Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Punto de inflexión en los mercados

En los últimos años estamos viviendo a nivel mundial momentos de dificultad económica, la única salida que tienen los Gobiernos Centrales es adoptar medidas de "emergencia" para evitar que la situación económica vaya a peorBill Gross, gestor de inversiones del fondo Total Return PTTAX de Pimco, alude a una metáfora entre las dificultades de un oficial de marina en alta mar y la situación de los Bancos Centrales actualmente.

A finales del mes de Abril, se estimaba que los mercados de renta fija se acercaban a un punto de inflexión. Los rendimientos eran bajos y los precios muy altos; el propio Jeremy Stein de la Fed era consciente de esta situación:
 
"Los inversores nunca se habían expuesto tanto en el precio y obtenido una rentabilidad tan escasa".
 
El riesgo no solo residía en los estrechos diferenciales crediticios y en los mercados de renta fija y variable emergentes; sino también en los bonos del Tesoro de EEUU. Todos los mercados han estado sostenidos artificialmente, tal como confirmó la Fed y algún día ese soporte derivado de las políticas monetarias expansivas tenía que ser retirado.
Tras las declaraciones de la Fed del pasado 22 de mayo y la posterior rueda de presenta de Bernanke el 19 de junio, parece que cada vez este día está más cerca. 
 
El fin de las expansión monetaria no significa que la economía de EEUU ni el resto de economías mundiales se vayan a hundir, sino que sus mercados han asumido demasiado riesgos y esperaban un QE3 infinito aún sabiendo que las intenciones de la Reserva Federal no eran esas.
 

¿Qué efectos tendrá el fin del QE3?

Nos encontramos en un punto de inflexión en los mercados donde los inversores no saben en qué activos invertir o qué estrategias seguir. A continuación os comentamos cuáles son las perspectivas económicas y los efectos que tendrá el fin del QE3:
 
  • Las perspectivas económicas de la Fed que desencadenaron el pánico ante la retirada de estímulos pecan de excesivo optimismo. Si el desempleo del 7% es el hito final para la retirada, simplemente creemos que estamos mucho más lejos de lo que la brújula de la Fed parecería indicar. Existen obstáculos estructurales (asociados a la demografía, globalización e influencia de la tecnología) que seguirán teniendo efectos desaceleradores sobre el crecimiento interno y mundial. Parece que la Fed está demasiado centrada en aspectos cíclico.
  • La inflación, según las propias estadísticas de la Fed, se sitúa cerca del 1%. La Fed se ha fijado en un objetivo del 2% si bien durante los próximos 1 - 2 años, estará dispuesta a tolerar una tasa de inflación del 2,5% hasta que empiecen a revertir las medidas.
  • Los rendimientos se han ajustado demasiado. Mientras el nivel del 2,55% de los bonos del Tesoro a 10 años siga acaparando los titulares de la TV y prensa como principal referencia del mercado, las estimaciones subjetivas se harán difíciles. Una vez finalizado el QE3, el tipo de interés oficial se mantendrá sin cambios durante un periodo de tiempo considerable. Por lo que se espera que los fondos federales no subirán hasta por lo menos mediados de 2015, e incluso solo lo harán si la economía exhibe una fortaleza sostenida que genere una tasa de inflación del 2% o más. Actualmente, los futuros de los fondos federales están apuntando a un nivel de rentabilidad de 75 puntos básicos en 2015. En todo caso, si el tramos corto de la curva presenta una prima de hasta 50 puntos básicos, en el caso de los plazos intermedios - el bono a 10 años del Tesoro estadounidense - dicha prima podría ser de hasta 35 puntos básicos. Pero realmente su valoración correcta debería ser de 2,20% en lugar de 2,55%.
 
En resumen a todo lo comentado, vemos la actual situación del mercado del siguiente modo:
  1. Los tipos y los diferenciales de riesgo eran demasiado bajos hace 2 meses.
  2. Los mercados mundiales presentaban un exceso de apalancamiento y ahora están reduciendo el nivel de riesgo.
  3. El barco de renta fija no va a irse a pique... esperen rentabilidades bajas pero positivas en los próximos años.
 
Que no cunda el pánico, aunque nos encontremos en un punto de inflexión en los mercados; "este barco va a llegar a buen puerto"¿Coincidis con la visión de Bill Gross acerca de los mercados?
¡Sé el primero en comentar!
Comentar