Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Deutschland Rankia España Rankia France Rankia Italia Rankia México Rankia Polska Rankia Portugal Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

¿Qué es la inversión sectorial y que clasificaciones existen?

La inversión sectorial es una estrategia de inversión que implica poner dinero en un sector específico de la economía en lugar de invertir en acciones individuales o en el mercado en su conjunto. 
En Perú, donde la diversidad de sectores económicos es impresionante, comprender la inversión sectorial y sus clasificaciones es fundamental para los inversores que buscan aprovechar oportunidades de crecimiento. 

En este artículo, exploraremos qué es la inversión sectorial y las principales clasificaciones que existen.

¿Qué es la inversión sectorial?


La inversión sectorial es una estrategia de inversión que consiste en asignar una parte del capital a un determinado sector económico, como el financiero, el tecnológico, el sanitario, el energético, etc. 

El objetivo de esta estrategia es aprovechar las oportunidades que ofrece cada sector en función de su ciclo económico, su potencial de crecimiento, su rentabilidad y su riesgo. 

La inversión sectorial requiere un análisis profundo de las características, las tendencias y los factores que afectan a cada sector, así como una diversificación adecuada para reducir el riesgo específico de cada uno.

Clasificación de la inversión sectorial


La clasificación de la inversión sectorial es una forma de agrupar las actividades económicas según el tipo de bienes o servicios que producen. Esta clasificación permite analizar el comportamiento de los diferentes sectores de la economía y su contribución al crecimiento, la productividad y el empleo.

Existen diferentes criterios para clasificar la inversión sectorial, como el origen de los recursos, el destino de los bienes o servicios, el grado de transformación o el nivel tecnológico. Algunos ejemplos de sectores son la agricultura, la industria, la construcción, el comercio, los servicios financieros o la educación.

 A continuación se presentan algunas de las principales clasificaciones de inversión sectorial:

Inversión temática:


 Esta estrategia de inversión se enfoca en temas o tendencias específicas que se espera que impulsen el crecimiento en un sector o industria. Por ejemplo, la inversión temática puede enfocarse en áreas como la tecnología de la información, la energía renovable, la atención médica o el cambio climático.

Inversión en sectores selectos:


Esta estrategia de inversión se enfoca en invertir en sectores específicos que se espera que tengan un buen desempeño en el futuro. Por ejemplo, los inversores pueden elegir invertir en sectores como la tecnología, los productos de consumo, la atención médica o las finanzas.

Inversión contraria:


Esta estrategia de inversión se enfoca en invertir en sectores o industrias que están actualmente deprimidos o subvaluados, con la esperanza de que se recuperen y generen ganancias a largo plazo.

Inversión basada en factores:


Esta estrategia de inversión utiliza factores específicos como la volatilidad, el crecimiento, el valor o la calidad para seleccionar y gestionar las inversiones en sectores específicos.

Cada estrategia de inversión sectorial tiene sus propias características y riesgos asociados. Es importante que los inversores evalúen cuidadosamente sus objetivos de inversión, su tolerancia al riesgo y realicen una investigación exhaustiva antes de seleccionar una estrategia de inversión sectorial adecuada para su cartera.

Clasificaciones sectoriales más comunes


Existen diferentes clasificaciones sectoriales que se utilizan para categorizar a las empresas según su actividad empresarial principal. 

Cada clasificación de sectores tiene sus propias características y puede ser más adecuada para ciertos tipos de inversores o para ciertos mercados geográficos. 

Al evaluar diferentes clasificaciones de sectores, es importante considerar la calidad y la relevancia de los datos, la amplitud y profundidad de la cobertura de la industria, así como la facilidad de uso y accesibilidad de la información. 

A continuación, se presentan algunas de las clasificaciones sectoriales más comunes:

Global Industry Classification Standard (GICS)


Es un sistema de clasificación de cuatro niveles desarrollado por MSCI y S&P Dow Jones Indices para categorizar a todas las empresas públicas por sector económico y grupo de la industria. El GICS se utiliza para identificar, comparar y contrastar a los competidores de una empresa y en la creación de índices de renta variable. Esta clasificación divide la economía en 11 sectores principales y varios subsectores más específicos.


Clasificación ICB (Industry Classification Benchmark)


El Industry Classification Benchmark (ICB) desarrollada por FTSE Russell, es un sistema de clasificación de sectores económicos que categoriza a las empresas según su actividad empresarial principal. Consta de tres niveles: sector, supersector, sector e industria, y se utiliza para comparar y analizar empresas de diferentes sectores y subsectores.

Clasificación NAICS (North American Industry Classification System)


Es un sistema de clasificación de negocios por tipo de actividad económica que se utiliza en América del Norte. El SCIAN se utiliza para clasificar los establecimientos comerciales según su actividad empresarial principal y se divide en cuatro niveles jerárquicos: sector, subsector, industria y subindustria.

Clasificación SIC (Standard Industrial Classification)


Utilizada anteriormente en Estados Unidos, la Clasificación Industrial Estándar (SIC) es un sistema de clasificación de cuatro dígitos que clasifica las industrias según sus actividades comerciales. El SIC se basa en la actividad empresarial principal de una empresa y se utiliza para clasificar a las empresas en diferentes industrias.

Clasificación BICS (Bloomberg Industry Classification System)


Desarrollada por Bloomberg, es un sistema de clasificación de industrias que se utiliza para categorizar a las empresas según su actividad empresarial principal. El BICS se divide en diferentes niveles jerárquicos, que se utilizan para categorizar a las empresas en diferentes sectores y subsectores. Esta clasificación divide la economía en 12 sectores principales y varios subsectores más específicos.

Es importante tener en cuenta que las clasificaciones de inversión sectorial pueden variar según la fuente o la institución que las utilice.

¿Por qué invertir en sectores específicos?


Invertir en sectores específicos te puede ofrecer varias ventajas y oportunidades. Aquí hay algunas razones parainvertir en sectores específicos:

·        Exposición selectiva: Al invertir en sectores específicos, tienes la oportunidad de seleccionar y enfocarte en aquellos sectores que consideran más atractivos o prometedores en términos de crecimiento y rendimiento potencial. Esto te permite aprovechar oportunidades específicas en industrias o áreas de la economía que pueden estar experimentando un crecimiento acelerado.

·        Conocimiento especializado:  Al invertir en sectores específicos puedes aprovechar tu conocimiento o experiencia especializada en un área en particular. Si como inversor tienes experiencia o conocimientos profundos en un sector específico, puedes tener una ventaja al identificar oportunidades de inversión y comprender mejor los riesgos y las perspectivas de ese sector.

·        Diversificación: Al invertir en sectores específicos, puedes diversificar tu cartera y reducir el riesgo al no depender únicamente de un solo sector o industria. Diversificar a través de diferentes sectores puede ayudar a mitigar el riesgo de una mala actuación en un sector particular y proporcionar una mayor estabilidad a la cartera en general.

·        Ciclos económicos: Al invertir en sectores específicos, aprvechas los ciclos económicos y las tendencias del mercado. Algunos sectores pueden tener un desempeño mejor durante ciertas etapas del ciclo económico, como los sectores cíclicos que tienden a prosperar durante períodos de expansión económica.

Clasificaciones de sectores


Los sectores se pueden clasificar en dos categorías básicas, sectores principales y subsectores:

Sectores principales


Los sectores principales son las categorías más amplias utilizadas para clasificar las empresas en función de su actividad comercial y las industrias en las que operan. A continuación se presentan los 11 sectores principales según la clasificación GICS (Global Industry Classification Standard):

1. Energía: Este sector incluye empresas que se dedican a la exploración, producción, refinación y distribución de energía, como petróleo, gas natural y energía renovable.

2. Materiales: Este sector incluye empresas que se dedican a la extracción, procesamiento y distribución de materiales como metales, químicos y productos forestales.

3. Industriales: Este sector incluye empresas que se dedican a la fabricación y distribución de bienes y servicios industriales, como maquinaria, equipos de transporte y servicios de construcción.

4. Bienes de consumo discrecional: Este sector incluye empresas que se dedican a la fabricación y distribución de bienes y servicios no esenciales, como ropa, entretenimiento y turismo.

5. Bienes de consumo básico: Este sector incluye empresas que se dedican a la fabricación y distribución de bienes y servicios esenciales, como alimentos, bebidas y productos de higiene personal.

6. Salud: Este sector incluye empresas que se dedican a la investigación, desarrollo, producción y distribución de productos farmacéuticos, dispositivos médicos y servicios de atención médica.

7. Finanzas: Este sector incluye empresas que se dedican a la provisión de servicios financieros, como banca, seguros y gestión de inversiones.

8. Tecnología de la información: Este sector incluye empresas que se dedican a la investigación, desarrollo, producción y distribución de tecnología, software y servicios informáticos.

9. Telecomunicaciones: Este sector incluye empresas que se dedican a la provisión de servicios de telecomunicaciones, como telefonía móvil y fija, internet y televisión por cable.

10. Servicios públicos: Este sector incluye empresas que se dedican a la provisión de servicios públicos esenciales, como electricidad, gas y agua.

11. Inmobiliario: Este sector incluye empresas que se dedican a la propiedad, desarrollo y gestión de bienes raíces comerciales y residenciales.

Cada uno de estos sectores principales tiene sus propias características y riesgos asociados, lo que puede afectar su desempeño en diferentes condiciones del mercado. Es importante que los inversores comprendan las características de cada sector antes de invertir en ellos.

Consideraciones importantes al invertir en sectores específicos


Al invertir en sectores específicos, es fundamental comprender las características y los riesgos asociados con cada sector. Es importante tener en cuenta que invertir en sectores específicos también conlleva riesgos. Los sectores pueden ser volátiles y estar expuestos a factores económicos, regulatorios o tecnológicos que pueden afectar su desempeño.

Además, es recomendable diversificar la cartera para mitigar el riesgo sectorial y realizar un análisis fundamental y técnico para identificar oportunidades de inversión sólidas dentro de cada sector. Por lo que, es esencial realizar una investigación exhaustiva y tener una estrategia de gestión de riesgos adecuada al invertir en sectores específicos.

¿Buscas un bróker? Mira nuestras recomendaciones:

eToro

Depósito mínimo de $200 y app sencilla

Ver más
Interactive Brokers

Bróker popular con más de 1,5 millones de clientes

Ver más
XTB

Sin depósito mínimo. Academia de trading gratuita.

Ver más
Tradeview

Con oficinas físicas en Latinoamérica Opera con acciones, futuros y forex.

Ver más
  • ETFs
  • sector energético
  • Sector tecnológico
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!