Elecciones USA: escuchen al mercado

2

Normalmente en el medio y largo plazo las elecciones norteamericanas no son tan importantes para los mercados como piensa mucha gente. Dan titulares y ayudan a llamar la atención en la redes, pero hemos visto mercados alcistas con presidentes demócratas y hemos visto mercados bajistas con presidentes republicanos. Y viceversa. Las fuerzas que realmente mueven los mercados en el medio y largo plazo son más de tipo económico, fiscal, social o de política monetaria. Especialmente estas últimas, es decir, lo que haga la Reserva Federal.

Elecciones USA

Evidentemente si quien fuera a resultar elegido fuera un presidente radical de izquierdas con planteamientos similares a los de los partidos de extrema izquierda europeos la cosa cambiaría, pero quien vea en Joe Biden un radical de izquierdas tiene que hacérselo mirar. Hoy por hoy lo más probable es que su presidencia fuera muy parecida a la de Obama. Fue su vicepresidente y estaba totalmente identificado con sus políticas.

Pero en el corto plazo que la Casa Blanca pase a manos demócratas sí que afecta, no solo en las bolsas, si no también a las divisas. Y en esta ocasión más todavía, porque la sociedad norteamericana está muy dividida. En todos los sentidos, ya sea en política económica  o en cuestiones morales, sociales etc. Si hay cambio en la presidencia habrá cambios importantes y algunos no serán especialmente positivos para la economía, aunque es está por ver.

Que Donald Trump haya contraído el coronavirus y la posterior confirmación de que tiene síntomas es una cuestión que tiene un significado importante para los mercados y no precisamente porque haya un vacío en la presidencia, ya que es una cuestión sobradamente prevista en los mecanismos constitucionales norteamericanos. Además en esta ocasión de una u otra manera tiene que haber un cambio de poder en dos meses, por lo que no es en medio de una legislatura, no es una novedad. 

Sobre lo que no se ha hecho mucho hincapié en los medios de comunicación financieros o en las redes y sí que pensamos que es importante es que la reacción que han tenido y puedan tener en los próximos días los mercados nos da información de primer mano sobre como podrían tomarse los mercados la posible llegada de Biden a la presidencia.

La reacción de los mercados nos da información de primer mano sobre como podrían tomarse los mercados en el corto plazo la posible llegada de Biden a la presidencia.

Los mercados descuentan acontecimientos futuros, basándose en las expectativas que tienen los inversores sobre cuales pueden ser los escenarios más probables. Con su contagio, las probabilidades que tiene Trump de ganar las elecciones han disminuido notablemente. Y seguramente el mercado lo está teniendo muy en cuenta en las cotizaciones. 

Aparte de que más de un votante podría considerar que su actitud no ha sido muy prudente teniendo en cuenta la responsabilidad del puesto que ocupa, en el mejor de los casos tendrá que llevar una cuarentena muy superior a 10 días, puesto que la cuarentena de una persona sintomática es mucho mayor que la de una persona asintomática. 

Incluso si supera bien la enfermedad se perderá gran parte de lo que queda de campaña y, sobre todo, no podrá utilizar el que es su escenario favorito, el mitin multitudinario en contacto directo con la gente. Y Biden parece mucho más cómodo haciendo campaña por Zoom, pese a la experiencia mediática del presidente.

Si nos ponemos en el peor de los casos, si Trump entra en un proceso como el que han sufrido muchas personas de su edad que han contraído el virus, podría tener una enfermedad relativamente larga y con posibles secuelas, que podrían dejarle físicamente inhabilitado para el cargo. Incluso aunque no fuera así se crearía uno de esos  “relatos “ – es decir, propaganda - tan típicos de la sociedad actual, mediante el cual en la mente  de los norteamericanos quedaría plantada la duda de si estaría en condiciones de gobernar un país como EE.UU. otros cuatro años.

En el mejor de los casos Trump se pierde parte de la campaña. En el peor quedaría “tocado” físicamente y se generarían dudas sobre su capacidad para gobernar.

Lo primero que preguntaba Napoleón a la hora de elegir un general para una batalla era si era conocido por su buena suerte. Desde luego podemos decir que Biden tiene buena suerte, puesto que su mayor debilidad frente a Trump era la edad. Cierto, no se llevan mucho, pero Trump transmite mucha más energía (a Biden sus oponentes le llaman “Sleepy Joe” o “Joe el adormilado”). Al contraer el coronavirus Trump ha perdido esa ventaja. Puede que Biden siga pareciendo mayor, pero al menos está sano.

Mi consejo es, por lo tanto, que estén muy atentos a lo que ha hecho el mercado desde el día en que se conoció la noticia y en las próximas sesiones, porque lo que nos está diciendo es cómo se tomarían los inversores que Biden llegue a la presidencia

No pretendo hacer una predicción, sino insistir en lo importante que es "escuchar" al mercado cuando "habla" después de recibir determinada información. Porque, ojo, todavía no se puede dar nada por hecho. Trump podría recuperarse rápido y en ese caso la situación podría darse la vuelta. Si la duda que quedaba era sobre  su fuerza o su vitalidad para desarrollar el cargo y resulta que es capaz de vencer al coronavirus como si fuera un chaval, lo que estaría diciendo a los votantes es que está fuerte como un roble

Lo que no sabemos es si el mercado nos está diciendo lo que opina de una eventual presidencia de Kamala Harris, la candidata a la vicepresidencia, que sería presidenta si le ocurriera algo al septuagenario Biden, pero, para empezar, de ocurrir algo así esperemos - por el bien del Sr. Biden - que sea en el largo plazo y, en segundo lugar, no nos queda espacio para tratar esta eventualidad, así que hablaremos de ello en otro artículo.

 

  1. #2
    06/10/20 10:30
    En asunos de política, nunca se sabe si estamos ante una gran actuacion.
    La velocidad con la que se ha recuperado, al menos es sospechosa, sobre todo para una persona con sobrepeso y de 74 años. No sería de extrañar que estuviera guionizado para dar un golpe de timón ahora que las encuestas no iban bien....
  2. #1
    05/10/20 17:20
    Muy buenas, D. Víctor. Ya sabe que le sigo desde que hablaba en Intereconomía, en los inicios de Profim, y de eso ya llovió.

    Y ahora al grano: siento disentir en una cosa, y no es otra que en lo relativo a Obama... Obama fue lo peor que le pudo pasar al mercado en aquella época. Desde luego, llevó su eslogan de campaña hasta sus últimas consecuencias... pero para mal:

    "Yes, we can! " y así fue, pero para mal:  "Yes we can, return to de minimums!!"

    Y vive Dios, que lo hizo: un marzo de 2009 tocó mínimos, como anunciaba ese eslogan, repetido por los analistas de la época con cierta sorna.

    Así que, líbrenos Dios de otro Obama o similar...

    Y respecto al coronavirus y Trump, esta tarde oía comentar a Iturralde en Capital radio, una opinión diametralmente opuesta: piensa que le va a favorecer muchísimo. Ya ve usted.

     De hecho dice que, en Wall Street, le van a beatificar (a Trump), y que, según él, a medida que se acerquen las elecciones, al mercado lo van a poner en su sitio con "todo colocadito", para que le favorezca. (Las manos fuertes, se entiende).

    Ya sabemos que, en esto de la economía, se justifica una cosa y la contraria, con la misma facilidad. Y en cuestión de opiniones, cada cual es cada cual, y nadie tiene la verdad absoluta...

    Y no es que a mí me gusten, o me dejen de gustar la políticas de Trump, pero lo que es innegable, es que a muchos nos ha hecho recuperarnos de las antiguas pérdidas de le era "Obama".

    Con esto no quiero rebatirle nada, pues ya sabe que le aprecio y me encanta leerle, porque, entre otras cosas, suele tener un porcentaje elevado de aciertos, y además sabe expresarlos con un estilo que me agrada muy particularmente.

    Un saludo, y mis mejores deseos en esta nueva andadura suya.