Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
¿Qué conclusiones extraen los analistas de Fidelity? Tendencias y grandes argumentos de inversión

¿Qué conclusiones extraen los analistas de Fidelity? Tendencias y grandes argumentos de inversión

Esta encuesta a los analistas de renta variable y deuda corporativa de Fidelity constituye un barómetro de la confianza empresarial y señala algunas oportunidades de inversión interesantes identificadas por nuestro equipo de análisis. La encuesta recogió las respuestas de 128 analistas que cubren todas las regiones y sectores, a quienes se pidió que comentaran sobre temas tales como los planes de inversión y de operaciones corporativas de las empresas, los costes energéticos y salariales, la gestión del balance, la legislación y el gobierno corporativo. Se complementa con varias conversaciones con responsables de análisis para verificar tendencias y grandes argumentos de inversión en los diferentes países, sectores y clases de activos. 
 
El estudio no es en absoluto exhaustivo, sino que está pensado para destacar algunas de las cuestiones que más afectan a las decisiones de inversión en el momento de su redacción. Nuestros analistas están constantemente verificando la buena salud de las empresas que cubren y van actualizando sus recomendaciones en consonancia, lo que supone una ventaja clave del enfoque de inversión activa de Fidelity. 
 
Fidelity
 

Aumenta la confianza de los equipos directivos, medidas favorables a los accionistas 

  • Ha aumentado la proporción de empresas que son optimistas de cara al próximo año, lo que refleja la fortaleza de la recuperación hasta el momento, así como un retorno a condiciones “normales”, y las primeras señales de regreso de la confianza de los inversores tras un periodo prolongado de incertidumbre y cautela en los equipos directivos. 
  • Están apareciendo señales alentadoras de recuperación de la inversión empresarial desde unos niveles históricamente bajos, pero los plazos no están claros (este año o el siguiente) y probablemente sean modestas en un primer momento. La mayor parte de las empresas todavía está invirtiendo para mantenerse, en lugar de para crecer. 
  • Se prevé que las operaciones corporativas marquen los mercados de renta variable y renta fija; además, otra de las principales conclusiones es que se espera un crecimiento de los dividendos liderado por los valores del sector financiero y sanitario. 
  • Para los inversores en bonos corporativos, el ciclo crediticio está madurando; así, los fundamentales se están deteriorando y las valoraciones ajustando. El “riesgo de acontecimientos” será un rasgo cada vez más dominante que traerá consecuencias tanto positivas como negativas para las empresas afectadas. 
  • Las perspectivas se definen muy bien con el término “optimismo cauto”. Aunque se está dando salida a la tesorería acumulada en los balances, actualmente se está destinando sobre todo a completar fusiones y adquisiciones de negocios complementarios que son favorables a los accionistas y a aumentar el dividendo, en lugar de incrementar con fuerza la inversión empresarial.

 

 

 

Los mercados desarrollados, mejor que los emergentes; la economía del conocimiento bate a los activos tangibles; EE.UU. sobresale por encima del resto 

  • Los fundamentales son claramente más favorables a los mercados desarrollados que a los emergentesEE.UU. destaca en el cómputo global como la región más fuerte y se sitúa en cabeza en los resultados de la encuesta relativos a confianza empresarial, perspectivas de la inversión empresarial, crecimiento del dividendo y salud financiera. Las valoraciones de algunos mercados desarrollados y emergentes reflejan en parte estas divergentes perspectivas. 
  • Japón se sitúa en cabeza en lo que respecta a las expectativas de rentabilidad sobre el capital; así, se espera que las reformas económicas del primer ministro Abe ejerzan una influencia positiva en los equipos directivos de las empresas e incrementen las tasas de rentabilidad sobre el capital, que históricamente han ido a la zaga de otros mercados. Japón también destaca en lo que respecta a la inversión empresarial, ya que en este mercado la inversión de las empresas se ha destinado principalmente a crecer, y no tanto a mantenerse.
  • Los sectores con gran peso de la propiedad intelectual como la salud y la tecnología, que están bien representados en los mercados desarrollados, salen mejor situados que los materiales y la energíaSe espera que los sectores de farmacia y TI den un impulso a la rentabilidad sobre el capital, mientras que se prevén descensos en energía y materiales. 
  • Las economías en desarrollo están buscando un nuevo modelo de crecimiento ahora que el superciclo de las materias primas se ha agotado y el crecimiento chino se está moderando. Esto ha provocado un retorno de la heterogeneidad subyacente de los mercados emergentes y hará que los factores específicos de los sectores y los valores de estas regiones adquieran mayor importancia. China sigue siendo un argumento sólido en el que están ganando peso las reformas estructurales y el consumo interno, en detrimento del crecimiento de las exportaciones. 
 

El análisis será clave en este entorno más diferenciado 

  • La incertidumbre en el plano político y la volatilidad del mercado han caído hasta niveles más estables e históricamente más normales durante los últimos 18 meses, un factor que ha facilitado la recuperación sostenida de las Bolsas. Sin embargo, existe una nueva normalidad en muchas áreas en forma de mayor supervisión de los reguladores y los gobiernos, lo que puede ser un obstáculo en algunos sectores. 
  • Los equipos directivos ya no están preocupados por esos grandes riesgos extremos que en el pasado sembraron la incertidumbre en sus procesos de toma de decisiones, como el riesgo sistémico financiero y el contagio. 
  • Eso está animando a las empresas a volver a invertir, aunque con lentitud, y ayudará a crear un entorno más diferenciado y basado en los fundamentales en el que el análisis ascendente puede dar una ventaja a los inversores. 
  • La Bolsa volverá a recompensar a las empresas que mejor inviertan su capital a medida que vaya diferenciando de forma más clara a los ganadores y perdedores en lo que respecta a la creación de valor para el accionista. 
  • Desde la perspectiva de la renta fija, el ciclo crediticio se encuentra en un proceso de maduración: el apalancamiento está incrementándose y las valoraciones se van ajustando. El riesgo de acontecimientos será el tema dominante para los inversores en deuda corporativa durante los próximos doce meses y eso dará lugar a ganadores y perdedores en el mercado de bonos. 
  • A medida que las empresas van tomando cada vez más medidas favorables a los accionistas, los analistas crediticios, para poder ser eficaces, tendrán que recurrir en mayor medida a los análisis bursátiles para identificar los títulos corporativos más proclives a protagonizar fusiones y adquisiciones, adquisiciones apalancadas y cambios en el dividendo.
 
 
¡Sé el primero en comentar!
Comentar