Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
3 recomendaciones

Siempre con el comienzo del año hacemos nuestros propósitos sobre cómo mejorar nuestras finanzas y entonces se me vino a la cabeza escribir un post sencillo y lo más conciso posible sobre cuál es tu apuesta para este 2018: ¿empresas con dividendos o empresas que recompran acciones?. Aquí no hay respuesta buena o mala y lo que digo es que depende de cada situación aunque para un inversor a largo plazo que no necesita rentas para vivir la segunda opción puede ser más ventajosa. Este post puede dar para varios sucesivos pero vamos a tratar de centrar el tiro.

Existe un gran debate sobre si las empresas deberían aumentar el valor para los accionistas al recomprar sus acciones o devolver el exceso de efectivo a los accionistas por medio de dividendos. Desde mi punto de vista y con matices, el mejor método para añadir valor a los accionistas es la recompra de acciones desde todos los ángulos. Vamos a ver porque pensamos así:

Aquí hay una pregunta muy básica: si usted es dueño de las acciones de una compañía porque cree que las acciones están infravaloradas, ¿por qué querría que la compañía pague un dividendo en lugar de comprar acciones? Si cree que las acciones están infravaloradas, siempre debe favorecer una recompra porque las recompras agregan valor a los accionistas que continúan a expensas de vender accionistas.

Como Warren Buffett escribió en el informe anual de Berkshire Hathaway de 1984: "cuando las empresas con negocios sobresalientes y posiciones financieras solidas encuentran que sus acciones se venden muy por debajo del valor intrínseco en el mercado, ninguna acción alternativa puede beneficiar más a los accionistas con la misma seguridad que las recompras".

Si la acción de una compañía que usted posee está comprando acciones, debe reconocer que no hacer nada es hacer algo, aumentar su porcentaje de propiedad en la compañía. Como consecuencia, si usted es un accionista de largo plazo, es inapropiado criticar al management por haber recomprado acciones a un precio más alto. Siempre que la dirección haya utilizado un proceso adecuado para evaluar el mérito de la recompra, han llegado a la misma conclusión que usted (suponiendo que usted posea las acciones porque cree que están infravaloradas). Las empresas y los inversores deben tomar decisiones ante la información incompleta y la incertidumbre.

Aliente a las empresas de su propiedad a adherirse a la regla de oro de las recompras: una empresa debe recomprar sus acciones solo cuando sus acciones se negocien por debajo de su valor esperado y cuando no haya mejores oportunidades de inversión disponibles. La mayoría de los ejecutivos piensan en términos de "crecimiento versus no crecimiento" en lugar de "creación de valor versus destrucción de valor".

 Hay momentos en que recomprar acciones es más atractivo que invertir en el negocio.

Los accionistas que desean un dividendo simplemente pueden crear uno vendiendo una cantidad prorrateada de acciones. Al igual que con un dividendo en efectivo normal, un dividendo sintético deja al accionista con efectivo y la misma propiedad proporcional de la empresa. Las recompras son generalmente más favorables que un dividendo porque no hay riesgo de reinversión ni tenemos peaje fiscal. Un dividendo sintético es una buena solución para los accionistas que desean efectivo para el consumo actual.

• Los inversores frecuentemente usan el rendimiento total pasado del accionista (TSR) como una guía para anticipar rendimientos futuros. Aquí hay una fórmula simple para calcular TSR, donde g es la tasa anual de apreciación de la acción y d es el rendimiento del dividendo:

TSR = g + d(1+g)

El problema es que con acciones que pagan dividendos, casi ningún inversor gana el rendimiento total de los accionistas. Esto se debe a que los dividendos tenemos que pagar impuestos y generalmente no se reinvierten en la acción (ya sea por el consumo o porque los dividendos se asignan a otras inversiones). Dicho de otra manera, un accionista solo gana el TSR si reinvierte automáticamente el 100% de sus dividendos en acciones en una cuenta libre de impuestos, lo que rara vez sucede. Por el contrario, las empresas que devuelven efectivo a los accionistas a través de recompras permiten que sus accionistas que obtengan el total de TSR.

Los accionistas buscan comprar acciones de compañías cuando el precio en el mercado está muy por debajo del valor. Cuanto mayor es el descuento entre valor y precio, mayor es el rendimiento esperado para los accionistas (todo lo demás es igual) a medida que el mercado cierra la brecha entre los dos. Siempre que un accionista tenga razón en su evaluación de precio y valor, siempre debería preferir una recompra a un dividendo porque una recompra aumenta el valor por acción para los accionistas que continúan en ella.

Por tanto, tratamos de explicar porque nos inclinamos hacia la recompra más que los dividendos y sobre todo teniendo en cuenta que debemos comprar una acción cuando su valor sea mayor que su precio. Dejamos abierto el debate para que los rankianos nos den su punto de vista y poder escribir nuevos post que enriquezcan el debate.

Javier Florez

@FlorezJav

  1. #1
    1755

    Interesante, pero ya sabes que hay diretivos que pervierten la recompra de acciones con el único fin de conseguir sus opíparos bonus y/o para hacer crecer el BPA de manera artificiosa.

    Siempre que la empresa sea capaz de conseguir mayor rentabilidad para el dinero dedicado a la recompra de acciones del que el accionista particular sería capaz de obtener por si mismos de la reinversión del dividendo en otras empresas, es preferible la recompra de acciones; caso contrario, no. Y ocurre que a cada poco se presentan oportunidades de inversión.

    Creo que el "scrip dividen" por una cuantía igual al beneficio habido, es la mejor forma de retribución, ya que la pasta se queda en la caja de la empresa, para destinarse a lo que estime oportuno (por ejemplo, a recomprar sus propias acciones en caso de caída de mercado), y se contenta a todos los accionsitas: al que quiere cash y al que prefiere diferir el pago de impuestos.

    Salud

Sígueme en Twitter

Sígueme en Twitter

Acerca del blog

Las opiniones, consejos, ideas que puedas leer en este blog, son en todo momento mis opiniones. Esto significa que muchas veces no serán como las tuyas, muchas veces sí lo serán, a veces serán correctas, otras veces equivocadas, pero siempre argumentadas, aunque puede ser que la información (pese a estar recogida de fuentes que considero fiables) puede ser incorrecta o incompleta.
Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones de los diferentes productos que existen de inversión/especulación que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.
Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y no será en ningún caso una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero: si decides lanzarte al mercado basado en cualquier idea aquí vertida es sólo bajo tu responsabilidad.

Sitios que sigo
Creative Commons License
Este Blog está bajo licencia Creative Commons
3 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...