El Oro como parte de una cartera protegida contra la Inflación

El atributo más esencial en el Oro es su contribución a una cartera, a pesar de que con respecto a la Inflación el Oro no parece una herramienta muy contundente. Sin embargo, cuando se agrega a una selección de activos, su desempeño comienza a brillar.

Existe una pieza escrita hace casi una década por Ruff y Childers (2011) y que sostiene que hay tres factores clave que determinan la efectividad de una cobertura de Inflación: Sensibilidad, Confiabilidad y Costo. Podríamos agregar la liquidez y la diversificación como consideraciones importantes adicionales. La Sensibilidad y la Confiabilidad del Oro pueden ser superadas por coberturas directas como los valores del Tesoro protegidos contra la Inflación (TIPS), directamente vinculados al IPC, y las Materias Primas energéticas, que son insumos claves del IPC. Pero el Oro prospera al contrarrestar el carácter cíclico de tales productos y la relativa falta de liquidez de los TIPS.

Vamos ahora a definir las fases de Inflación de dos manera que posiblemente podrían impactar en una cartera de inversión:

1.- Un aumento sostenido en el IPC y que podría socavar tanto una cartera de Bonos como una cartera orientada a acciones de crecimiento.

2.- Un período sostenido de Inflación por encima del 2%, lo que potencialmente podría desanclar las expectativas y socavar la política monetaria.

Si analizamos tiempos pasados, los resultados muestran que los Fideicomisos de Inversión de Bienes Raíces (REIT) y los TIPS son las coberturas más consistentes contra la Inflación y han proporcionado los rendimientos promedio más altos. El Oro ocupa el tercer lugar en entornos en alza y el segundo en entornos persistentemente altos. Si bien el Oro no es el mejor en todas las categorías individuales, lo hace bastante bien colectivamente. Al promediar todas las métricas, el Oro se ubica consistentemente bien, ya sea en primer lugar o en segundo lugar, según el entorno de Inflación que seleccionemos.

Bien, entiendo que una métrica más amplia que el IPC podría ser más adecuada para medir la Inflación real, ya que si lo hiciéramos así la evidencia sugiere una relación más sólida y consistente. Esto tiene dos implicaciones importantes: el Oro es un activo global y una cobertura no solo contra el precio de los bienes y servicios, sino también contra la erosión del poder adquisitivo en general, ya sea contra propiedades, objetos de colección o activos financieros que están excluidos de los índices del IPC. También es una cobertura contra la degradación de la moneda en caso de que el valor de esa moneda se reduzca lentamente a medida que aumenta la oferta. Además, refleja que una proporción considerable de la demanda está impulsada por el consumidor y tiene un impacto en los precios a largo plazo. La oferta monetaria está estrechamente relacionada con el crecimiento del PIB nominal  y puede reflejar esta importante dinámica de consumo, así como la dinámica de la Inflación.

Las coberturas más directas del IPC, como son los TIPS y las Materias Primas, pueden proteger a los inversores en términos de su gasto futuro en bienes y servicios, pero no necesariamente contra la erosión del poder adquisitivo  o la posibilidad de una reflación excesiva de activos tras un aumento repentino de la oferta monetaria.

Saludos.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!