blog Game over?
Análisis del impacto de las crisis energética, climática y de deuda

Protestas y demografía. La marea imparable

El final de la partida está lleno de acontecimientos que presagian nuestro incierto futuro, que como en otros periodos de la historia igualmente críticos no son interpretados correctamente por las personas que los viven. Tan solo refuerzan la sensación de que las cosas no marchan bien y generan en la gente actitudes y respuestas que favorecen el enfrentamiento, la disgregación y la pérdida de confianza en el sistema, que anteceden al colapso. Repasemos las protestas sociales que están teniendo lugar por todo el mundo, de París a Hong-Kong, Quito, Beirut, Barcelona, La Paz, Bagdad, o Santiago.

 

El inicio tiene lugar en Noviembre de 2018 en Francia con el movimiento de los gilets jaunes (chalecos amarillos). El detonante fue el incremento en el impuesto de combustibles de 7,6 céntimos para el diesel y de 3,9 céntimos para la gasolina para desanimar su uso dentro de la lucha contra el cambio climático, con incrementos similares planeados para 2019. Las protestas inicialmente pacíficas pronto escalaron en violencia llegando a causar hasta el momento 11 muertos, 4.000 heridos y graves pérdidas económicas. Aunque el gobierno anunció que no implementaría la subida de 2019 y un paquete de medidas económicas para ayudar a los desfavorecidos las protestas no cesaron, aunque han perdido intensidad.

Las protestas de Hong-Kong tienen un precedente en la revolución de los paraguas de 2014 y se inician en Marzo de 2019, estallando a gran escala en el mes de Junio. Tienen como detonante la introducción de una ley de extradición que permitiría entregar a personas requeridas por la ley en China. Aunque la ley fue suspendida en Junio y retirada en Septiembre las protestas han continuado y los manifestantes reclaman cambios democráticos y una investigación de la policía. Las protestas han causado diez muertes por suicidio y más de 2000 heridos, así como graves pérdidas económicas.

Las protestas que han venido teniendo lugar en Irak contra la falta de trabajo, la situación económica y la corrupción desde Julio de 2018, estallaron con particular virulencia el 1 de Octubre de 2019 en Bagdad y otras ciudades. Pronto se convirtieron en las peores protestas que ha vivido el país en décadas, con más de 150 muertos y más de 7.000 heridos. Hay informes de francotiradores de las milicias que disparaban tanto contra los manifestantes como contra la policía, aumentando las bajas.

El 3 de Octubre estallaban las protestas en Ecuador. El detonante fue un paquete de medidas de austeridad que incluía el fin de los subsidios a los combustibles. Las protestas fueron tan violentas que el gobierno tuvo que abandonar la capital, y resultaron en 8 muertos y más de 1.300 heridos. Aunque el gobierno se tuvo que echar atrás y reinstaurar el subsidio, hay llamamientos a que las protestas continúen.

El 14 de Octubre se iniciaban las protestas en Barcelona. El detonante fue la sentencia del tribunal supremo condenando a los líderes independentistas por los sucesos de Septiembre-Octubre de 2017 que desembocaron en un referendum ilegal y la posterior declaración de independencia. Las protestas violentas resultaron en más de 800 heridos y daños por varios millones de euros. Los manifestantes exigían la anulación de la sentencia, algo que está fuera del alcance del gobierno, así como la independencia e instauración de una república catalana.

También el 14 de Octubre comenzaron los incidentes violentos entre estudiantes y policías en Santiago de Chile. El detonante fue una subida de la tarifa del metro. El número de muertos ha alcanzado ya 18, y más de 2.500 heridos. Aunque el gobierno anuló la subida de tarifa los manifestantes exigen reformas en educación, salud y pensiones, así como la dimisión del presidente y una nueva constitución.

El 17 de Octubre se iniciaba en Beirut una protesta a la que se ha denominado la revolución Whatsapp. El detonante fueron los planes de introducir nuevos impuestos en la gasolina, el tabaco y las llamadas de voz a través de internet. Aunque el gobierno detuvo la introducción de los impuestos y anunció una serie de medidas económicas, los manifestantes exigen su dimisión. Las protestas han causado cuatro muertos y cientos de heridos.

El 21 de Octubre comenzaban las protestas en Bolivia por acusaciones de fraude electoral. Aunque las protestas se volvieron violentas, llegando a quemar un edificio del consejo electoral, el número de heridos es bajo.

Nos encontramos ante una oleada de protestas sociales que, aunque cada una tiene sus propias particularidades, manifiestan un descontento generalizado cuyas raíces son comunes en gran parte del mundo. En muchos casos las protestas están protagonizadas por jóvenes que han crecido en lo que las generaciones anteriores consideran condiciones privilegiadas. También a menudo las protestas son desproporcionadas con respecto a los detonantes por lo que pillan por sorpresa a los gobiernos, que observan preocupados que revertir las medidas que originaron las protestas no tiene el mínimo efecto para desactivarlas.

Esta oleada también tiene paralelismos con la Primavera Árabe, que fue profundamente incomprendida por medios y analistas, como ya comentara en el blog. La Primavera Árabe tuvo causas económicas como suele suceder. La principal fue el alto precio del petróleo, que disparó los precios de todos los productos básicos que requieren de transporte, como la comida. El alza afectó en mayor medida a los habitantes de países sin desarrollar que emplean una mayor parte de sus ingresos en la comida y el transporte por lo que se sintieron fuertemente empobrecidos, y aquellos que vivían bajo regímenes totalitarios se revolvieron contra sus gobiernos, lo que fue aprovechado por otros países para desestabilizarles, proliferando las revoluciones, guerras civiles e intervenciones extranjeras. Nada que ver con el cuento chino del ansia de democracia. En muchos de esos países en cuanto se les deja votar libremente instalan regímenes teocráticos fundamentalistas que acaban con las libertades y tan contentos que están con ellos.

La raíz de las protestas actuales es económica y demográfica. Por un lado la resolución falsa que se le dio a la Gran Crisis Financiera de 2008 mediante el expeditivo medio de inyectar cantidades absolutamente brutales de dinero en el sistema bancario, impulsando al alza los activos financieros y creando un efecto cascada de inversiones masivas en cualquier activo que ofreciera un mínimo de rentabilidad y sin preocupación por el riesgo, porque se cuenta con la garantía de los bancos centrales. Yo creo que la mayoría de la gente no es consciente de la cantidad de dinero que se ha creado porque cuando subimos de los millones las cifras dejan de decirnos lo que significan. Por eso Demonocracy hizo un infograma en 2012 para que nos hiciéramos una idea.

Mientras que las clases media y trabajadora al no poseer activos financieros no se han beneficiado de la generosidad de los bancos centrales, la clase alta se ha enriquecido, y los super-ricos y aquellos que están situados junto a la salida de semejante cuerno de la abundancia, directivos de bancos, bancos de inversión, instituciones financieras, gestores de fondos, directivos de grandes compañías cotizadas se han hecho super-mega-ricos. Lo cual por supuesto dispara la desigualdad. Y ya es malo que la desigualdad aumente porque somos muy envidiosos aunque a los de abajo y en medio nos vaya igual, pero es que en este caso los de abajo y en medio estamos empeorando. Y claro empeorar mientras los de arriba se hacen mucho más ricos no mola. Y no es cierto que nos estén quitando nuestro dinero, como se dice, sino que ellos se benefician de las políticas de los bancos centrales y nosotros no. Y lo que pasa es que el coste de la energía está aumentando y ello hace que el precio de las cosas básicas de las que no podemos prescindir suba por encima de los salarios, que en muchos casos están clavados o bajan, porque la productividad de las empresas no está subiendo, y la pequeña y mediana empresa, que crean el grueso del empleo tampoco se benefician de la generosidad de los banqueros centrales. Por ello la mayoría de la gente detecta correctamente que desde la crisis su situación ha empeorado. Podríamos añadir a las protestas la de los jubilados que demandan que sus pensiones suban con el IPC.

No solo ha subido la electricidad, también han subido sus impuestos. Eso sí, nos siguen prometiendo que las renovables van a abaratar la electricidad.

El empeoramiento económico de la clases media y trabajadora junto con el aumento de la desigualdad es el combustible sobre el que arden las protestas. Los ciudadanos buscan un culpable, normalmente el gobierno (central) y se manifiestan contra él exigiendo no un cambio de medidas, sino un cambio radical, que en ocasiones implica un cambio de gobierno o incluso de país. Es además terreno abonado para populismos de todo tipo, pues la gente en tiempos de tribulación quiere un mesías.

Pero hay un factor de fondo adicional que explica la radicalidad violenta de los jóvenes anti-sistema, cuyo número parece ir en aumento. Y si el problema de la desigualdad y el empobrecimiento tiene difícil solución, este otro sencillamente no la tiene. Se trata de la conjunción de la deuda y la demografía, dos factores que han figurado prominentemente en la primera etapa de este blog por su gran importancia.

La deuda

En el caso de la deuda está el "problemilla" de que allá por los años 80, en vista de que la economía ya no era capaz de crecer como antaño y eso estaba creando serios problemas, se decidió de manera colegiada que la solución era endeudarse, lo que equivale a traer prosperidad del futuro al presente. La solución fue aparentemente mágica en cuanto se eliminaron las restricciones al endeudamiento. Desde mediados de los 80 hasta finales de los 90 el crecimiento fue robusto y gran parte del mundo fue feliz. Luego llegaron los estallidos de las burbujas a amargar la fiesta. Cuando empresas y ciudadanos no pudieron endeudarse más estalló todo y fueron los gobiernos los que tuvieron que endeudarse masivamente para evitar que la economía se detuviera. Y en esas seguimos, endeudándonos un poco más cada día. Supongo que nadie piensa que esa deuda se vaya a pagar, por la sencilla razón de que el crecimiento económico sigue reduciendose a pesar de todo, y para impulsar el PIB global 1€ nos tenemos que endeudar en 3€. El pagar la deuda ni se plantea, pero consecuencias ya lo creo que las habrá.

La demografía

Por el otro lado tenemos la demografía. ¿Por qué todo el mundo ignora la demografía? En la próxima década de acuerdo a la previsión del escenario intermedio de población de la ONU, la población mundial va a envejecer de manera considerable en todas las zonas económicamente relevantes. Estas son las previsiones para la década 2020-2030 analizadas en el blog Econimica:

Europa Occidental:
En edad de trabajar: -13 millones
Mayores de 65: +19 millones

Europa Oriental:
En edad de trabajar: -16 millones
Mayores de 65: +9 millones

Asia Oriental:
En edad de trabajar: -80 millones
Mayores de 65: +125 millones

Norteamérica + Australia + NZ:
En edad de trabajar: +4 millones
Mayores de 65: +20 millones

Sudamérica:
En edad de trabajar: +19 millones
Mayores de 65: +18 millones

Resto del Mundo (poca importancia económica):
En edad de trabajar: +402 millones
Mayores de 65: +94 millones

Total en las regiones económicamente importantes:
En edad de trabajar: -86 millones
Mayores de 65: +191 millones

El número de emigrantes globales por década es de aproximadamente 30 millones y solo una parte se dirige a las regiones económicamente importantes.

Para que nos quedemos en la precaria situación de pensiones en la que estamos hacen falta 3 nuevos trabajadores por cada nuevo pensionista y lo que vamos a tener es que por cada dos pensionistas que se incorporen vamos a perder un trabajador. Seguro que la solución es que la constitución obligue a que las pensiones se revaloricen con el IPC.

A lo que hay que añadir el efecto tan negativo que el cambio demográfico tiene sobre la economía. Las personas mayores gastan poco, invierten poco y consumen poco, pero demandan mucho gasto social en salud y cuidados. Una economía necesita incremento de consumidores para crecer, lo que se llama el dividendo demográfico, porque los jóvenes necesitan de todo, casa, muebles, aparatos, coche, educación para sus hijos y son los que más gastan y se endeudan y requieren poco gasto social. La economía global ha ido creciendo impulsada en parte por el dividendo demográfico. Ahora que la economía apenas crece y solo a base de deuda, el dividendo se transforma en una carga demográfica que la va a terminar de hundir como una marea que sube lenta e inexorablemente. Eso no hay quien lo evite. La economía irá dejando de funcionar sí o sí, no importa lo mucho que la dopen con dinero.

Y los jóvenes son conscientes del papel que se les ha asignado en este drama. Tienen que pagar la deuda que no disfrutaron y como no pueden, sufrirán las consecuencias. También tienen que pagar las pensiones de las hordas de viejos que les han dejado un mundo en el que tienen un futuro muy negro con una economía en decrecimiento y pobreza energética. Lo saben porque no paramos de hablar de la deuda y de la insostenibilidad del sistema de pensiones cuando ellos ni siquiera encuentran trabajo. Yo creo que no se lo deberíamos haber dicho porque eso es lo que hace que cada vez más se cisquen en el sistema y cojan las antorchas para quemarlo todo. Y el drama vendrá el día en que en vez de ir contra el gobierno vengan contra nosotros y nos saquen de las residencias para colgarnos de las farolas.

Vivimos tiempos interesantes.

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

  1. #1

    Francisco Llinares

    Un placer que vuelvas a escribir en el blog.

  2. #2

    Knownuthing

    en respuesta a Francisco Llinares
    Ver mensaje de Francisco Llinares

    Gracias Francisco, un saludo.

  3. #3

    Josehga

    Los problemas del mundo actual no son mayores que los que ha habido en otras épocas; siempre ha habido muchos problemas en el mundo. El único problema que es realmente nuevo, y el más preocupante, es el cambio climático y en general el deterioro masivo del medio ambiente, fruto de dos siglos de crecimiento exponencial de la población, la producción, la contaminación, el consumo... que obviamente no puede continuar así mucho tiempo más. La civilización humana podría morir de éxito, entonces. De hecho, todas las civilizaciones han eclosionado en ocasiones anteriores, no volviendo a recuperarse nunca o tardando muchos siglos en hacerlo. La única diferencia es que ahora la civilización es global.

  4. #4

    Knownuthing

    en respuesta a Josehga
    Ver mensaje de Josehga

    Los problemas del mundo actual no son mayores que los que ha habido en otras épocas

    Bueno, esa es tu apreciación de la que yo disiento.

    ¿Cuando desde que se inventó el capitalismo se había quedado la economía atrapada en una situación de intereses negativos? Esto ya no es capitalismo puesto que los intereses negativos implican que el capital no se valora.

    ¿Cuando en la historia de la humanidad el grupo de gente por encima de los 65 años ha aumentado por encima del 20% mientras que el grupo de gente en edad de trabajar disminuía? La inversión de la piramide de población que está teniendo lugar en gran parte del mundo no tiene precedentes.

    Lo que está pasando con la deuda y las inyecciones de liquidez sí tiene precedentes, aunque a una escala mucho menor, y ha terminado siempre fatal.

    Y en cuanto a la disminución de los recursos que sostienen a una civilización, los precedentes indican que las civilizaciones colapsan cuando eso pasa. El riesgo de que eso nos pase a nosotros es muy alto, pues es evidente que nuestra expansión en un planeta con límites también los tiene.

    El único problema que es realmente nuevo, y el más preocupante, es el cambio climático

    Este es el que no es nuevo, el clima siempre ha estado cambiando. El periodo cálido romano, el periodo frio de la edad oscura, el periodo cálido medieval, la pequeña edad de hielo. Y el calentamiento no es preocupante. El enfriamiento lo sería.
  5. #5

    Josehga

    en respuesta a Knownuthing
    Ver mensaje de Knownuthing

    Japón lleva más de 30 años en un entorno de población estable y tipos cero y no les va tan mal, siguen con pleno empleo y una economía con un crecimiento moderado. Podría ser igual en la Unión Europea. Es un riesgo, pero es difícil saber lo que pasará en el futuro cercano. Quizá la mayor parte del trabajo lo realicen las máquinas y los ordenadores y no sea tan problemático que haya poca gente en edad de trabajar. Quizá sea más un problema de redistribución de riqueza, dado que cada vez está más concentrada en una ínfima minoría.
    El clima siempre ha estado cambiando, pero esos cambios que mencionas no fueron ni tan intensos, ni tan rápidos, ni afectaron a todo el planeta como el cambio actual; ni tampoco fueron provocados por unos niveles de CO2 antropogénicos que no van a parar de crecer. Fueron provocados por erupciones volcánicas o alteraciones de la actividad solar, es decir por hechos puntuales, no por una situación que no hay quien la pare; y si la paramos, nos cargamos nuestra civilización, porque está basada en los combustibles fósiles. Con respecto a que el calentamiento no es preocupante, eso no lo podemos saber, ya que nadie sabe cómo será el clima en treinta años. Pero no es sólo el cambio climático, es el desastre medioambiental que se nos echa encima, dado que consumimos el doble de recursos que el planeta produce en un periodo de tiempo, y eso pasa factura. El crecimiento exponencial de la población, el consumo, la contaminación, la producción, el comercio, que lleva dos siglos... ¿realmente crees que puede seguir un siglo más? Haría falta otro planeta, y de momento no tenemos la capacidad de colonizar un supuesto planeta habitable. La solución, si la hay, necesariamente pasa porque la reducción de la natalidad, que ya experimentan algunos países, la experimente el resto del mundo, y el capitalismo se adapte a una situación más estable, porque lo del crecimiento infinito ya no hay quien se lo crea. Yo no creo que esto tenga solución, sinceramente, porque para cuando los países del tercer mundo lleguen al nivel europeo, con un cambio demográfico completado (natalidad y mortalidad infantil bajas, esperanza de vida alta) y cierta concienciación ecológica, el sistema puede haber caído.

  6. #6

    Knownuthing

    en respuesta a Josehga
    Ver mensaje de Josehga

    Japón es un país exportador, con unos trabajadores de los más productivos del mundo, y con una tasa de ahorro de su población que era de las más altas del mundo. Y mientras Japón estaba así, el resto del mundo seguía creciendo y por tanto comprándoles los productos. Buena parte de la deuda de Japón está en manos de sus ciudadanos. El ejemplo de Japón no se aplica a casi ningún país, y si el problema económico se vuelve global nadie va a poder aguantar de la manera que lo ha hecho Japón porque no se podrá vender a los demás.

    Sabemos poco de como cambiaba de rápido el clima en el pasado por que los indicadores son de baja resolución así que no podemos afirmar con seguridad que el cambio actual es más rápido y más intenso que otros. Lo que sí sabemos es que el cambio climático de los últimos 200 años no ha superado la variabilidad normal del Holoceno, porque nos lo dice la situación de los glaciares que estaban mucho más reducidos hace 6000 años, y nos lo dice la línea de bosque, que llegaba más arriba en las montañas hace 5000 años.

    Por ejemplo, Raquel Cunill y colaboradores, de la Universidad Autónoma de Barcelona nos dicen que en la vertiente sur de los Pirineos: "los métodos pedoantracológicos han demostrado que los árboles se encontraban anteriormente presentes a 2.463 m de altitud al menos, y que una masa arbórea más densa estaba presente a 2.400 m durante el Holoceno. Este hecho contrasta con la línea de árboles actual situada a 2.000 m en el transecto de este estudio."
    Cunill, R., Soriano, J. M., Bal, M. C., Pelachs, A., & Pérez-Obiol, R. (2012). Holocene treeline changes on the south slope of the Pyrenees: a pedoanthracological analysis. Vegetation history and archaeobotany, 21(4-5), 373-384.

    El planeta estuvo más caliente hace 6.000 años, y similarmente caliente hace mil. Sabemos con certeza que estamos en el punto más caliente desde hace 600 años, pero es que el clima también es mucho mejor para nosotros que hace 300 años.

    Y ojalá supiéramos como va a ser el clima del futuro, pero no lo sabemos, y parte del problema es que hay un montón de listos financiados con dinero público que dicen que sí lo saben cuando no tienen ni idea. Y dicen todo tipo de barbaridades que está clarísimo que no van a pasar. Lo que pasará y está pasando es que hay gente que se está haciendo de oro con el tema, porque el clima cada vez mueve más dinero.

    El desastre medioambiental te lo reconozco, y está claro que es debido en su mayor parte al crecimiento de la población, pero si dedicamos nuestros recursos al tema del clima, que no es un problema, ¿en qué ayudamos a resolver el problema medioambiental?

  7. #7

    Knownuthing

    La última noticia es que ha dimitido el primer ministro de Líbano como consecuencia de la revolución de Whatsapp. En su discurso televisado ha manifestado que el país se encuentra en un callejón sin salida.

    Líbano tiene un endeudamiento del 155% de su PIB y todo indica que su economía se encuentra al borde de la quiebra. Francia y EEUU querían que el primer ministro siguiera porque temen un rebrote del faccionalismo que tanto daño le ha hecho al Líbano en el pasado.

    https://www.elmundo.es/internacional/2019/10/29/5db84936fdddff1c078b464c.html

  8. #8

    Fleischman

    Lo bueno es que el problema de la demografía "soluciona" el problema de las protestas, cuando ya no haya chavales para llevar antorchas.

    ¿Alguien se imagina estas protestas en Zamora o Soria? De hecho, también se solucionará el problema de pensiones, cuando tampoco quede ningún pensionista para cobrarlas. ¿El problema de los topillos? ¡Solucionado! Pues tampoco habrá agricultores... :)

    Ah, y por cierto, ¿es que la clase media no trabaja? ;)