Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Fidelity: Perspectivas del nuevo gestor del FF America Fund

Ángel Agudo asumió la gestión del Fidelity Funds America Fundcomienzos de junio. Ángel es un contrastado inversor en bolsa estadounidense y ha ofrecido a los inversores resultados en el primer cuartil de rentabilidades a lo largo de su gestión al frente del Fidelity American Special Situations Fund. En este informe Ángel describe su enfoque detallado de la inversión de estilo "valor" en EE.UU., donde cree que existen oportunidades atractivas para especialistas en selección de valores. Algunas de las acciones que le gustan son posibles objetivos de adquisición y deberían beneficiarse del progresivo retorno de la confianza en las operaciones corporativas en EE.UU. 
 

¿CÓMO VE EL MERCADO ESTADOUNIDENSE? 

El mercado estadounidense no está caro hoy día y el entorno macro está mejorando. Un PER de 17 es exactamente el nivel donde debería estar el mercado y, a la vista del ROE del 15%, podemos decir que el mercado opera de forma eficiente. 
 
Es cierto que el peso de los beneficios empresariales después de impuestos de EE.UU. como porcentaje de la renta nacional es elevado. Sin embargo, si excluimos las empresas enfocadas en el mercado internacional en los sectores de tecnología y farmacia -así como las empresas industriales con centros de producción en Asia y China- y nos centramos en las empresas estadounidenses, ese porcentaje, aunque se encuentra en la parte alta, sigue estando dentro de la horquilla histórica. 
 

¿Por qué son tan altos los márgenes en EE.UU.? 

  1. Los impuestos han descendido: Las empresas han optimizado y empleado los créditos fiscales derivados de la crisis financiera. 
  2. Los balances están saneados: La deuda neta es baja y la financiación está barata. 
  3. No hay inflación salarial: Durante los últimos siete años las empresas se han beneficiado más del sistema que los trabajadores. Aunque la tasa de paro está descendiendo, la tasa de participación sigue siendo relativamente baja, lo que significa que apenas existen perspectivas inmediatas de inflación salarial. 
Las empresas están usando sus balances saneados para a) aumentar los dividendos y las recompras de acciones; b) elevar la inversión empresarial desde los bajos niveles actuales (sin olvidar que la inversión en TI es elevada, pero a menudo no se incluye en los volúmenes totales de inversión empresarial); y c) embarcarse en operaciones corporativas, que están aumentando su número en el mercado estadounidense.
 
 
 
Actividad corporativa Estados Unidos. Fidelity
 
 

¿ESTÁN VOLVIÉNDOSE A HACER UN HUECO LAS OPERACIONES CORPORATIVAS EN LA AGENDA DE LAS EMPRESAS? 

Tras años de recortes de costes las empresas podrán incrementar la capacidad comercial y productiva a través de adquisiciones. Probablemente estemos en el punto medio del ciclo y, por lo tanto, hay margen para que siga habiendo operaciones corporativas, como ilustra el gráfico 1 en la página anterior. 
 
Yo me centro en acciones infravaloradas, lo que significa que a menudo se da una confluencia natural entre las empresas que encuentro atractivas y las que acaban siendo objetivos de operaciones de compra. De hecho, el Fidelity American Special Situations Fund y el Fidelity Funds America Fund se han beneficiado históricamente de la actividad corporativa, y un buen ejemplo de ello es la reciente adquisición de la empresa especializada en ventas y marketing de fármacos Forest Labs por parte de Actavis. 
 

¿CÓMO DESCRIBIRÍA SU ESTILO DE INVERSIÓN? 

Mi objetivo es comprar empresas considerablemente infravaloradas bajo supuestos "normalizados" y "conservadores". Las tendencias, la estructura sectorial y el entorno competitivo son más importantes para mí que los resultados trimestrales o los catalizadores. Mi objetivo es conseguir rentabilidades superiores en diferentes entornos de mercado creando una cartera de valores en diferentes fases de su proceso de recuperación. 
 
Prefiero empresas que han pasado por periodos de mal comportamiento en bolsa, donde se da poco valor a su recuperación y donde existe un recorrido alcista importante y un recorrido bajista limitado desde un punto de vista relativo. Para aprovechar el recorrido al alza, estoy dispuesto a considerar el valor futuro de una acción en el plazo de 3 a 5 años. 
 
Me centro exclusivamente en las empresas que son atractivas y puedo dejar de lado las áreas del mercado que no encuentro interesantes. Por lo tanto, centro mis esfuerzos en unas 200 acciones a la vez y llevo un seguimiento estrecho de ellas. Mi requisito previo fundamental es que las empresas que analizo deben tener probabilidades mucho más altas de batir al mercado. 
 
Aplico un riguroso marco de gestión del riesgo que se concentra en el tamaño de las posiciones ajustado por mi nivel de convicción en el valor, la volatilidad y la correlación con otras posiciones de la cartera. Dado que tomo muchos riesgos en los valores, la cartera debe estar extremadamente bien equilibrada. 
 

¿CÓMO ANALIZA LOS VALORES? 

Lo primero que hago cuando analizo acciones es evaluar el potencial bajista, ya que quiero saber qué recorrido a la baja máximo tiene cada valor. Me fijo en los niveles mínimos de los márgenes y los múltiplos, cualquier activo oculto en el balance de la compañía y el valor de los negocios de la compañía si opera en un área donde podrían darse fusiones y adquisiciones. 
 
Busco protección frente a caídas analizando varios aspectos, como la protección que podría ofrecer el flujo de caja, el conjunto de los activos de la compañía y su posición competitiva. 
 
Busco potencial alcista en cómo una empresa explota su balance, en crecimientos no reconocidos por el mercado, en el atractivo de la empresa desde el punto de vista de una fusión o adquisición y en la fase del ciclo en que se encuentra la compañía. El análisis que realizamos se centra en la estructura del sector, la normalización de los márgenes, las tendencias del capital invertido, el uso del capital y los programas de incentivos al equipo gestor. 
 
Calculo escenarios bajistas y alcistas para todas las acciones de la cartera. Quiero controlar las pérdidas en cada acción, por lo que el tamaño de las posiciones dependerá del potencial bajista que haya determinado. Por ejemplo, si en mi evaluación del potencial bajista de un valor sale un 30%, entonces no invertiré más del 3% de la cartera en esa empresa (las posiciones del fondo van del 1% al 5%). También evito invertir en grupos de acciones que se mueven por efecto de una única tendencia o catalizador y para ello analizo en profundidad las correlaciones entre los diferentes valores. 
 

¿EN QUÉ PLAZO HARÁ LA TRANSICIÓN PARA QUE EL FONDO TENGA LA CARTERA QUE DESEA? 

Ya existe un gran porcentaje de similitud entre los dos fondos, ya que la mitad de los valores del Fidelity American Special Situations forman parte del Fidelity Funds America Fund y me siento muy cómodo con la configuración que presenta la cartera. Por lo tanto, haré una transición muy progresiva durante el año y usaré la rotación natural para aplicar mi visión. 
 

Fidelity America posiciones

¿PODRÍA DAR UN EJEMPLO DE UNO DE SUS VALORES FAVORITOS? 

La primera vez que pensé en invertir en Microsoft fue a comienzos de 2013, cuando el valor cotizada a 26-28 dólares. En esos momentos, la percepción era que la dirección no lo estaba haciendo bien y, aunque el balanc
e era sólido, se mantenía una gran cantidad de tesorería fuera de EE.UU. y se pensaba que era improbable que esa tesorería se repatriara para tomar medidas que crearan valor para el accionista. Apple dominaba el mercado de consumo y estaba ganando terreno en los mercados empresariales, la Xbox no iba bien y Bing estaba perdiendo dinero. Mi evaluación del potencial bajista usando los supuestos más pesimistas era de tan solo el 10%. Sin forzar el escenario alcista, pero suponiendo que las aplicaciones de software para la nube tienen un valor elevado a largo plazo, que se produciría cierta recuperación en los productos Xbox y que se devolvería parte de la tesorería a los inversores a través de recompras de acciones, llegué a la conclusión de que el precio objetivo sería 46 dólares. Por lo tanto, tomé una posición considerable en el valor, que cotiza actualmente ligeramente por debajo de los 45 dólares por acción (a 22 de julio de 2014). 
 

¿CONFÍA EN PODER SEGUIR ENCONTRANDO ACCIONES ATRACTIVAS INFRAVALORADAS EN EE.UU.? 

En el mercado actual existen menos oportunidades infravaloradas obvias para invertir tras el periodo de ganancias bursátiles sostenidas y mejoras de los márgenes de beneficios que hemos vivido. Sin embargo, el tamaño y la diversidad del mercado estadounidense, las decepciones puntuales en el plano de los beneficios y las noticias a corto plazo siguen creando oportunidades atractivas para los especialistas en selección de valores como yo. 
 
Aunque los beneficios de las empresas estadounidenses están en máximos históricos y podrían experimentar cierto grado de retorno a la media, deberíamos recordar que gran parte de ello ocurre por efecto de las grandes multinacionales. La rentabilidad en las empresas centradas en el mercado interno está en niveles acordes con las medias históricas y esto permite albergar expectativas de nuevos crecimientos de los beneficios en el futuro. 
 
Podemos apreciar que la confianza de las empresas estadounidenses sigue aumentando y parece haber una mayor disposición de las empresas a explotar sus balances rebosantes de efectivo en forma de operaciones corporativas que incrementen el valor. Esta tendencia podría ser otro factor favorable para los mercados durante el segundo semestre de 2014.
 

¿Quién es el nuevo gestor del Fidelity Funds America Fund?

Ángel Agudo Fidelity America
Ángel Agudo asumió la gestión del Fidelity Funds America Fund a comienzos de junio. También sigue al frente del Fidelity American Special Situations, que gestiona desde diciembre de 2012. 
 
Ángel Agudo es gestor de carteras de renta variable estadounidense desde 2011. Anteriormente, gestionó el Fidelity Funds Global Industrial Fund. Se incorporó a Fidelity en 2009 como analista dentro del equipo de renta variable europea. 
 
Antes de cursar su MBA, trabajó en el área de informática y operaciones de LVMH y en el área de ventas y diseño de equipos médicos de Orla. Ángel realizó un MBA por el IMD de Lausana y es licenciado en Ingeniería Mecánica por ICAI.
 
 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar