¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Fondos Mutuos - AGF

Mejores fondos mutuos y AGF en Chile

¿Cómo elegir un fondo mutuo?

Sergio M. Ferro, CFA
Analista de Selección de Activos en BCI Asset Management.


Ahorrar es importante, pero tener muchas opciones para invertir este ahorro puede ser una experiencia paralizante. Muchas personas no tienen el tiempo o la experiencia para manejar sus inversiones en el día a día, por lo que los fondos mutuos, que son conjuntos de activos que aglomeran los aportes de varios inversionistas bajo la vigilancia de un equipo de profesionales de inversiones, surgen como una opción sensata. Los fondos mutuos tienen la posibilidad de invertir en bonos, acciones e inversiones alternativas (por ejemplo, finca raíz), al tiempo que pueden negociar precios a un nivel que resulta difícil de alcanzar para el inversionista común. Adicionalmente, la competencia entre diferentes profesionales de inversión garantiza la búsqueda de un buen retorno, sujeto desde luego a los riesgos inherentes a las acciones, bonos o activos alternativos que componen el fondo mutuo. 

 

¿Cómo elegir un fondo mutuo?


Los fondos mutuos también cuentan con algunos beneficios tributarios para fomentar el ahorro, según la Ley de Impuesto a la Renta (Decreto de Ley Nº 824) y Ley única de Fondos (Ley N° 20.712). Por ejemplo, no se constituye como renta el mayor valor obtenido en el rescate de fondos que inviertan al menos un 90% de su cartera en valores que cumplan ciertas condiciones (e.g. presencia bursátil). Al mismo tiempo, la comisión cobrada por el fondo está exenta de IVA. 


¿Cuánto quiero ganar?

La elección de un fondo mutuo tiene un componente objetivo, y un componente subjetivo. El componente objetivo es la relación proporcional entre riesgo y retorno. Una inversión más incierta o volátil debiese pagar más en su promedio de largo plazo. Esta es la razón por la cual, en el último siglo, las inversiones en acciones en el mercado estadounidense han tenido un retorno superior por año de entre 3.5 y 5.5 puntos porcentuales frente a las inversiones en bonos. Dicho esto, desde 1980 los bonos han tenido un mejor retorno que las acciones en 10 ocasiones. En estos años en particular, los inversionistas en acciones tuvieron retornos muy bajos, o incluso negativos, reflejando el riesgo de invertir en acciones. No porque un activo luzca más riesgoso será necesariamente más rentable, y existen casos en los que empresas que cotizan en bolsa han quebrado y los inversionistas han perdido todo su dinero. Esto es, con el tiempo cualquier activo individual puede tornarse riesgoso. Este riesgo del mercado se compensa con un mayor retorno promedio para un conjunto de inversiones en un horizonte de tiempo largo.  


Otra forma de ver la ley de riesgo retorno corresponde a nuestras propias decisiones sobre el futuro. Ante un panorama incierto, las personas están dispuestas a pagar más por activos que mantienen su valor o protegen el patrimonio que por activos donde se puede perder dinero. Esta es la razón por la cual pagamos por un seguro de auto (aquí recibo un monto fijo en caso de pérdida), pero exigimos un pago (en dividendos o crecimiento de la inversión) al invertir en una empresa automotriz. En el primer caso se reduce la incertidumbre futura, mientras que en el segundo, aumenta en comparación con mantener el dinero en efectivo. 


La última pieza en el componente objetivo es la diversificación. Esto es, una combinación de activos tiene en promedio un mejor retorno para un mismo nivel de riesgo. En términos más simples, invertir en una combinación de bonos y acciones puede implicar escenarios donde el buen desempeño de un tipo de inversión compensa las pérdidas en otras inversiones del portafolio. Este descubrimiento, junto con técnicas para encontrar el mayor rendimiento dado un nivel de riesgo, implicó la entrega del Premio Nobel de Economía para Harry Markowitz, William Sharpe y Merton Miller en 1990. 


Así, el objetivo de un equipo de profesionales que maneja fondos mutuos es seleccionar la mezcla de activos que generará mayores retornos que la competencia, a un riesgo mínimo según la combinación de activos. Los fondos mutuos también compiten en términos de comisión, por lo que el inversionista debe preguntar la estructura de costos y buscar entender porque algunos pueden cobrar comisiones más altas. Por ejemplo, la operación de un fondo internacional es más costosa que la de un fondo local.  
Una vez definido el objetivo de retorno y riesgo, el inversionista puede hacer un monitoreo de su inversión junto con su profesional de inversiones para evaluar el cumplimiento (o incumplimiento) de dicho objetivo, ante lo cual se puede evaluar si tomar utilidad, limitar la pérdida o cambiar a un nuevo fondo mutuo que ofrezca un mejor perfil de retorno y riesgo.  


Ante un conjunto de fondos mutuos y sus respectivos riesgos asociados, la decisión de cual elegir se vuelve más subjetiva, es decir que cada inversionista es un caso aparte según su capacidad e intención de tolerar riesgo para alcanzar su objetivo de rentabilidad. 


¿Cuánto puedo y estoy dispuesto a perder?

La capacidad de tolerar riesgo de una persona está determinada por su músculo financiero y horizonte de tiempo. Esto es, una persona con mayor afluencia tiene más recursos para aguantar la volatilidad del mercado sin que esto afecte su calidad de vida. Al mismo tiempo, un dinero que no se necesita inmediatamente puede invertirse en activos más rentables, pero que son más difíciles de vender llegado el momento de rentabilizarlos, como por ejemplo un fondo inmobiliario. De hecho, existen fondos que piden plazos mínimos antes de retornar el dinero, en cuanto se conforman de activos que tienen menor liquidez y en los cuales desarmar una posición puede tomar más tiempo. Estos fondos no son recomendables para personas que vayan a necesitar su dinero rápidamente, por ejemplo para pagar a educación de sus hijos o que puedan tener imprevistos médicos. El inversionista debe tener clara cuál va a ser la disponibilidad de su dinero cuando invierte en un fondo mutuo.


Otro factor importante es el monto mínimo de inversión. Por ejemplo, los fondos inmobiliarios o de capital privado requieren realizar grandes inversiones en sus compras de activos, por lo que requieren un monto mínimo de inversión. Dicho esto, la oferta de fondos que no piden un monto mínimo considerable es cada vez más amplia.  
Por otra parte, la intención de tomar riesgo depende de la personalidad del inversionista. Dos personas con igual afluencia y horizontes de tiempo pueden diferir en su personalidad. Por ejemplo, las personas que han hecho su propia fortuna tienden a ser más arriesgados que quienes han heredado, y pueden presionar a su asesor financiero para que les ofrezca opciones de inversión más arriesgadas, pero que en un buen escenario pueden darles mayor rentabilidad. Por otro lado, personas cuyo trabajo tiene ingresos y duración más estables (igual que un bono) pueden sentirse más seguras al momento de invertir en activos riesgosos, mientras que un empleado cuyos ingresos o duración son más inciertas, puede tratar de estabilizar sus ganancias vitalicias invirtiendo sus ahorros en bonos o acciones de grandes compañías, que les dan un flujo de ingresos más estable que el que logran con su trabajo. 


Es una obligación de los profesionales de inversiones realizar encuestas a potenciales inversionistas sobre su capacidad e intención de tolerar los riesgos intrínsecos a los fondos mutuos. Dicho esto, cada quien es mejor jurado de sí mismo, y una evaluación concienzuda de experiencias pasadas, como negocios o inversiones exitosas (y fallidas) así como la reacción frente a estas situaciones es un mejor indicador sobre nuestra posición frente al riesgo que una encuesta bien intencionada pero genérica. 
Estas no son reglas escritas en piedra, y por esto vale la pena insistir en que la asesoría del profesional de inversiones debe realizarse caso por caso. Por ejemplo, se recomienda que las personas de mayor edad inviertan en activos menos volátiles. Sin embargo, si esta misma persona tiene una mayor afluencia, o ya cuenta con rentas vitalicias o inversiones en finca raíz que le generen un flujo de ingreso más estable, nada le impide buscar invertir una parte de su portafolio en activos de mayor riesgo. 

En conclusión, la amplia oferta de fondos mutuos en el mercado implica que cada persona puede encontrar una opción que se acomoda a su horizonte de tiempo, sus objetivos de rentabilidad y su perfil de riesgo. Entidades que ofrecen retornos inflados bajo la ilusión de que no existe riesgo, y sin asesorar a sus clientes sobre sus capacidades de tomar y tolerar la incertidumbre asociada al mercado de inversiones, no pueden equipararse con un equipo profesional de inversiones que se preocupa por mantener una relación recurrente con sus clientes. Aquí aplica la máxima de que no hay preguntas tontas, sino tontos que no preguntan.  

 

Mi Caso 

El año pasado recibí una bonificación que no necesitaba gastar de inmediato, pero que era posible que tuviese que usar un año después. Estimé que podía perder hasta un 10% del dinero y recuperarlo sin mayor problema ahorrando de mi salario, por lo que en términos de perfil de riesgo podía buscar un fondo de corte arriesgado. Al mismo tiempo, mi experiencia pasada ha implicado algunas inversiones que han ido bien, y otras mal, con horizontes de hasta tres años invirtiendo 100% en acciones. Al ser un horizonte más corto decidí invertir 50% en un fondo balanceado entre bonos y acciones, y la otra mitad en un fondo más arriesgado buscando retornos en un escenario de recuperación en Brasil. Durante el año, el fondo de Brasil perdió valor en algunos meses pero eventualmente lo recuperó y en total obtuve un retorno cercano al 5%. 

 

DISCLAIMER: ESTE ARTÍCULO REFLEJA UNICAMENTE MI OPINIÓN Y EN NINGUN CASO COMPROMETE LA POSICIÓN DE BCI ASSET MANAGEMENT NI SUS ASOCIADOS. LAS INVERSIONES DE LAS QUE SE HABLA EN ESTE ARTÍCULO PUEDEN O NO ESTAR CONTENIDAS EN LOS FONDOS OFRECIDOS POR BCI ASSET MANAGEMENT. 

Guía para principiantes en fondos mutuos

Si quieres conocer todas las claves para comenzar a invertir en fondos mutuos aquí podrás descargarte una guía con la información sobre qué son los fondos mutuos, ventajas, riesgos, costos...

  • ¿Qué es un fondo mutuo?
  • ¿Cómo funcionan las series de fondos?
  • ¿Cómo tributan los fondos mutuos?
  • ¿Cuáles son los perfiles de riesgo de cada fondo mutuo?
  • ¿Cuáles son los costos por invertir en fondos mutuos?

Descargar guía 

 

  1. #1

    gabrielgf

    Si ya he invertido en un fondo mutuo pero ahora quiero rescatar mi dinero, cuáles son los pasos a seguir?

  2. #2

    Sm.Ferro54

    en respuesta a gabrielgf
    Ver mensaje de gabrielgf

    Pregunta como es el proceso donde tienes el fondo, pero debiese ser sencillo. En mi caso hice todo por Internet y a los tres días tenía el dinero.

  3. #4

    Sm.Ferro54

    en respuesta a alexiscl
    Ver mensaje de alexiscl

    Alexis, depende de los activos que componen el fondo. Por ejemplo, un fondo de inversión en capital privado puede tener mejores retornos que un fondo mutuo que replica el IPSA, pero también tienes mayores riesgos, y en ciertas situaciones puedes perder más. Por eso hay que pensar siempre en términos de riesgo-retorno y asesorarte bien para ver que te conviene más.

Autor del blog

Envía tu consulta