Rankia Perú
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Blog Humanité

Buscando una nueva economía con cabida para la sustentabilidad y la responsabilidad social.

Etiqueta "Bancos": 7 resultados

El diluvio que viene

Una seria advertencia sobre el futuro inmediato de la economía mundial.

 

Parece que una nueva sacudida es inminente, que vendrá a demostrar que los esfuerzos por superar la crisis pasada han sido infructuosos.

 

Los reaccionarios y los especuladores siguen hibernando en un sueño de hadas, mientras los "mortales", alejados del olimpo de Wall Street y la City, sufrirán aún más en forma de desempleo y pobreza.

 

Austeridad para todos!!!....claman los neoliberales trasnochados, no midiendo las terribles oleadas depresoras que sacudirán al planeta.

 

Preparaos almas indefensas!!!

 

Rafael Isás

 

_____________________________

 

Sueños y pesadillas del imaginario reaccionario
 
 
Alejandro Nadal
 
Los soñadores, los especuladores y los reaccionarios acabaron por hundir al mundo en la segunda Guerra Mundial. Esa es la gran enseñanza de la controvertida obra del historiador A. J. P. Taylor sobre Los orígenes de la Segunda guerra mundial (publicada en 1961). Sólo le habría faltado añadir como telón de fondo de ese proceso a la Gran Depresión. Una vez que completamos el cuadro, las semejanzas con los acontecimientos de nuestros días comienzan a delinearse de manera más clara y alarmante.
 

Hoy todos los indicadores importantes sobre el desempeño de la economía mundial indican que la crisis se profundiza. Desde Estados Unidos hasta Europa, pasando por Japón y China, el barómetro anuncia una tormenta que amenaza convertirse en huracán global. Ya llevamos tres años de estancamiento, regresión y desempleo agudo, y los gobiernos de las economías capitalistas desarrolladas han sido incapaces de presentar soluciones para salir del agujero. Lo más grave es que han hecho suyo el sueño del sistema financiero para agravar la crisis y hacerla más duradera.

 

El ataque de los especuladores en Europa muestra que al sector financiero la crisis no le asusta. Quizás está acostumbrado a vivir con la inestabilidad pues sabe aprovechar el descalabro en los sistemas de precios, aunque se lleve a economías enteras a la ruina. Lo cierto es que los técnicos del Banco Central Europeo (BCE) y de los gobiernos de Europa siguen rendidos a los pies de los agentes financieros. Pero eso no resuelve la crisis, sólo la agrava.

 

El BCE acaba de subir las tasas de interés, hundiendo las perspectivas de una salida más o menos airosa para España e Italia. El BCE hizo esto a sabiendas de que la tasa Euribor subiría inmediatamente y 90 po ciento de las hipotecas en España están ligadas a dicha tasa. El impacto será brutal, profundizando la recesión y el desempleo.

 

El diferencial entre los bonos de largo plazo de Alemania y de países como Italia y España anuncia lo difícil que será para éstos países mediterráneos enfrentar sus compromisos de pagos en agosto y septiembre. Italia debe reciclar 70 mil millones de euros en esos meses y el costo en intereses adicionales será insoportable.

 

En los casos de Grecia, Portugal e Irlanda, se podía pensar que el sistema financiero europeo podría subsistir. Pero cuando hablamos de Italia y España, las cosas cambian. El ajuste o reestructuración o como quieran llamarle a la debacle de la deuda en estos países podrían arrastrar a toda la Unión Europea al abismo. Las reverberaciones sacudirán el planeta entero.

 

Para colmo de males, los gobiernos europeos han escogido la austeridad y la depresión prolongada. Sin el apoyo del gasto público, la demanda seguirá en el piso. El crecimiento será todavía más mediocre y el desempleo repuntará. La recaudación se desplomará, el peso de la deuda se elevará y las primas de riesgo harán lo mismo. Los sueños de los reaccionarios serán la pesadilla de los ciudadanos.

 

En Estados Unidos el retroceso pasa por la rendición incondicional de Barack Obama frente a los soñadores y reaccionarios del partido republicano. Frente a la transferencia de cifras astronómicas para los bancos y Wall Street, los republicanos piden recortes en los programas sociales Medicare y Medicaid y Obama acepta el reto. Hasta el sacrosanto seguro social, tan venerable para los demócratas, ha sido ofrendado en bandeja de plata a los cuchilleros de los republicanos. Obama anuncia que se necesita reformar el seguro social para alcanzar la estabilidad que requiere la comunidad de negocios para poder invertir y llevar a la economía estadounidense al crecimiento y la prosperidad. ¿De dónde sacó ese sueño? Las cifras de desempleo en Estados Unidos anunciadas la semana pasada más bien confirman que ese país vive una pesadilla y está muy lejos de haber salido de la crisis.

 

Obama zozobra en el mismo razonamiento que domina el ideario reaccionario: si damos estabilidad y tranquilidad a los empresarios, las inversiones fluirán por sí solas y todo se arreglará. Es lo que claman los halcones en el Congreso. No importa que su país se vaya a la cloaca de la segunda Gran Depresión.

 

Si algo han demostrado los gigantescos paquetes de rescate para el sector financiero es que la actual no es una crisis de liquidez. En realidad, el histérico reclamo de austeridad en Europa y Estados Unidos traduce una visión equivocada de la crisis. Se quiere negar que ésta es una peligrosa crisis estructural de todo el modelo económico neoliberal.

 

De no superarse, la crisis actual terminará por salirse del cauce financiero-económico y conducirá a distorsiones políticas y hasta conflictos armados. La histeria de la austeridad (y el afán de destruir lo que queda del estado de bienestar en Europa y Estados Unidos) es comparable a lo que Taylor calificó como la neblina moral e intelectual en la que se movieron los estadistas europeos en el período 1925-1939. Ya conocemos el trágico resultadozozobra en el mismo razonamiento que domina el ideario reaccionario: si damos estabilidad y tranquilidad a los empresarios, las inversiones fluirán por sí solas y todo se arreglará. Es lo que claman los halcones en el Congreso. No importa que su país se vaya a la cloaca de la segunda Gran Depresión.

 

Si algo han demostrado los gigantescos paquetes de rescate para el sector financiero es que la actual no es una crisis de liquidez. En realidad, el histérico reclamo de austeridad en Europa y Estados Unidos traduce una visión equivocada de la crisis. Se quiere negar que ésta es una peligrosa crisis estructural de todo el modelo económico neoliberal.

 

De no superarse, la crisis actual terminará por salirse del cauce financiero-económico y conducirá a distorsiones políticas y hasta conflictos armados. La histeria de la austeridad (y el afán de destruir lo que queda del estado de bienestar en Europa y Estados Unidos) es comparable a lo que Taylor calificó como la neblina moral e intelectual en la que se movieron los estadistas europeos en el período 1925-1939. Ya conocemos el trágico resultado. 

Leer más

Caìda Libre - Comentarios al libro de Joseph Stiglitz

 

Cuando personajes como Joseph Stiglitz escriben un libro, o algùn ensayo, no debe uno de perderse la oportunidad de leerlo y digerirlo, pues en este caso se trata de una de las mentes màs lùcidas dentro del mundo econòmico - financiero contemporàneo. Stiglitz reùne, ademàs, una combinaciòn interesante como acadèmico de primera categorìa (ganador del Premio Nòbel 2001 y profesor de la Universidad de Columbia), la experiencia de haber sido Coordinador de Asesores en el gobierno de Bill Clinton, y en otra època, Vicepresidente Senior y Economista en Jefe del Banco Mundial.

 

En este caso el libro en cuestiòn es "Caìda libre, el libre mercado y el hundimiento de la economìa mundial" (Free fall: America, free markets and the sinking of the World economy). Aquì el autor nos da cuenta, de manera detallada, lògica, bien documentada, con lògica aplastante, y con lenguaje sencillo y accesible acerca de las causas que llevaron a la crisis financiera y a la grave recesiòn del 2007-2009, señalando como responsables a los grandes bancos y a la polìtica de desregulaciòn impulsada por la Reserva Federal de los Estados Unidos (banco central). A fin de cuentas, los agentes econòmicos actùan por estìmulos de poder hacer, o no poder hacer.   Leer más

Las 7 "erres" del consumidor ecològico

Los consumidores que asumen las siete acciones que se describen a continuaciòn contribuyen a conservar el medio ambiente, a lograr un mundo más equitativo y, de paso, ahorran dinero.

Reflexionar: Los consumidores ecológicos son reflexivos y críticos. Reconocen que los seres humanos, como los demás seres vivos, forman parte de un todo interrelacionado: la naturaleza. Cualquier acción que antepone a los seres humanos en detrimento de la naturaleza repercute de forma directa o indirecta en el bienestar humano actual y el de las generaciones venideras. La información y la educación ambiental son claves para que los ciudadanos puedan repensar su manera de consumir.
Las decisiones coherentes con esta postura son muy diversas: elegir bienes y servicios comprometidos con el medio ambiente, caminar, ir en bicicleta o en transporte público en lugar del coche privado, apoyar el uso de las energías renovables y huir en lo posible del uso de combustibles fósiles, consumir alimentos frescos, de temporada y cercanos, vestir ropas realizadas con fibras naturales, etc.   Leer más

The great food crisis of 2011

Vale la pena que  le dediquen unos minutos a la lectura de este interesantìsimo e ilustrativo artìculo, escrito por uno de los màs notables ecologistas de nuestro tiempo. Aspectos clave de oferta y demanda son examinados con puntualidad y claridad.
 
La amenaza de escasez de alimentos y la concomitante alza en los precios ya estàn presentes. La necesidad de tomar caminos sostenibles se convierte en una estrategia polìtica de primer orden.
 
Sal-u2
 
Rafael Isàs

Leer más

Entropìa, recursos naturales y economìa ecològica

Me parece muy interesante y oportuno insertar este artìculo escrito por el Profesor Jorge Riechmann, en torno a la falacia del crecimiento ilimitado propugnado por la teorìa econòmica convencional. Ademàs, la nota cobra importancia porque se tiene la creencia de que con los avances tecnològicos se podrà resolver el problema ambiental sin sacrificar la idea del crecimiento a perpetuidad.

Espero que este documento que comparto nos enriquezca y nos permita debatir el punto con amplitud.

Saludos...Rafael Isàs

Entropía, recursos naturales y economía ecológica

Jorge Riechmann (Revista Daphnia)
Ha caracterizado a la doctrina económica convencional una irresponsable despreocupación por el sustrato material, biofísico, sobre el que se construyen las economías humanas. Buena muestra de ello son dos creencias que, a modo de incuestionados axiomas, subyacen al entero edificio de la mainstream economics: la de que existe una cantidad infinita de recursos naturales y la de que estos son indefinidamente sustituibles entre sí, y con el capital y el trabajo humanos. Ninguna de ambas creencias tiene fundamento en la realidad. La primera viene a ser la quintaesencia de lo que Kenneth E. Boulding bautizó como la "economía del cowboy"; habría que rogar a nuestros economistas que se quitasen el sombrero de ala ancha, pues dificulta bastante la visión, y tomasen nota de que la expansión hacia el salvaje Oeste hace ya tiempo que topó con la barrera del Océano Pacífico. En cuanto a la segunda creencia -la sustituibilidad indefinida-, es tan razonable como la actitud de aquel señor del chiste que, al ver que con cierta estufa sus gastos en combustible se reducían a la mitad, se compró otra estufa del mismo tipo convencido de que con dos ¡podría calentar la casa sin combustible alguno!
 
La crisis ecológico-social ha puesto de manifiesto que semejante despreocupación por el sustrato biofísico sobre el que se apoyan las economías industriales y la atención prioritaria a los flujos monetarios y el intercambio mercantil conducen finalmente a tener que pagar un precio trágico (en devastación ambiental, sufrimiento humano y aniquilación de vida).
 
Desde hace decenios, y con intensidad renovada en los cuatro últimos, se consagran muchos esfuerzos a una reformulación de la teoría económica que sea capaz de dar cuenta de lo que Wendell Berry llamó la Gran Economía: la "economía" de la biosfera, la economía que sostiene la red total de la vida y todo lo que depende de la buena salud de la Tierra y sus ecosistemas. Una parte importante de estos esfuerzos se centran en esclarecer lo que ciencias naturales como la física y la biología tienen que aportar a la ciencia económica: por ejemplo, conocimientos sobre los límites con que topan los sistemas económicos a causa de su inserción en sistemas biofísicos que contienen a los primeros.
 
Entre los fenómenos y nociones biofísicas esenciales para la comprensión de aquella Gran Economía se encuentran, muy en primer lugar, las leyes de la termodinámica, en especial la segunda (conocida como principio de entropía), o lo que es lo mismo: las constricciones que los principios termodinámicos imponen sobre los procesos socioeconómicos. El gran economista rumano -afincado en EEUU- Nicholas Georgescu-Roegen fue un pionero en la exploración de estas cuestiones a partir de los años sesenta del siglo XX.
 
Pero si -por la primera ley de la termodinámica- la materia-energía no se pierde, sino que solamente se transforma, ¿no desaparecen como por ensalmo todos los problemas de límites al crecimiento económico que preocupan a los ecologistas? Pues no, a causa del segundo principio (o la segunda ley) de la termodinámica. Los diversos tipos de energía (de trabajo almacenado) no son igualmente convertibles en trabajo útil. Si se quiere decir de otra forma: existen formas de energía de "buena" y "mala" calidad para nosotros.
 
La entropía es una medida de la disponibilidad de la energía: mide la cantidad de energía que ya no se puede aprovechar transformándola en trabajo. Un aumento de la entropía supone una disminución de la energía disponible: ni el carbón ni el petróleo pueden quemarse dos veces. Podemos vincular la idea de entropía con los recursos naturales que empleamos para nuestra subsistencia de la siguiente forma: el recurso natural más básico y fundamental es la materiaenergía de baja entropía (vale decir: materia- energía con alto grado de orden y disponibilidad). El mineral de hierro con alta concentración de metal es un recurso precioso para nosotros, mientras que el hierro disuelto en el océano es prácticamente inutilizable.
 
En la Tierra existen de forma natural "depósitos de baja entropía", islas de entropía negativa o "neguentropía" que desde los comienzos de la Revolución Industrial hemos ido agotando rápidamente: se trata de las reservas de combustibles fósiles, los yacimientos minerales, etc. Dilapidar de forma irresponsable la riqueza natural que constituyen estos "depósitos de baja entropía" restringe cada vez más las opciones vitales de los seres humanos que nos sucederán. En cierto sentido, el imperativo de una sociedad ecológicamente sustentable podría formularse como un imperativo de minimización de entropía.
 
La economía convencional ha tenido en cuenta, más o menos, la primera ley de la termodinámica; pero no la segunda, que es incomparablemente más importante que la primera a efectos prácticos. Si uno observa la representación clásica del proceso económico en los manuales al uso, verá que en realidad se trata de una máquina de movimiento perpetuo, o sea, un objeto imposible. La termodinámica enseña que esos diagramas circulares, ese movimiento pendular entre producción y consumo en un sistema completamente autárquico, no corresponde a la realidad. El hecho de que el sistema económico se halle inserto dentro de sistemas biofísicos que forman una biosfera altamente compleja, y que dependa para su funcionamiento de fuentes de materiales de baja entropía y de sumideros para los desechos de alta entropía producidos; el hecho de que el principio de entropía gobierna todos los procesos del mundo material, sencillamente se ignora en la economía convencional.
 
En cierta ocasión Kenneth Boulding afirmó que "quien crea que el crecimiento exponencial puede durar eternamente en un mundo finito, o es un loco o es un economista". Podríamos parafrasear la humorada del modo siguiente: quien crea que se puede violar la ley de la entropía, o es un loco o es un economista convencional. Pues, en efecto, los economistas convencionales tienen tantos problemas con la ley de la entropía como con los fenómenos de crecimiento exponencial en sistemas cerrados (y por razones parecidas).
 
La economía ecológica, por el contrario, sitúa la segunda ley de la termodinámica en el centro de sus reflexiones. Parte de la premisa de que el proceso económico es entrópico en todas sus etapas materiales. La segunda ley de la termodinámica tiene importantes implicaciones económico-ecológicas. Lo que muestra es esencialmente que la actividad económica está constreñida por ciertos límites insuperables. Señala, así, los límites al reciclado: el reciclado perfecto es imposible.
 
Sólo se puede recuperar una parte de los materiales; siempre hay un resto que se pierde irrecuperablemente. Por lo demás, el problema se desplaza al terreno de la entropía energética: reciclar exige siempre utilizar energía, en cantidades que pueden ser muy grandes, inabordables.) Los neumáticos pueden reciclarse; las partículas de neumático adheridas al asfalto no. El plomo de las baterías puede recuperarse en un alto porcentaje; el plomo emitido a la atmósfera junto con los gases de escape de los automóviles no. El cierre total de los ciclos es imposible, y las pérdidas de materia inevitables.
 
Alguien tan lúcido como Barry Commoner pecó, sin embargo, de optimismo tecnológico insuficientemente consciente de los límites que las leyes de la termodinámica imponen a la ecologización de la economía. En efecto, hace años postulaba que "los elementos químicos que constituyen los recursos del planeta pueden ser reciclados y reutilizados indefinidamente, siempre y cuando la energía necesaria para recogerlos y refinarlos esté disponible".
 
Ahora bien: sin entrar en otros problemas que plantearía la extremosidad de este planteamiento, el reciclado perfecto es un imposible termodinámico, y por eso esta "solución" falla. Un ejemplo aducido a veces en este contexto prueba en realidad lo contrario de lo que se supone que tendría que probar. "A pesar de su enorme dispersión, más de la mitad del oro extraído hasta ahora sigue controlado, y se reúne cuando es necesario gastando energía". El ejemplo se vuelve contra la intención de quien lo propuso: a pesar de que el oro ha sido un metal valiosísimo para todas las civilizaciones, y de que los seres humanos lo han reunido, atesorado y conservado (o sea, reciclado) como ningún otro material en toda la historia humana, sólo algo más de la mitad de todo el oro extraído en toda la historia humana está hoy disponible. ¡Piénsese lo que ha ocurrido y ocurrirá con materiales menos preciados! Y no vale replicar que, con las escaseces crecientes o con los nuevos impuestos ecológicos, el latón o el papel llegarán a ser tan valiosos como el oro: sería una salida fraudulenta por la tangente, que no tendría en cuenta hechos termodinámicos básicos, por no hablar de los supuestos irreales sobre la organización social y la psique humana.
 
En definitiva, el reciclado perfecto es imposible; y precisamente podríamos enunciar el segundo principio de la termodinámica también de la siguiente forma: la energía no puede reciclarse, y la materia no puede reciclarse nunca al cien por cien.
 
La segunda ley de la termodinámica también impone límites al aprovechamiento de los recursos naturales. Detrás de las distintas leyes de rendimientos decrecientes con que tropieza el género humano se halla por lo general la estructura entrópica de nuestro mundo. Por ejemplo, en lo que se refiere a los recursos naturales: a medida que consumimos los mejores yacimientos minerales, los depósitos de combustibles fósiles más accesibles, sólo nos van quedando (en una corteza terrestre progresivamente más desorganizada) depósitos de materia-energía con mayor entropía, y por ello menos disponibles, menos útiles, menos aprovechables y cada vez más caros de explotar. "Cada vez nos acercamos más al momento en que la obtención de una tonelada de petróleo implique el consumo de tanta energía como la que contiene ese petróleo. En esa tesitura de nada sirve ya la sabiduría del economista, según la cual todo es sólo una cuestión de precios, pues el precio debe ser pagado en la única divisa fuerte de este mundo, a saber, en energía" (Christian Schütze).
 
Jorge Riechmann es profesor de Filosofía Moral y Política en la UAM y colaborador del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud de CCOO. 
  Leer más

China frente a la segunda dècada del siglo



Cuando hablamos de historia, 60 años son sólo un suspiro, por eso cuando analizamos los sucesos históricos transcurridos en China en ese corto lapso de tiempo, no nos queda más que quedar con la boca abierta llenos de sorpresa.


Hasta antes de 1949, China era un país eminentemente feudal, que había sufrido invasiones y amagues de los imperios británico y japonés. Sin embargo, en ese año, Mao Tse Tung culmina la Gran Marcha que encabezó, y logra derrumbar al gobierno de Chiang Kai-shek, muy proclive a los Estados Unidos, haciendo que se refugie en la isla de Formosa, donde llegaría a formar la China Nacionalista ó Taiwán.

 Mao funda en China continental la República Popular, inspirada en el marxismo y en sus propias enseñanzas, instalando una férrea dictadura burocrática, que además se aisla del mundo entero, y de paso le disputa a la Unión Soviética el liderazgo ideológico del mundo comunista.   Leer más

El sistema financiero sobrepuesto al orden legal

Hace unos dìas leì una nota del profesor-investigador mexicano, Alejandro Nadal, que  inquieta por su naturaleza, y es que el sistema econòmico mundial ha evolucionado de tal forma que ha llegado a crear un sector financiero que se sobrepone a todo orden republicano, democràtico e internacional.

Es ya tan grande el poder adquirido, y tal su influencia en la economìa real, que se antoja difìcil poder controlar el accionar de los grandes capitales, que no sòlo se mueven con extrema fluidez de una latitud a otra, sino que logran crear instrumentos a su antojo, violando todo espìritu ètico en su concepciòn màs razonada.

Wikileaks anunciò recientemente ciertas revelaciones sobre los bancos más importantes de Estados Unidos y no es noticia que la política macroeconómica està completamente subordinada a las exigencias de las finanzas.   Leer más

Otros contenidos sobre 'Bancos' en Rankia

¿Cómo saber si tengo un vale vista?

Sofiast. Un vale vista, o vale a la vista, es un documento representativo de dinero en efectivo depositado en una cuenta vista y que puede ser emitido a nombre del mismo titular de la cuenta o de un tercero, y puede ser nominativo (a la orden) o endosable.

Cuentas de Ahorro online de Scotiabank

María Blanco Martínez. ¿Estás ahorrando para comprar una casa o coche? Scotiabank te ofrece numerosas formas de ahorrar para cualquiera que sea tu objetivo. Hay numerosas formas tradicionales de ahorro pero ahora vamos a conocer una nueva alternativa de ahorro: la Cuenta Renta Diaria.

Cuentas de Ahorro online de Scotiabank

María Blanco Martínez. ¿Estás ahorrando para comprar una casa o coche? Scotiabank te ofrece numerosas formas de ahorrar para cualquiera que sea tu objetivo. Hay numerosas formas tradicionales de ahorro pero ahora vamos a conocer una nueva alternativa de ahorro: la Cuenta Renta Diaria.

Cuentas de Ahorro online de Scotiabank

María Blanco Martínez. ¿Estás ahorrando para comprar una casa o coche? Scotiabank te ofrece numerosas formas de ahorrar para cualquiera que sea tu objetivo. Hay numerosas formas tradicionales de ahorro pero ahora vamos a conocer una nueva alternativa de ahorro: la Cuenta Renta Diaria.

Cuentas de Ahorro online de Scotiabank

María Blanco Martínez. ¿Estás ahorrando para comprar una casa o coche? Scotiabank te ofrece numerosas formas de ahorrar para cualquiera que sea tu objetivo. Hay numerosas formas tradicionales de ahorro pero ahora vamos a conocer una nueva alternativa de ahorro: la Cuenta Renta Diaria.

Cuentas de Ahorro online de Scotiabank

María Blanco Martínez. ¿Estás ahorrando para comprar una casa o coche? Scotiabank te ofrece numerosas formas de ahorrar para cualquiera que sea tu objetivo. Hay numerosas formas tradicionales de ahorro pero ahora vamos a conocer una nueva alternativa de ahorro: la Cuenta Renta Diaria.

Cuentas de Ahorro online de Scotiabank

María Blanco Martínez. ¿Estás ahorrando para comprar una casa o coche? Scotiabank te ofrece numerosas formas de ahorrar para cualquiera que sea tu objetivo. Hay numerosas formas tradicionales de ahorro pero ahora vamos a conocer una nueva alternativa de ahorro: la Cuenta Renta Diaria.

Facto vs Banco Pichincha

Gcrge. Buenas tardes, me gustaría leer vuestras opiniones acerca de que banco es mejor para un depósito si el banco Pichincha o el banco Facto. Gracias

Facto vs Banco Pichincha

Gcrge. Buenas tardes, me gustaría leer vuestras opiniones acerca de que banco es mejor para un depósito si el banco Pichincha o el banco Facto. Gracias

Facto vs Banco Pichincha

Gcrge. Buenas tardes, me gustaría leer vuestras opiniones acerca de que banco es mejor para un depósito si el banco Pichincha o el banco Facto. Gracias