blog La Ruta de las Buenas Finanzas
Conocimiento y buenas ideas sobre Finanzas Personales.

Considerar los ‘gastos adicionales’ de una compra

Muchas veces, al adquirir un nuevo producto o servicio, olvidamos considerar aquellos ‘gastos adicionales’ que tendremos como consecuencia de ese primer gasto. Un claro ejemplo de esto podría ser el aumento en el consumo de luz cuando compramos un nuevo electrodoméstico.

En el ámbito de las finanzas personales, este punto sin duda adquiere gran relevancia dado el aumento no programado de gastos que puede generar.

 

 

Entonces ¿qué son los ‘gastos adicionales’?

Los ‘gastos adicionales’ serían todos aquellos gastos que debes o quieres hacer para complementar un ‘gasto principal’ realizado, ya sea con el propósito de poner algo en funcionamiento, darle mantenimiento o simplemente porque quieres tener cosas que combinan mejor con ese nuevo producto o servicio.

Por ejemplo antes de comenzar a utilizar un nuevo vehículo debemos tener los permisos correspondientes y  seguros, además del combustible necesario por supuesto. Si queremos mantener en buen funcionamiento la congeladora de nuestro negocio, debemos limpiarla periódicamente, y repararla según sea conveniente. Y si nos vamos de vacaciones, tendremos que comprar la ropa y accesorios adecuados, dependiendo del lugar al que viajaremos.

Es así, los gastos van apareciendo. Sin embargo creo que es posible tratar de anticiparnos, planificando los gastos que sabemos vamos a tener, o considerando un fondo para ello.

 

Un ejemplo de gastos adicionales

Qué tal si consideramos la compra de una nueva TV.

1) Hoy compras una TV 55" Smart3D y gracias a haber ahorrado la puedes comprar al contado. Hasta ahí todo bien. Sin embargo caes en cuenta de que no tienes un buen lugar donde colocarla. Tienes algunas opciones: instalar un RAC, comprar una mesa, o tal vez un centro de entretenimiento. Sea como sea este sería nuestro ‘gasto adicional’ #1.

2) Un día después te preguntas ¿qué es de una TV sin servicio de cable, verdad? Así que contratas un primer servicio que se convierte en el ‘gasto adicional’ #2 y que a comparación del primero no es único, sino que te acarrea un gasto periódico mensual. Y si aunado a ello quieres tener un servicio de TV paga, como Netflix o HBO, ese se convertiría en el ‘gasto adicional’ #3.

Te das cuenta como los ‘gastos adicionales’ van apareciendo y aumentando tus cuentas poco a poco.

3) Por si fuera poco también debes considerar el gasto extra en electricidad, que va a aumentar por el uso del nuevo artefacto. Otro gasto de periodicidad mensual. Entonces tenemos el ‘gasto adicional’ #4.

Podrían existir otros gastos más que en este momento no se me vienen a la mente, pero esa es la idea.

Con esto no te digo que no adquieras tal o cual cosa, sino que es mejor considerar los ‘gastos adicionales’ para que puedas tener el control de tus finanzas y no te veas sorprendido(a) más tarde.

 

Y ¿cómo podemos afrontar estos ‘gastos adicionales’?

La idea principal es considerar los ‘gastos adicionales’ antes de efectuar el ‘gasto principal’. Pienso que lo mejor sería que previamente hagamos lo siguiente:

1) Identificar el ‘gasto principal’ y, cuáles serían en nuestro caso en particular, los 'gastos adicionales', tratando de anticipar todos los que podamos.

2) Averiguar los montos de esos gastos y hacer un registro de ellos.

3) Incluir en nuestro presupuesto la suma de los ‘gastos principales’ y los ‘gastos adicionales’. Además de considerar un fondo si no tenemos la certeza de si existen más gastos adicionales.

4) Finalmente evaluar si actualmente es posible afrontar estos gastos, o de lo contrario elaborar un plan para poder hacerlos posibles.

Aprovecho para recordar lo fundamental que puede ser llevar la cuenta de tus gastos, todo con el propósito de mejorarlos y alinearlos al cumplimiento de tus metas. Y esto se consigue haciendo un Registro de Ingresos y Gastos para posteriormente convertirlo en un Presupuesto personal y/o familiar.

 

Conclusión

Un buen hábito para mantener las buenas finanzas, es considerar los ‘gastos adicionales’ que tendremos al adquirir un nuevo producto o servicio, para así incluirlos dentro de nuestro presupuesto y evaluar su conveniencia. De esta manera tomaremos una mejor decisión de compra, considerando los gastos futuros que podríamos tener como consecuencia de ese primer ‘gasto principal’.

Finalmente te invito a que leas mis otros artículos, así como a buscar más info sobre finanzas personales. Eso te ayudará a dirigir tu dinero hacia el cumplimiento de tus metas. Suscríbete en la opción de arriba, junto al nombre del blog. Gracias.

Autor del blog
  • Herderpeñagarcia

    Bachiller en Economía orientado al área financiera. Me gustan el análisis y planeamiento financieros, así como los presupuestos. Igualmente me gusta y tengo experiencia en Ms. Excel a nivel avanzado. Siento un profundo interés por la educación financiera, para que nuestra gente pueda vivir mejor, con sus finanzas a su favor. Por eso comparto conocimientos y buenas ideas sobre finanzas personales, también en mi blog 'La Ruta de las Buenas Finanzas'.

Envía tu consulta

Últimos comentarios