¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Paradigmas Económicos para una Estabilidad Financiera
Perspectivas Económicas y Financieras para fomentar un sano desarrollo Monetario

En los mercados financieros se habla de derivados…pero ¿Cómo funcionan?

Cuando se realizan operaciones de inversión se debe tener en cuenta los tipos de mercados en los cuales se quiere comenzar a invertir; debido a los riesgos que persisten en éste y que pueden llegar a afectar la inversión. En este contexto, nos enfocaremos en analizar los instrumentos de derivados, que pueden ser una excelente opción de inversión. Un instrumento derivado es un contrato financiero cuyo precio varía en función del valor de un activo subyacente.

Cabe señalar, que un instrumento derivado cuenta con las siguientes características:

  • El valor del contrato cambia dependiendo del movimiento en el precio del bien subyacente al que está relacionado.
  • Al contrario de los instrumentos que se negocian en los mercados de contado, un instrumento derivado no requiere de inversión inicial o, en su caso, requiere una inversión menor a la del valor del contrato.
  • Las condiciones del contrato se negocian en el presente, pero éste se liquida en una fecha futura.

El concepto de “activo subyacente” es; el instrumento financiero (acciones, índices accionarios, tasas de interés, instrumentos de deuda, tipos de cambio, etc.) o commodity (mercancías tales como; maíz, oro, petróleo, gas, aceite de oliva, tomate, carne de res, etc.) al cual está ligado el instrumento derivado; es decir el movimiento del precio del instrumento derivado varía en función del movimiento de precio de una mercancía o de un instrumento financiero (activos subyacentes). En este sentido, podemos decir que entre los principales tipos de derivados se encuentran los futuros, los forwards, las opciones y los swaps y entre los principales activos sobre los que se hacen derivados se encuentran las divisas y los commodities.

Es importante mencionar, que en los contratos de futuros se establece una fecha de entrega y un precio que depende del precio actual del activo subyacente y de la tasa de interés del mercado en donde se haga el derivado, Chicago es el mercado de futuros representativo de las divisas, los dos principales mercados donde se llevan a cabo operaciones con instrumentos financieros derivados son: mercados organizados y mercados no estandarizados (Over The Counter, OTC).

Los Mercados organizados, también llamados mercados estandarizados, proporcionan la regulación y la infraestructura necesaria para que se celebren operaciones de contratos de derivados, los contratos que se celebran en estos mercados cuentan con algunas características; las cuales están previamente establecidas, como pueden ser el activo subyacente, volumen y fecha de vencimiento, además se cuenta con una cámara de compensación y liquidación, así como los mecanismos necesarios que eliminan el riesgo contraparte.

Los Mercados de derivados no estandarizados o no organizados, son también llamados mercados Over The Counter (OTC), en estos mercados los contratos que se operan no están estandarizados y se negocian directamente entre los participantes (contrapartes), por lo cual, existe el riesgo de incumplimiento al no tener una cámara de compensación que funja como contraparte para compensar y liquidar las operaciones o sea, que actúe como comprador para el vendedor y como vendedor para el comprador para de esta forma garantizar el cumplimiento de las operaciones.

Con relación a lo anterior, enunciaremos algunos derivados que se negocian en los mercados:

Forwards: Estos son contratos de compraventa mediante los cuales el vendedor se compromete a vender un determinado bien en una fecha a un precio pactado hoy. Los futuros y los forwards son prácticamente lo mismo, la diferencia entre ambos radica en que los futuros son contratos estandarizados y por lo tanto se negocian en mercados organizados, es decir en las bolsas de derivados y los forwards se negocian en mercados OTC, por lo cual son contratos flexibles que se pactan directamente entre el comprador y el vendedor.

Opciones: Contratos estandarizados; los cuales son el derecho, más no la obligación de comprar (call) o vender (put) algo a un precio y fecha determinados. Las opciones son un “seguro”, en donde se paga una prima para poder entrar, su costo depende del precio actual del activo, de la tasa de interés y de la volatilidad del precio del activo. Este tipo de derivado es el que ha tomado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para cubrir los movimientos del precio del petróleo. Existen opciones del tipo americanas que pueden ejercerse en cualquier momento hasta el vencimiento, y las europeas, que pueden ejercerse sólo en la fecha de vencimiento. El mercado representativo de opciones de divisas es el de Filadelfia.

Swaps: También llamado permuta financiera, es un acuerdo en el que dos contrapartes acuerdan hacerse pagos entre sí. El acuerdo de swap debe contener una especificación de la moneda que se deberá intercambiar (pueden o no ser las mismas), la tasa de interés fija o flotante aplicable a cada una, el calendario de pagos y cualquier otra disposición orientada a normar la relación entre las partes.

“Es importante mencionar que un derivado puede ser utilizado principalmente de tres formas,

  1. Puede hacer arbitraje
  2. Para especular
  3. Para cubrirse contra el riesgo (cambiario, alza en precio, etc.)”

Con relación a lo anterior, podemos decir que una forma de utilizar los derivados es para especular, este tipo de operaciones es similar a la compra y venta de acciones; en donde un bróker debe estar al pendiente del cambio de precios para decidir el mejor momento para entrar y/o salir del mercado, el cual no se utilizará para la operación de la empresa sino como una forma de obtener ingresos.

Autor del blog

  • Ismael Solís

    Licenciado en Economía por el IPN, realizó un curso sobre riesgos en materia de PLD/CFT en el ITAM; además cursó el taller de "Derecho Bancario, Financiero y Bursátil" en la Universidad Anáhuac. Con 4 años de experiencia en el sector público, Ismael es Jefe de Departamento en la SHCP; especializándose en temas de riesgos económicos y regulación financiera de sectores del Sistema Financiero Mexicano. Todos sus artículos son a titulo personal y NO representan la posición oficial de la SHCP.

Envía tu consulta