alejandro Estebaranz que hablaba sobre una compañía (creo que británica) que instalaba y renovaba suelos de viviendas, y cómo había pensado en un primer momento que esa actividad era cíclica, para darse cuenta posteriormente de que a la gente le gusta que su vivienda luzca bien en todo momento, por lo que quizá el negocio no fuera tan cíclico. En el caso de Gibus creo que sucede algo parecido. Sus productos también suponen mejoras en las viviendas para que luzcan bien y se puedan aprovechar al 100%, por lo que su demanda no es sólo puntual en el momento de la construcción, si no que en cualquier momento puede surgir la ocasión de instalar una pérgola en un espacio que no se usaba, o sustituir una pérgola antigua y poco vistosa por una nueva y elegante que mejore la estética completa de la vivienda.  

 En caso de que viniera una crisis que le hiciera disminuir significativamente las ventas, ¿podría sobrevivir? En principio, la respuesta sería sí, ya que cuenta con una situación financiera sólida: 

En cuanto a ratios, decir que el ROCE ronda el el 25% de forma sostenida, y que el ratio de ingresos frente al Free Cash Flow es del 8-9%, habiéndose disparado en 2020 y 2021 (estimado). Esto quiere decir que la empresa consigue convertir en efectivo un 8-9% de las ventas. 



Siguiendo las recomendaciones de Pat Dorsey, el margen neto se sitúa alrededor del 6-7%, e igualmente se dispara por encima del 10% en 2020 y 2021. Está claro que con estos datos la empresa está demostrando unos buenos fundamentales, al menos en el período del que existe información disponible. 
 

¿Qué me gusta de la empresa y del producto que venden?

¿Qué me gusta?
  • Capital familiar con una sucesión natural aparentemente clara y lejos de conflictos.
  • Producto orientado cada vez más a categorías de alto valor añadido y, por ende, márgenes más elevados.
  • El cliente de productos de alto valor añadido suelen ser particulares de clase media/alta y establecimientos hosteleros con presupuesto para invertir, lo que pueda ser un pequeño paracaídas ante una posible recesión, ya que estos grupos suelen mantener su poder adquisitivo. Un acierto mover a este tipo de clientes a los productos que dejan mayor margen.
  • La estrategia de crecimiento internacional apoyada en distribuidores oficiales me parece una gran idea. En este tipo de instalaciones el consumidor no tiene conocimiento técnico sobre los productos, no es capaz de comparar calidades, funcionalidades o marcas (por mucho que se empeñen en crear reconocimiento de marca, yo no creo que lo vayan a conseguir). El consumidor se puede guiar por la apariencia estética o por la opinión de alguien al que consideren experto en la materia. En este sentido, el distribuidor es el experto, y el cliente considero que se va a fiar de las recomendaciones que le proporcione el distribuidor. Por tanto, cuanto más expanda su red de distribuidores oficiales y mejor sea el producto que ofrezca, mejores perspectivas de crecimiento tendrá. 
  • Su plan de construir una nueva sede con capacidad de producción como para absorber el crecimiento futuro es una muestra más de que están apostando a largo plazo por la compañía. Esta inversión va a suponer un esfuerzo importante para la empresa, pero se van a poner los cimientos de lo que va a ser el futuro de la compañía, ya que las actuales instalaciones se les quedan cortas si pretenden seguir creciendo. 
  • Buenas situación financiera con caja neta.
  • Retorno sobre el capital superior al 10%.

¿Qué no me gusta?
  • No creo que haya reconocimiento de marca como tal, únicamente reconocimiento de las cualidades o calidad del producto. De ser así, si la competencia fabrica un producto de similares características, desconfío de que alguien decida pagar más porque en su pérgola ponga una determinada marca. 
  • Tampoco considero que sea un negocio con ventajas competitivas muy marcadas. Es cierto que contar con puntos de distribución es una gran ventaja, pero no hasta el punto de significar que el negocio está protegido contra la competencia. Esa protección pasa por hacer un buen producto superior al de la competencia.
  • Aunque no lo considere un negocio cíclico, es inevitable pensar que su desempeño va a ir muy ligado al ciclo económico. Por ello, una caída en la economía europea o italiana podría hacer caer las ventas.
  • Al ser una empresa con poca trayectoria en bolsa, no hay datos disponibles anteriores a 2015, y muchos de ellos incluso no están disponibles con anterioridad a 2017
     

Valoración

Si uno observase el PER al que cotiza (8x), el EV/EBITDA (5,02x), el P/Revenue (1,26x) o el EV/FCF (10x), pensaría automáticamente que la acción cotiza muy barata. ¿Podría ser porque el mercado considera que estamos ante una compañía cíclica que tarde o temprano corregirá? Puede ser, y ahora veremos por qué es tan determinante saber si estamos ante una compañía cíclica o no.

Como no sabemos si el incremento de demanda en 2020 y 2021 va a ser tónica general a partir de ahora o estamos ante un pico puntual que tarde o temprano corregirá, vamos a adoptar un enfoque conservador y aislar estos dos últimos años para calcular los mismos ratios que hacían que la compañía pareciera barata. Para ello, voy a tomar los datos financieros de 2019, último ejercicio completo antes de que la pandemia alterase todo, lo que nos llevaría a un PER actual de 29x, EV/EBITDA de 13,5x y P/Revenue de casi 2x. Visto de esta manera ya no parece que la acción cotice tan barata. Como se puede comprobar, el equivocarnos al predecir los ingresos por su carácter o no de compañía cíclica puede llevarnos a valoraciones muy dispares. 

Por tanto, del carácter o no de compañía cíclica va a depender que consideremos que cotiza con descuento o no. Si nuestra tesis es que estamos ante una compañía no cíclica que puede mantener los ingresos actuales durante los próximos ejercicios, sería una buena oportunidad de inversión. Si por el contrario pensamos que hay un cierto componente cíclico que va a devolver a la compañía a los ingresos de 2019, estaríamos invirtiendo en una compañía con una valoración exigente. 

Vamos a hacer lo anterior según el ratio P/FCF que usa Peter Lynch para saber si cotiza a un precio razonable. Si tomamos los datos de 2020 y 2021, saldría un 8,3% y 11,87% respectivamente, lo que rondaría el 10% que exige como mínimo. Si tomamos el FCF de 2019 (1,5m€), tendríamos un ratio del del 2%, muy lejos del mínimo. Por desgracia, únicamente dispongo de datos desde 2017, lo que limita bastante los cálculos. Lo ideal sería disponer de datos de varios ejercicios anteriores para poder hacer los cálculos con datos medios, ya que veo demasiados salto de un año a otro.

Mi tesis es que estamos ante una compañía que va a seguir creciendo en un sector menos cíclico de los que se piensa, pero que va a sufrir una corrección cuando los pedidos se normalicen después de la pandemia. Los resultados serán mejores que los de 2019, pero necesitará más años de crecimiento para que los datos que hemos visto en 2020 y sobretodo veremos en 2021 se puedan conseguir de forma sostenible en el tiempo.

  1. #1
    25/11/21 21:59
    Hola @Malguel gracias por la presentación. 

    La tenia en favoritos en la watchlist de Tikr para echarle un vistazo en algún momento, encontrada en una tarde de screeners buscando entre las smalls italianas (muy small)
    Estaremos ante una empresa de esas de Lynch, aburridas y rentables? la estaremos viendo nacer en el momento de expansión de multiplos??El tiempo lo dirá...
    No tenemos mucho histórico, pero hemos venido a jugar, no?

    Sería interesante conocer que hizo Alkemia para estar solo 2 años invertida dentro, tanto valor generó como para rentabilizar de una manera que encontraron inversores interesados en el futuro??
    Sobre las barreras de entrada...pienso en parte como tú...puede entrar cualquiera a ofrecer algo parecido de la noche a la mañana con más gusto y que le quite ventas, pero si que es verdad que cuanta mas expansión tengan, más difícil será quitarles posición en el mercado y, teniendo caja, muy malos deberían de ser para no comérselos antes de expandirse.

    Este año les puede afectar la subida de materias primas si no han hecho acopio de aluminio para poder fabricar.

    Espero que en algún momento usen caja para hacer algo más que repartir dividendos, por dios que dejen ya de repartir dividendos las empresas y lo usen para crecer...

    El  mercado de pérgolas/outdoor living se espera que se expanda hasta 2028 un +6% compuesto anual llegando a los 2.9B USD (partimos de unos 1.8B en 2020). 
    Estados Unidos se lleva +40% de las ventas del sector, zona donde no está presente Gibus, si no estoy equivocado no en todo el continente americano.
    Dejaremos para las zonas donde si está Gibus un 50% del mercado total...por lo tanto contemos un crecimiento desde los 954M USD(2021) hasta los 1,5B USD en 2028.
    Si este año ingresan unos 78M $ sería un 8,1% de cuota de mercado, sin entrar en el continente americano. 
    He visto que hay varios competidores que hacen exactamente lo mismo, pero faltaría revisar si cotizan en bolsa, rango de actuación y posibilidades de expansión.

    A falta de entrar más a los números de la Cia, y de ver un poco más el negocio, creo que puede valer la pena completar la tesis y modelar la acción con diferentes escenarios.

    No se como están de adquisiciones, pero sería muy interesante que quemasen caja en hacerse fuertes, y entrar en EUA.

    Nos leemos.

    Saludos.