¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Mejores créditos y préstamos
Créditos rápidos, préstamos rápidos y microcréditos

¿Qué hacer si no puedes pagar la cuota del préstamo? Posibles alternativas

Solicitar un préstamo no es tarea fácil, ya que son muchos los factores que debemos tener en cuenta, sobre todo a la hora de valorar nuestra capacidad para pagar las cuotas. Es posible que hayamos sido prudentes, pero por determinadas circunstancias o imprevistos, nos veamos incapaces de hacer frente a la deuda. Desde el blog de Caixabank, que una vez más nos ofrece consejos a la hora de pedir un préstamo, recomiendan "hablar cuanto antes con el banco y explicar la situación", para ver qué alternativas nos ofrece. ¿Cuáles son estas posibilidades?

 

refinanciar préstamo

 

4 alternativas si no puedo pagar la cuota de mi préstamo

Renegociar el préstamo

Como hemos comentado, lo primero es hablar con nuestro banco y ver si existe la posibilidad de refinanciar nuestro préstamo. De esta forma, estamos alargando el plazo de devolución del mismo, de forma que paguemos menos cuota mensual. La otra cara de la moneda es que la devolución total podría verse incrementada por comisiones; además de que se generan más intereses, ya que el periodo de devolución es más largo.

Solicitar un periodo de carencia

El periodo de carencia de un préstamo es una cláusula en el contrato que faculta a una de las partes a incumplirlo de forma total o parcial durante un periodo de tiempo determinadoPor ejemplo, en el caso de los préstamos hipotecarios existe la carencia de amortización; que supone que durante ese tiempo el titular únicamente paga intereses, sin amortizar capital, lo que se traduce en una menor cuota mensual. También existe la carencia total, periodo en el que no se paga ni cuota de amortización ni intereses.

El inconveniente de los periodios de carencia es que habitualmente la fecha del vencimiento se retrasa, y tal y como hemos comentado esto supone la generación de más intereses. También puede ser que en lugar de aplazarse, se incremente el coste de devolución. 

Solicitar un microcrédito 

Aunque no es lo más recomendable, existe la opción de pedir un microcrédito para pagar una deuda, sobre todo cuando se trata de casos puntuales y de emergencia, y para cuantías pequeñas. Cuenta con la ventaja de ser rápido y sencillo, pero hay que valorarlo bien pues existe el riesgo de sobreendeudarse.

Reunificar deudas

La reunificación de deudas consiste en agrupar todos nuestros préstamos en uno solo. Esto se traduce en el pago de una cuantía mensual cuyo importe es inferior a la suma de las cuantías mensuales que pagaríamos por separado, a cambio de aumentar el plazo de amortización, lo que una vez más supone el pago de más intereses.

Como principales inconvenientes de la reunificación de deudas encontramos las comisiones por cancelación anticipada de las deudas, las tarifas que se nos puedan aplicar en el caso de que nos lo gestione una empresa mediadora; y el coste de formalizar una nueva apertura de hipoteca. Por tanto, el coste de esta alternativa es elevado. 

¿Te has visto alguna vez en esta situación? ¿Qué alternativa consideras más adecuada? 

 

Comparador de préstamos personales y créditos rápidos

El comparador de préstamos personales de Rankia estudia tus necesidades de financiación y te ofrece el préstamo que mejor se adapta a tu perfil. Si lo que buscas es financiación rápida, puedes usar el comparador de créditos rápidos de Rankia. Descubre la cuota final de tu préstamo.