Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Fidelity: construir el crecimiento de mañana

Las economías de los países desarrollados se enfrentan a la ingente tarea de acometer la renovación de sus envejecidas infraestructuras y, al mismo tiempo, poner en marcha nuevos proyectos que sean adecuados para las generaciones futuras. Este importante esfuerzo se desarrollará a lo largo de muchos años y servirá como apoyo y estímulo a la actividad económica.
 
fidelity
  • Las inversiones en infraestructuras ayudan a crear crecimiento económico.
  • El crecimiento económico crea más demanda de infraestructuras.
  • Los valores del sector mundial de las infraestructuras han batido a la renta variable mundial durante la última década.
  • El sector mundial de las infraestructuras muestra correlaciones bajas con otras clases de activos.
  • Los valores de infraestructuras ofrecen excelentes ventajas de diversificación y unas rentabilidades ajustadas al riesgo favorables.
  • Las empresas de infraestructuras de los mercados desarrollados ofrecen excelentes oportunidades a los gestores activos.
  • Existe un número considerable de oportunidades para que el sector privado invierta, desarrolle y explote activos de infraestructuras.
  • EE.UU. necesita urgentemente sustituir sus deterioradas infraestructuras.
  • La población australiana, que está muy urbanizada y crece, demanda más capacidad a sus infraestructuras.
  • La recuperación económica en Europa crea un trasfondo atractivo para invertir en acciones de empresas de infraestructuras.
     
Las infraestructuras de un país no sólo le ayudan a funcionar de forma eficiente, sino que fomentan el crecimiento económico, lo que, a su vez, intensifica la demanda de infraestructuras de más capacidad. Este vínculo es hoy especialmente relevante en muchos mercados desarrollados. Cabe destacar que las acciones del sector mundial de las infraestructuras han batido a la renta variable mundial durante los últimos diez años incluso en fases de mercados caracterizadas por una volatilidad extrema.
 
fidelity grafica
 
Las economías desarrolladas están impulsando algunos de los proyectos de infraestructuras más avanzados jamás construidos. Uno de los mayores proyectos europeos hoy en día, el Crossrail, conectará el centro de Londres con los distritos del oeste y el este de la ciudad mediante una línea de tren rápida que costará 15.000 millones de libras.
 
En EE.UU., el desarrollo de los yacimientos de petróleo y gas de esquisto está beneficiando directamente a varias áreas de las infraestructuras estadounidenses e impulsando una reindustrialización más amplia de la economía a través del abaratamiento de la energía y las materias primas. De hecho, la revolución energética de EE.UU. está ayudando al país a convertirse en un importante exportador de gas natural, invirtiendo así muchas décadas de dependencia de las importaciones.
 
Australia está invirtiendo en infraestructuras modernas como carreteras, ferrocarriles y energía, financiándolas en parte con su nuevo programa de privatización de puertos y animando al sector privado a que cofinancie grandes proyectos.
 
El universo de los valores del sector mundial de las infraestructuras pasó de una capitalización bursátil total de 595.000 millones de dólares en 2002 hasta más de 2,3 billones de dólares a finales de 2013.
 

Delimitar el amplio ámbito de las infraestructuras

Las infraestructuras abarcan toda una serie de instalaciones, servicios y estructuras que son necesarias para que una sociedad sea plenamente funcional y económicamente productiva. Los activos de infraestructuras pueden ser económicos o sociales:
  • Las infraestructuras económicas son los servicios a los que el usuario accede pagando, como el transporte (autopistas de peaje, aeropuertos, puertos y ferrocarriles), los suministros públicos (gas, electricidad y agua), la energía (oleoductos, gasoductos e instalaciones de almacenamiento) y las comunicaciones (torres de telefonía móvil y satélites).
  • Las infraestructuras sociales incluyen colegios, hospitales y cárceles

El peso del sector privado está aumentando

Existe un margen considerable para que el sector privado se alíe con el sector público mediante la financiación y explotación de una amplia gama de activos de infraestructuras. Aunque tradicionalmente se ha visto al sector público como el proveedor natural de infraestructuras, el sector privado está desempeñando un papel cada vez más activo, aportando capitales privados, así como experiencia en gestión y explotación.
 
Los consorcios público-privados, conocidos con las siglas en inglés PPP (public-private partnership), y también P3 en EE.UU., han traído consigo un reparto del riesgo y la rentabilidad entre el sector público y el privado. Australia, el Reino Unido y los Países Bajos han apostado decididamente por los consorcios público-privados, con los que se han financiado numerosos proyectos de relevancia nacional como autopistas de peaje, trenes de alta velocidad, colegios y hospitales. Ante los ingentes esfuerzos de renovación de infraestructuras que deben acometer, varios estados de EE.UU. están promulgando leyes sobre consorcios público-privados para reparar y mantener sus deterioradas infraestructuras. La participación del sector privado en las infraestructuras sociales a menudo adopta la forma de consorcios público-privados, como los programas de construcción de colegios y hospitales en el Reino Unido.
fidelity responsabilidad
 
Como se puede observar, la responsabilidad del sector privado en un proyecto de infraestructuras aumenta en proporción a su participación financiera, siendo la privatización la forma más completa de propiedad privada. El sector privado se interesa por los proyectos de infraestructuras porque generalmente suelen tener poder de fijación de precios debido a la inelasticidad de la demanda, mantienen posiciones cuasimonopolísticas debido a las altas barreras de entrada y se benefician de economías de escala por los elevados costes fijos y bajos costes variables.
 

Por qué el atractivo de las infraestructuras ayuda a reducir la falta de financiación

Aunque los impuestos son una fuente importante de financiación de infraestructuras en los países de la OCDE, el envejecimiento de sus poblaciones provoca una reducción de los salarios y unos menores ingresos fiscales. Las consecuencias del descenso de los ingresos fiscales pueden suavizarse mediante incrementos de las tasas de participación en el mercado laboral, la inmigración, la productividad y la relación entre los ingresos fiscales basados en la renta y en el consumo.
 
Sin embargo, es improbable que los presupuestos públicos sean suficientes para cubrir las necesidades de financiación en las economías desarrolladas.
 

Las infraestructuras como oportunidad de inversión

A medida que la demanda de mejoras de las infraestructuras siga creciendo en las economías desarrolladas, el flujo de operaciones podría generar rentabilidades atractivas y estables a lo largo de los ciclos empresariales y económicos. Aunque las infraestructuras son por naturaleza una clase de activo que genera rentas estables y a largo plazo, existe abundante liquidez a la hora de invertir en valores del sector de las infraestructuras y las rentabilidades totales pueden ser atractivas, especialmente durante fases de caídas en los mercados.
 
fidelity correlacionfidelity valores
 
Entre julio de 2008 y junio de 2013, el sector cotizado de las infraestructuras tuvo una correlación de 0,82 y 0,83 con las acciones y los inmuebles, respectivamente, y correlaciones mucho más bajas con los bonos y las materias primas. Además de ofrecer algunas ventajas de diversificación, las rentabilidades son interesantes. En el periodo de 10 años hasta agosto de 2013, las rentabilidades ajustadas al riesgo de los valores del sector mundial de las infraestructuras fueron más favorables que las de la renta variable mundial.
 
En un mundo con tipos de interés bajos y volatilidad, invertir en empresas de infraestructuras ha acrecentado su atractivo por otros motivos también importantes. En primer lugar, las rentabilidades por dividendo relativamente elevadas que ofrecen las acciones de infraestructuras pueden ayudar a los inversores a diversificar sus fuentes de rentas y alcanzar sus objetivos de rendimiento. Además, los beneficios estables que muchos activos de infraestructuras pueden generar gracias a la baja competencia, los contratos a largo plazo y la resistencia a las condiciones económicas, generalmente brindan rasgos defensivos que ayudan a mitigar el riesgo de cartera a través de una beta más baja que el mercado. Invertir en empresas que hacen inversiones puramente de infraestructuras ofrece cierto grado de conciliación de activos y pasivos a los
inversores con pasivos a largo plazo. Por último, las infraestructuras pueden ayudar a proteger contra los efectos de la inflación a través de la revalorización de las rentas y el capital.
"Prefiero invertir en las infraestructuras de los mercados desarrollados a través de grupos inversores cotizados que acceden a esta clase de activos a través de diferentes canales, incluidos los consorcios públicoprivados. Confiar en actores experimentados con trayectorias sólidas invirtiendo en infraestructuras puede ofrecer rentabilidades muy atractivas". Eugene Philalithis, gestor de fondos

Las acciones de infraestructuras son un universo ideal para los gestores activos

Los perfiles de riesgo-rentabilidad de los activos de infraestructuras varían considerablemente de un sector a otro, de una región a otra y a lo largo del tiempo. Eso significa que una estrategia de inversión centrada en analizar los valores de infraestructuras puede identificar oportunidades beneficiosas y evitar las exposiciones de alto riesgo.
 
Al invertir en acciones del sector de las infraestructuras los inversores no solo se benefician de una buena liquidez, sino que también consiguen una exposición inmediata a los ingresos de las empresas de infraestructuras a un coste menor que otras estrategias de inversión de baja liquidez. Las empresas de infraestructuras cotizadas también son atractivas para los gestores activos, porque los requisitos de buen gobierno obligan a las empresas a ser transparentes. La información que publican puede ayudar a los inversores a conseguir ventajas derivadas de la gestión de complejidades como los riesgos políticos y regulatorios.
 

Casos prácticos de los mercados desarrollados

Las economías desarrolladas como Australia, EE.UU. y Europa occidental ofrecen grandes oportunidades a las empresas privadas para que participen en las infraestructuras económicas y sociales.
"Sydney Airport, una sociedad de inversión que posee y explota el aeropuerto de Sydney Kingsford-Smith, se beneficia de su posición de monopolio y de la fortaleza de los volúmenes de pasajeros, especialmente de China, y del aumento de la capacidad de las aerolíneas de bajo coste en Asia. La compañía es capaz de incrementar con fuerza sus tasas de rentabilidad y se caracteriza por su historial de reasignación rentable del capital. Eso lo ha conseguido mejorando la configuración del aeropuerto y el uso de la capacidad en el plano aeronáutico, pero también mejorando los servicios no aeronáuticos, como las tiendas y los aparcamientos". Pak Luan Yeoh, gestor de fondos Renta variable de Asia-pacífico
La población urbana de Australia impulsa la demanda de infraestructuras
Las infraestructuras ocupan un lugar destacado en la agenda política y económica. Tanto es así, que el primer ministro Tony Abbott hizo una exitosa campaña electoral el año pasado con la promesa de convertirse en el "primer ministro de las infraestructuras". Con una población de más de 23 millones de personas, la gran mayoría de las cuales vive en las ciudades y poblaciones costeras de Australia, existe una fuerte demanda de infraestructuras de más capacidad. Casi el 90% de la población australiana vive en áreas urbanas, lo que convierte al país en uno de los más urbanizados del mundo a pesar de su enorme territorio.
 
Los puntos candentes de las infraestructuras son las carreteras y las redes de transporte público del país, pero en varias áreas de la industria energética también se necesita reemplazar activos envejecidos. Aunque el organismo independiente del país, Infrastructure Australia, evalúa la viabilidad económica de los proyectos, conseguir financiación pública y privada es tan problemático como en otros países.
 
El programa de construcción de infraestructuras de Australia se prevé financiar mediante varias privatizaciones y consorcios público-privados, de acuerdo con nuestros analistas. Aunque se comprometió a aportar 36.000 millones de dólares para proyectos de transporte en un periodo de seis años que termina en 2014, el gobierno federal considera que debe incrementarse espectacularmente el gasto en el futuro.
 
El pasado año, el gobierno del estado de Nueva Gales del Sur dio un impulso considerable a su programa de infraestructuras firmando alquileres por 99 años en los puertos de Kembla y Botany con el consorcio NSW Ports, que presentó la oferta de 5.000 millones de dólares australianos que ganó el concurso público. La valoración de la operación se fijó con un generoso ratio de 25 veces los beneficios. El consorcio está formado por destacados inversores del mercado de infraestructuras no cotizado: Industry Funds Management, Australian Super y Tawreed Investments (una filial de Abu Dhabi Investment Authority). Los alquileres han dejado libres 4.000 millones de dólares australianos para Restart NSW, el fondo de infraestructuras de Nueva Gales del Surque se usarán en parte para financiar proyectos como la autopista WestConnex, que es uno de los mayores proyectos de infraestructuras de este estado.
 

Los puertos australianos se preparan para la privatización

Nuestros analistas en Sídney señalan que es probable que se produzcan sucesivas privatizaciones o contratos de concesión en puertos, ya que los estados quieren monetizar las infraestructuras públicas para financiar nuevas carreteras y proyectos de transporte. Australia tiene muchas terminales portuarias generales y especializadas que gestionan las exportaciones de bienes y materias primas. Se prevé que algunos estados financien sus nuevos proyectos de infraestructuras a través de consorcios público-privados. También se está debatiendo la posibilidad de emitir bonos de infraestructuras.
 
El sector privado australiano ha conseguido un claro incremento del valor en dólares de la construcción de infraestructuras durante los últimos 10 años, sobre todo las realizadas por el sector privado. Invertir en empresas como Leighton Holdings y Lend Lease, que están avaladas por una larga trayectoria como adjudicatarias de contratos para construir las carreteras, puertos y universidades de Australia, es un buen camino para tomar posiciones en los sectores de infraestructuras del país.
 
fidelity construccion
 
Aunque ya está prevista la modernización de varias carreteras y redes ferroviarias, otros proyectos de infraestructuras, como un segundo aeropuerto para Sídney, están aún en una fase muy temprana. El gobierno federal y las autoridades de Nueva Gales del Sur (ambos ejecutivos son del partido liberal) no se ponen de acuerdo sobre el proyecto: el estado de Nueva Gales del Sur cree que existen proyectos más urgentes en los que invertir y que, por lo tanto, el aeropuerto no es prioritario. Esto beneficia al aeropuerto de Sídney, que gestionó más de 35 millones de pasajeros en 2011 y posee un amplio excedente de capacidad sin tener que ampliar las instalaciones gracias, en parte, a que las compañías aéreas operan aviones más grandes.
 

La renovación de las infraestructuras estadounidenses apoyará la reindustrialización 

EE.UU. invirtió con fuerza en infraestructuras en paralelo al auge del país en el periodo posterior a la II Guerra Mundial, pero gran parte de estas infraestructuras necesitan urgentemente ser reemplazadas y se tiene que ampliar la capacidad para satisfacer las crecientes necesidades de la economía. Sin embargo, gracias a la producción de petróleo y gas de esquisto, varios estados del país financiarán sus proyectos de infraestructuras usando los ingresos fiscales de estos yacimientos en sus territorios.
 
La reindustrialización del conjunto de la economía estadounidense, que favorece directa o indirectamente a las empresas de infraestructuras, se está beneficiando del abaratamiento del gas en EE.UU., que vale una cuarta parte de lo que valía en 2008 y es mucho más barato que en Europa y Japón.
fidelity eeuu
 
"Los estados con hidrocarburos de esquisto en EE.UU. se están beneficiando de un fenómeno gradual que se traducirá en el aumento de las inversiones en construcción de instalaciones industriales. Podemos apreciarlo en el elevado nivel de construcción de carreteras en Texas y otros estados para renovar las envejecidas infraestructuras y crear más capacidad. Martin Marietta es el segundo mayor productor de áridos para construcción de EE.UU. y se beneficiará del encarecimiento de los materiales de construcción a medida que la demanda vaya aumentando. Eagle Materials está recibiendo impulso del aumento de los precios del cemento, en un contexto de escaso crecimiento de la oferta, y también del desarrollo de su negocio de arenas para fracturación hidráulica". Pete Kaye, gestor de fondos Renta variable estadounidense.

Los ingresos procedentes de los hidrocarburos de esquisto reactivarán el ciclo de las turbinas de gas

Los estados de EE.UU. con yacimientos de gas de esquisto están claramente en disposición de invertir en nuevas instalaciones de generación eléctrica a partir de gas natural. La legislación federal también va a eliminar gradualmente las centrales de carbón más antiguas a partir de 2015, por lo que se podría acelerar el ciclo de las turbinas de gas. GE va a ser previsiblemente un claro beneficiario de esta tendencia, ya que es un fabricante líder de turbinas de gas. Según nuestros analistas, el mayor impulsor de las acciones de la compañía en el futuro va a ser el ciclo de las turbinas de gas, que actualmente se encuentra en su parte baja y aproximadamente un 30% por debajo de los máximos alcanzados en los primeros años de la década de 2000. Sin embargo, a la vista de los menores costes de la electricidad procedente del gas, en opinión de nuestros analistas los pedidos de turbinas de gas deberían aumentar en 2015.
 
Aunque gran parte de las inversiones en la industria del esquisto estadounidense se ha concentrado en los activos de exploración y producción, actualmente también se está invirtiendo más en transformación y distribución. Estas inversiones incluyen instalaciones de exportación de GNL, plantas petroquímicas y refinerías, algunas de las cuales se han reconvertido y han dejado de ser instalaciones para la importación de petróleo y gas.
 
Las empresas de ingeniería y construcción desempeñarán un papel importante en la reconstrucción de los envejecidos activos del país como los puentes, las líneas de ferrocarril y otras infraestructuras de transporte, los oleoductos y gasoductos para la industria del esquisto y las instalaciones de generación eléctrica. Caterpillar es una buena opción para apostar por la renovación de las infraestructuras estadounidenses, ya que sus máquinas se usan profusamente en las carreteras y las obras de construcción. Danaher vende muchos equipos a las empresas de telecomunicaciones para la realización de pruebas. Honeywell y Eaton están entrando en la construcción no residencial, incluida la industria petrolera y gasista. El contratista MasTec instala las tuberías de transporte en la industria petrolera y gasista, y también trabaja para empresas de telecomunicaciones como AT&T instalando fibra óptica y otras infraestructuras inalámbricas.
"MasTec es una apuesta interesante por las infraestructuras estadounidenses, ya que suministra instalaciones esenciales de ingeniería y construcción para el transporte de electricidad, las conducciones de petróleo y gas natural, las energías renovables y las redes inalámbricas". Chris Moore, gestor de fondos Renta variable mundial

Los ferrocarriles están aprovechando la revolución del esquisto

El sector ferroviario de EE.UU. es un gran beneficiario de la energía del esquisto en EE.UU., que ha compensado con creces el descenso del transporte relacionado con el carbón durante los últimos años. Se están demandando servicios a las empresas ferroviarias para que transporten suministros y materiales de producción a los yacimientos. También están transportando petróleo y gas desde los pozos hasta las redes de distribución, ya que los gasoductos todavía no están terminados. Estos costes de transporte son lo que ha provocado que el precio del gas aumente durante los últimos años desde sus mínimos. Norfolk Southern y Union Pacific se están beneficiando directamente de la demanda de transporte relacionada con los hidrocarburos de esquisto.
 
Aunque algunos estados como Dakota del Norte, Luisiana, Texas y Pensilvania pueden usar los ingresos fiscales de la energía del esquisto para costear proyectos de infraestructuras, otros estados no tienen esta fuente de ingresos. El régimen de consorcios público-privados es específico de cada estado en EE.UU., pero la necesidad de capitales privados y socios interesados en el desarrollo es a escala nacional. Sin embargo, la industria de las infraestructuras está muy fragmentada, lo que significa que existen grandes oportunidades para el sector privado en todo el ecosistema. El auge previsto en el desarrollo de las infraestructuras estadounidenses probablemente beneficie a muchas empresas, incluidos grandes grupos europeos como ACS, Hochtieff y Skanska. Estas empresas tienen una amplia experiencia internacional en el desarrollo de proyectos de infraestructuras.
 
Para garantizar un flujo estable de proyectos de infraestructuras en el futuro, EE.UU. necesita una legislación federal de autopistas a largo plazo y no parches a corto plazo en la denominada ley de financiación e innovación de infraestructuras de transporte (TIFIA, por sus iniciales en inglés). También se han realizado llamamientos para incrementar el impuesto federal sobre el gas, que financia alrededor del 30% (85.000 millones de dólares) del presupuesto anual de transporte de EE.UU. Varios estados de EE.UU. ya han abordado el problema de la falta de financiación. Virginia ha sustituido su impuesto sobre el gas con un impuesto sobre las ventas para financiar grandes obras de modernización en todo el estado. En Pensilvania se promulgó una ley a comienzos de 2014 que destinará miles de millones de dólares a mejorar las autopistas, puentes y sistemas de transporte de masas del estado. Maryland, Vermont y Massachusetts están elevando sus impuestos sobre el gas para financiar adecuadamente el mantenimiento de sus carreteras y puentes.
 

La recuperación europea crea una buena base para nuevos proyectos

A pesar de las señales que apuntan a una generalización de la recuperación económica, las cuentas públicas y la asequibilidad de los proyectos son aspectos clave en esta regiónEuropa también está gestionando la presión añadida de un parque de infraestructuras envejecido, por lo que un desafío clave es cómo renovar los activos actuales sin vaciar las arcas públicas
 
Los proyectos de infraestructuras son prioritarios para la Unión Europea porque ayudan a estimular el crecimiento, por ejemplo mediante la inversión en mejores conexiones viarias y de transporte, y refuerzan la cohesión social gracias a las inversiones en educación, salud y servicios públicos. El Banco Europeo de Inversiones (BEI), que puede sufragar hasta el 50% del coste de un proyecto con financiación barata (el banco tiene una calificación AAA) junto con financiación privada, ha prestado 200.000 millones de euros a proyectos de infraestructuras en Europa desde 2009 (tabla 3). Los proyectos de transporte y energía/renovables han recibido la mayor parte de la financiación en este periodo. Aunque el BEI cofinancia muchos proyectos, otros son costeados íntegramente por el sector público o el privado en Europa.
 
En el ámbito de las infraestructuras sociales, se han creado consorcios público-privados para construir colegios y hospitales, fundamentalmente en los Países Bajos y el Reino Unido, donde la legislación de estas estructuras está consolidada. El resto de Europa va a la zaga en este tipo de operaciones debido a la falta de un marco jurídico favorable. Los consorcios público-privados también pueden tener una motivación política.
 
El mercado británico no ha dado señales durante los últimos 18 meses, pero la actividad podría multiplicarse de cara a las elecciones generales de mayo de 2015. Los nuevos proyectos en el mercado británico de los consorcios público-privados podrían beneficiar a empresas como Skanska y Balfour Beatty.
 
Europa alberga algunas de las empresas de infraestructuras más consolidadas, lo que da a los inversores acceso a acciones con buen comportamiento bursátil que pagan dividendos regularmente. Entre estas empresas, cabe mencionar a Fraport, que explota el aeropuerto de Fráncfort en Alemania, Vienna Airport, así como las concesionarias y constructoras francesas Eiffage y Vinci.
 
fidelity europa
 
En definitiva, en las economías desarrolladas como Australia, EE.UU. y Europa occidental, existe una necesidad clara de reemplazar infraestructuras envejecidas y deterioradas. Invertir en empresas de infraestructuras en mercados desarrollados no sólo genera rentabilidades ajustadas al riesgo atractivas frente al conjunto del mercado bursátil; también brinda excelentes oportunidades de inversión y diversificación a los gestores activos gracias a la variedad de los valores de esta industria.
 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar