Rankia Perú Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia México Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
 
Hay determinados comportamientos del mercado que son cíclicos y, los que llevamos haciendo trading hace mucho tiempo, nos terminamos acostumbrando a ellos. Uno de esos momentos es cuando la finalización del mes coincide con la finalización de la semana. Hay muchas maneras de hacer trading, y dos de ellas están basadas en abrir operaciones y cerrarlas al finalizar la semana o, para aquellos que trabajan en temporalidades superiores incluso, cerrarlas al finalizar el mes. 

Cuando el fin de la semana coincide con el del mes, estos dos tipos de traders coinciden, quienes realizar un cierre masivo de las operaciones abiertas, y esto precisamente genera una fuerte caída de la liquidez del mercado financiero. Este hecho provoca que, si ya de por sí los viernes suelen ser más complicados de operar, cuando coincide con el último día del mes en trading esa complejidad se multiplica, haciendo mucho más difícil el realizar nuevas entradas. Es por ello que, en este tipo de situaciones, a veces incluso ni siquiera podemos operar en los mercados financieros, a la espera de que abra nuevamente la semana para que la liquidez vuelva a aumentar y podamos operar con total normalidad, como viene siendo habitual. 

Siempre aconsejo, en cualquier caso, solo abrir, como mucho, entradas al comienzo de la sesión europea, y solo aquellas que se puedan ver más claras. No arriesgaremos con aquellas que no ofrecen suficientes garantías y que nos pueden jugar una mala pasada por la falta de liquidez. A medida que va avanzando el tiempo en dicho día, es conveniente ir limitando cada vez más las operaciones, hasta el punto de mantenernos al margen y, preferiblemente, incluso no tener entradas abiertas cuando la sesión americana abre. Es impresionante lo que puede bajar el volumen, y esto solo puede provocar dos escenarios: o una lateralización total del mercado sin poder recoger beneficio, o una fuerte volatilidad, muchas veces sin sentido, que nos puede cerrar alguna entrada que habíamos abierto previamente a pesar de que el análisis realizado previamente sea muy bueno. 

Por ello, limitar las entradas un viernes y asegurarnos de recoger beneficio lo antes posible cuando encima coincide con el fin de un mes es imprescindible si queremos evitarnos más de un susto antes de que el mercado cierre y dé comienzo a su etapa de dos días de descanso. 

¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
Lecturas relacionadas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!