Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
Fidelity: Las reformas podrían mejorar el perfil crediticio de China

Fidelity: Las reformas podrían mejorar el perfil crediticio de China

Este Perspectives aborda la situación crediticia de China y cómo las recientes reformas económicas podrían mejorar el perfil general del país. Como resultado de ello, las probabilidades de que se produzca en China una crisis bancaria de estilo occidental están disminuyendo y durante los próximos años es probable que los inversores recuperen la confianza.
 

El riesgo crediticio de China

La evolución del ciclo crediticio ha sido un riesgo clave para los inversores. Es indudable que la concesión de créditos en China ha ido por delante del crecimiento económico durante algún tiempo, y la deuda del país se disparó hasta aproximadamente el 200% del PIB a finales de 2012, frente al 129% de finales de 2008, cuando las autoridades comenzaron a aplicar estímulos basados en el crédito. 
 
La deuda de las administraciones locales de China, largo tiempo considerada como un posible riesgo sistémico para la economía, alcanzó los 17,9 billones de yuanes (2,95 billones de dólares) a finales de junio de 2013, según datos publicados por la Oficina Nacional de Auditoría el 30 de diciembre de 2013.
 
Sin embargo, las amplias reformas anunciadas tras la reciente Tercera Asamblea Plenaria deberían fomentar una mayor transparencia en los ámbitos financiero y presupuestario a largo plazo, lo que mejorará el perfil crediticio de China y dará un impulso a la confianza de los inversores.
 
Riesgo crediticio China
 
 
El primer ministro Li Keqiang ha reiterado que el gobierno no tiene intención de suavizar o endurecer la política monetaria, sino que se centrará en hacer un buen uso de la liquidez actual y futura y en optimizar la estructura financiera social para dar apoyo a la economía.
 
Orientadas al fomento de las fuerzas de mercado y a la reducción de la intervención estatal, las reformas anunciadas después de la tercera Asamblea Plenaria deberían comenzar a cambiar la forma en que actúan las entidades financieras (especialmente los bancos) y las administraciones locales, así como a reducir algunos de los riesgos crediticios que llevan algún tiempo lastrando la valoración de la bolsa china. 
"El impulso que está dando el gobierno a los enfoques de mercado desde la situación actual de las empresas estatales debería dar a los bancos chinos más autonomía sobre los carteras de préstamos. Esto significa que pueden elevar la rentabilidad, ya que podrán prestar a empresas de mayor calidad y estarán menos obligados a financiar empresas estatales menos rentables". Jing Ning, gestor del FF China Focus Fund
Reformas financieras e implicaciones para los bancos
En una economía en la que un estado fuerte ha desempeñado tradicionalmente el papel de canalizador de ahorros y recursos hacia sectores estratégicos, a menudo se ha usado a los bancos como instrumentos de las políticas públicas. Durante muchos años, los grandes bancos se han visto perjudicados por la obligación de conceder préstamos a otras empresas y grupos estatales a los que no habrían prestado dinero en condiciones "normales": Esto ha generado problemas estructurales en las entidades bancarias. La expansión del crédito que hemos presenciado, sobre todo en los dos últimos años, ha sido importante y el impacto de los préstamos potencialmente morosos sobre el sistema financiero debe vigilarse de cerca. Por este motivo, hemos visto cómo algunos inversores han salido de los bancos chinos durante los últimos años. 
 
Ahora que China está impulsando reformas de mercado en su sector financiero, la relajación de estas obligaciones probablemente ayude a los bancos a mejorar su rentabilidad, ya que podrán seleccionar empresas de calidad a las que prestar y también podrán tener libertad para dejar de operar en áreas de la economía que son deficitarias y escasamente rentables. A pesar de ello, a corto plazo existe la posibilidad de que la rentabilidad de los bancos chinos se resienta cuando los márgenes de intermediación se vean presionados por la liberalización de los tipos de interés. Además, gracias a un marco de tipos de interés y cambio más flexible, los bancos deberían ser capaces de reforzar sus productos y servicios y desarrollar una ventaja competitiva. Esto diversificará sus fuentes de ingresos y reducirá los riesgos asociados con los préstamos improductivos.
 
Durante los últimos años, las necesidades de financiación de una economía que crecía con fuerza no pudieron ser cubiertas totalmente por los bancos, lo que ha dado lugar a la aparición de los denominados bancos informales o "en la sombra". Las empresas fiduciarias o trust companies han acumulado activos por valor de más de 10 billones de yuanes. Entretanto, las empresas de servicios financieros en Internet, los avalistas de créditos y los fondos monetarios han proliferado. Los activos de los bancos correspondientes a negocios fuera de balance también han crecido; así, los productos de gestión de patrimonios han recaudado unos 25 billones de yuanes en activos. 
 
Con la entrada del nuevo año, el Consejo de Estado emitió unas directrices para intentar normalizar las actividades bancarias informales que, bajo el nada atractivo título de "Documento nº 107", constituyen el primer marco normativo general para la banca informal e instan al banco central y a los reguladores de los mercados de valores, seguros y banca a que den pasos conjuntos en esta dirección. El gobierno, aun reconociendo que la aparición de los bancos informales es un resultado inevitable del desarrollo financiero y la innovación que complementa el sistema bancario tradicional, pretende regularlos adecuadamente para contener los riesgos y mejorar la transparencia de los flujos crediticios.
 
La nueva regulación planteará dificultades a corto plazo a los bancos, ya que tendrán que abandonar sus actividades fuera de balance y regresar al negocio tradicional de captación de depósitos y concesión de préstamos. Como resultado de ello, los bancos tendrán que reforzar su capital y la expansión de sus activos probablemente se ralentice. Sin embargo, a largo plazo el refuerzo de la regulación de los bancos informales ayudará a reducir los riesgos, a formalizar el papel que desempeñan las entidades financieras no bancarias y a promover un desarrollo saludable del sistema financiero. 
"La negativa visión de los inversores sobre los bancos se ha originado en una falta de transparencia, en las dudas sobre el marco normativo y en el miedo al aumento de la deuda. Sin embargo, las valoraciones lo descuentan ampliamente, por lo que los bancos son cada vez más atractivos, especialmente si las reformas se aplican adecuadamente". Jing Ning
Estas iniciativas reglamentarias están en consonancia con el plan general de reformas financieras de China, que pretende crear un sistema financiero acorde con las normas internacionales, un sistema en el que diferentes tipos de entidades financieras desempeñen funciones diferentes y, juntas, sean capaces de asignar recursos financieros y evaluar riesgos de forma eficiente. Durante los últimos años, la visión de los bancos por parte de los inversores se ha visto afectada por un rechazo indiscriminado debido a las dudas sobre los riesgos reglamentarios y al miedo en torno al aumento de la deuda, pero las cotizaciones descuentan con creces estos factores y los bancos son cada vez más atractivos.
 

Reformas fiscales y deuda de las Administraciones Locales

El tan esperado informe oficial sobre la deuda de la administración pública de China se situó en la parte inferior de la horquilla de previsiones del mercado, entre 2,5 y 4,9 billones de dólares, lo que tranquilizó un tanto a los mercados. Sin embargo, controlar el riesgo de la deuda sigue siendo una de las grandes prioridades del gobierno en 2014. La mayor parte de la deuda pública procede de las administraciones locales y la parte que habría que devolver usando los ingresos fiscales de las administraciones públicas está creciendo a razón de un 20% anual. Las reformas del gasto público anunciadas durante la tercera Asamblea Plenaria del año pasado tienen como objetivo ayudar a las administraciones locales a gestionar mejor esta cuestión.
 
Actualmente, las administraciones locales gestionan más del 80% del gasto público, pero sólo reciben el 50% de los ingresos fiscales. Esta distorsión ha contribuido a aumentar la deuda de las administraciones locales y a elevar su dependencia de las ventas de suelo. Las reformas deberían permitir a las administraciones locales transferir parte de sus responsabilidades de gasto al gobierno central. 
 
A tenor de las reformas propuestas, la legislación presupuestaria actual se revisará para que varios niveles de la administración pública consoliden sus presupuestos, para que se indiquen las necesidades de gasto a largo plazo y los déficits de financiación y para que las administraciones locales puedan emitir deuda y responsabilizarse de ella (en lugar de dar por sentado que el gobierno central acudirá en su ayuda). Entretanto, los gobiernos locales recibirán más autonomía a la hora de generar nuevas fuentes de ingresos. Por ejemplo, los impuestos al consumo se transferirán del gobierno central al local. También se gravarán determinados artículos de lujo. También se contempla una reforma de los impuestos inmobiliarios.
 
Al reducir la dependencia insostenible de las ventas de suelo y las actividades de financiación inestables, las reformas deberían ayudar a reducir el lastre de deuda de las administraciones locales y, con ello, el riesgo de una crisis crediticia a gran escala. En este sentido, destaca que las fuentes de financiación local mediante deuda se han diversificado con respecto a 2010. El porcentaje de préstamos bancarios se ha reducido del 79% al 51% y las emisiones de bonos han aumentado del 7% al 11%, según la Oficina Nacional de Auditoría de China. La financiación de proyectos (construcción y transmisión) y la financiación mediante compañías fiduciarias (trust financing) se están utilizando como nuevas vías de financiación, lo que plantea nuevos retos a la hora de gestionar el riesgo. 
 
También debemos tener en cuenta que China sigue experimentando un rápido ritmo de urbanización y que, por lo tanto, la inversión seguirá desempeñando un papel importante en el desarrollo económico en el futuro. En los tres primeros trimestre de 2013, la formación de activos siguió teniendo más peso que el consumo en el crecimiento del 7,7% del PIB chino. Así pues, los gobiernos locales seguirán necesitando asumir deudas para financiar sus necesidades de inversión, pero las reformas recientes deberían mejorar el proceso general de emisión de deuda.
 
También se introducirán reformas para dejar atrás el sistema de evaluación del desempeño de los funcionarios públicos basado en el crecimiento del PIB y adoptar uno que incorpore varios parámetros socioeconómicos, para así reducir los incentivos de los gobiernos locales para seguir endeudándose e invirtiendo en costosos proyectos de infraestructuras. La Oficina Nacional de Auditoría también ha propuesto incluir la deuda pública como indicador clave de desempeño para que los funcionarios locales sean responsables y disciplinados.
"La deuda china es elevada, pero en su mayor parte la acumulan las empresas y las administraciones locales, mientras que, en líneas generales, los ciudadanos y el gobierno central apenas están endeudados. En eso difiere la situación frente a los países occidentales, lo que indica que es improbable que se produzca una crisis crediticia de estilo occidental. En cuanto al sector empresarial, muchas de las compañías más fuertes deberían ser capaces de crecer a tasas elevadas durante los próximos años y, con ello, de reducir su deuda." Jing Ning
 
Fuentes de financiación
 
 
 
 
 
  1. #1
    apeche2000

    segun he leido en la prensa internacional, estas reformas basicamente evitan el riesgo de un crash fuerte en china, pero tambien a costa de mermar su crecimiento a niveles por debajo del que vienen teniendo en los últimos años

    Principalmente, interesa saber que efecto puede tener esto en las economias de sudeste asiático, Australia y Nueva zelanda, que dependen mucho de la marcha de china