Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
Fidelity: Informe "Invertir en 2013 - Es la perspectiva lo que refuerza el valor"

Fidelity: Informe "Invertir en 2013 - Es la perspectiva lo que refuerza el valor"

Fidelity Worldwide Investment es uno de los mayores proveedores de estrategias activas de inversión y soluciones de jubilación 
para clientes profesionales, empresas y particulares de todo el mundo. Fidelity aplica un estilo de inversión activo basado en el análisis 
en profundidad y exhaustivo que realizan sus equipos de inversión.
 
Fidelity
 
El objetivo es ofrecer rentabilidades superiores mediante el desarrollo de una comprensión detallada y variada de las inversiones basada en análisis y estudios rigurosos.
En lo que respecta a los bonos, Fidelity adopta un enfoque multiestrategia que tiene en cuenta y explota las numerosas y variadas 
fuentes de riesgo y rentabilidad que existen en la renta fijaFidelity cree que los mercados de bonos son dinámicos y que un enfoque multidisciplinar es la mejor forma de aprovechar las oportunidades y diversificar los riesgos.
 

Metodología para la selección de carteras

 

Metodologia de seleccion de carteras

 

Cartera multiactivos: contribuciones equilibradas al riesgo total

 

cartera multiactivos

leyenda

¿Cómo debería invertir? La incertidumbre está remitiendo

 

Esta incertidumbre se manifestó de múltiples formas en el plano macroeconómico. Durante la crisis crediticia, no se sabía qué bancos, inversores o gobiernos soportarían el grueso de los impagos en la deuda titulizada. En el momento de las crisis de deuda pública en Grecia y España, el resultado de las negociaciones políticas fue una “caja negra” diferente para los inversores.

A cada ocasión, la incertidumbre tenía el mismo efecto: amenazaba a los mercados con fuerza e imponía su voluntad 
sobre ellos. Los factores fundamentales que en circunstancias normales eran cruciales para la formación de precios quedaron relegados. Durante estos periodos de tolerancia e intolerancia total al riesgo, los mercados sólo respondían a las señales provenientes de una única preocupación universal: la incertidumbre macroeconómica. La conexión entre los factores fundamentales y empresariales y la valoración de las acciones se vio seriamente dañada.
 

El auge de la incertidumbre política europea

 

incertidumbre europea

Fidelity cree firmemente que ante esta situación el inversor no debe quedarse de brazos cruzados mirando desde la barrera. Cuando los mercados se mueven por un único principio, se puede perdonar a los inversores que deciden esperar 
fuera. Sin embargo, ese ya no es el caso. En las circunstancias actuales, la pasividad penaliza. La diferenciación puede haber regresado, pero eso no significa que las depreciaciones, la volatilidad y la fragilidad sean cosa del pasado. 
En las circunstancias actuales, la pasividad penaliza. La diferenciación puede haber regresado, pero eso no significa que las depreciaciones, la volatilidad y la fragilidad sean cosa del pasado.
 

¿En qué debería invertir? Dos mercados, dos velocidades

 

Los mercados ya no se encuentran bajo el yugo de la incertidumbre macroeconómica generalizada que mencionábamos antes y, por ese motivo, la elección obvia, hoy más que nunca, es la gestión activa de las inversiones. Sin embargo, esta observación sigue sin ser una respuesta a la pregunta de qué inversiones se deben elegir. Así pues, ¿dónde están las buenas oportunidades que brinda la gestión activa? ¿Cuáles son los peligros que se deberían evitar? Los últimos años han demostrado una vez más que vivimos en un mundo que avanza a dos velocidades. Mientras que las economías desarrolladas se estancaban, las economías emergentes crecían de forma constante. Estos dos mercados se abordarán por separado en este documento. A continuación, se ofrecerá información detallada sobre dos tendencias que serán dominantes a medio y largo plazo: la evolución demográfica mundial como motor del crecimiento económico y las inquietudes en torno a la inflación.

Mercados emergentes: crecimiento matizado 

 
Durante los próximos diez o veinte años, seguiremos viendo un trasvase histórico de poder, influencia y fortaleza económica de los países desarrollados endeudados a los mercados emergentes. La crisis crediticia fue el punto de inflexiónmientras las economías desarrolladas se estancaban, el crecimiento continuó en Asia y Latinoamérica, así como en un reducido grupo de países africanos. Ya no había tasas de crecimiento de dos dígitos, pero el progreso económico en las grandes economías como China y Brasil seguía siendo fuerte comparado con otras partes de la economía mundial. 
Entonces, ¿debemos invertir todo nuestro dinero en los mercados emergentes? Eso sería una conclusión precipitada. 
Los inversores a veces tienen dificultades para resistirse al impulso de extrapolar las tendencias recientes al futuro. Sin embargo, la historia nos enseña que los mercados y las economías rara vez evolucionan en línea recta. Existen buenas razones para creer que los 
mercados emergentes se desarrollarán de formas muy diferentes en un futuro próximo.

 

Mayor divergencia entre regiones

 

divergencia entre regiones

Cualquiera que invierta en índices deja de lado la oportunidad de explotar o excluir factores de riesgo específicos. Además, la pregunta que se plantea es si una inversión en el índice MSCI Emerging Markets actual generará la exposición deseada o no. En 2000, este índice todavía cubría un amplio espectro de mercados emergentes diferentes: Brasil, Taiwán y México suponían cada uno algo más del 10%. En 2013, una inversión en el índice representaría una gran inversión en China (17,4%) y Brasil (16,3%). Como hemos indicado anteriormente, estos países registraron su mejor comportamiento entre 2003 y 2008, pero las rentabilidades pasadas no sirven para saber qué pasará en el futuro. Esta elevada concentración en los ganadores de la pasada década va en detrimento de la exposición a otros países que perfectamente podrían florecer durante la próxima década. Los índices son una representación de lo que funcionó en 
el pasado. La historia sugiere que los países con mejor comportamiento de la última década tienen pocas probabilidades de ser los mejores en la próxima. La gestión activa no se basa en extrapolaciones de las tendencias pasadas, sino en un análisis cuidadoso del potencial futuro. 
 

La cambiante composición de los mercados emergentes

Las acciones se seleccionan una a una, en función de un análisis fundamental que tiene en cuenta factores de mercado y específicos de cada título. Fidelity considera que esa es la mejor estrategia para invertir en los mercados emergentes durante un periodo de gran divergencia y diferenciación.

mercados emergentes

 

Mercados desarrollados: El renacimiento de Occidente

 

En las economías occidentales, se están limpiando los escombros de la crisis financiera. La expectativa general es que este proceso tardará varios años en completarse. La reducción de la deuda está en el punto de mira, y esto se aplica tanto a los particulares como a lasentidades financieras y a las administraciones públicas. En lo que respecta a las perspectivas económicas, la forma en que los gobiernos manejen esta reducción del endeudamiento es especialmente importante: ¿Decidirán financiar la deuda mediante una política monetaria liberal, como en EE.UU., o reducirla mediante la austeridad y los recortes, como los países europeos hicieron en primera instancia?

En ambos casos, la reducción de la deuda requiere un equilibrio delicado. Imprimir dinero (expansión monetaria) sólo funciona si la actividad económica sigue siendo vigorosa, pero el riesgo de inflación siempre seguirá acechando (se abunda sobre esta idea más adelante). Por otro lado, lo que preocupa de apretarse el cinturón (la austeridad) y no hacer nada más es que sólo dañará más a la economía.
Por eso, varios países europeos han optado ahora por una combinación de expansión monetaria y austeridad. Sin embargo, los analistas están de acuerdo en que la reducción de la deuda seguirá siendo un factor decisivo durante algún tiempo para el desarrollo económico de las naciones occidentales.
¿Es ese un motivo para que los inversores den de lado a Occidente? Aparte del hecho de que las empresas gozan 
en líneas generales de buena salud financiera, varias potentes tendencias estructurales sugieren que es absolutamente precipitado descartar las economías occidentales. El alto nivel de progreso tecnológico, la innovación continua y la 
excepcional fortaleza de las marcas siguen siendo rasgos distintivos que crean valor para el accionista. Si sumamos estas características a la tendencia a la relocalización y a las oportunidades que ofrece la explotación del gas de esquisto, es evidente que se está gestando un renacimiento industrial en las economías desarrolladas.

 

Algunas partes del mundo se desaceleran, otras aceleran*

 

tasa crecimiento economico antes y despues de la crisis

*Variación en las tasas medias de crecimiento económico antes y después de la crisis.

Inflación: y el arte de la política monetaria

 
Ya ha quedado demostrado que la reducción del endeudamiento seguirá siendo un factor decisivo para el desarrollo económico de las naciones occidentales durante algún tiempo. Esto está relacionado fundamentalmente con el riesgo inflacionista que conlleva la expansión monetaria, que es sólo uno de los instrumentos utilizados para luchar contra los problemas de deuda. La inflación, o más concretamente el miedo a la inflación, es un tema dominante en los mercados financieros. ¿Cómo pueden integrar esto los inversores? 
 

Crecimiento de los balances de los bancos centrales

Crecimiento de los balances de los bancos centrales

La historia nos ofrece una explicación de por qué EE.UU. y Europa están respondiendo de forma diferente a la crisis de deuda desde la perspectiva de sus respectivas políticas monetarias. Mientras que la Reserva Federal de EE.UU. abre generosamente el “grifo del dinero”, los líderes europeos han tendido a imponer al de enfrente la necesidad de centrarse en la austeridad. En EE.UU. el miedo es que la economía se estanque, que es lo que ocurrió cuando Herbert Hoover decretó drásticos recortes del gasto público tras la debacle bursátil de 1929. La Gran Depresión que sobrevino no empezó a amainar hasta que Franklin D. Roosevelt puso marcha su New Deal entre 1933 y 1936, basado en una política monetaria liberal y un gobierno favorable al gasto. La asociación que hace Europa —y sobre todo Alemania— con la expansión monetaria es totalmente diferente, a saber, la escalofriante visión de la República de Weimar en la década de 1920, con sus tasas de inflación desbocadas. 

No dudéis en leer al completo el informe para inversores profesionales de Fidelity: Invertir en 2013.

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar