Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

La Casa Blanca de Trump: efectos potenciales en el mercado tras las elecciones en Estados Unidos

Por: Tom Fahey, Estratega Sr. Macroeconomía Global de Loomis Sayles, filial de Natixis Global Asset Management

El sorpresivo triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales ha impactado a los mercados financieros, los cuales contaban en gran medida con una victoria de Clinton. ¿Qué podrían significar las propuestas de políticas de Trump para los mercados y componentes clave de la economía de los Estados Unidos en adelante? Hay más preguntas que respuestas en este momento, pero éstas son nuestras mejores conjeturas.

 

Producto interno Bruto (PIB)

El elevado nivel de incertidumbre podría retrasar el gasto en el corto plazo, pero el crecimiento general del PIB deberá de ser más rápido debido a recortes fiscales y gastos en infraestructura. Las propuestas de políticas de Trump exigen una relajación agresiva de la política fiscal, y aún tenemos preguntas sobre la distribución de los recortes fiscales (¿favorecerán a las personas de más altos ingresos con baja predisposición marginal al consumo?) y cómo se financiarán (¿recortes de gastos inmediatos o recortes demorados?). Consideramos que el mayor riesgo de la administración de Trump es un impacto de oferta en la economía derivado de una posible guerra comercial con aranceles más altos y oferta de mano de obra reducida debido a una aplicación de la ley migratoria más estricta. Aumentan las probabilidades de una recesión a mediano plazo si un impulso de crecimiento inicial del PIB ocurre con tasas de interés más altas y lo sigue un impacto negativo del lado de la oferta. Las restricciones migratorias y comerciales aumentan el riesgo de inflación y un error de contracción de las políticas por parte de la Reserva Federal.

 

Inflación

Las propuestas de Trump son estructuralmente inflacionarias, pero se desconoce en buena parte cuáles medidas se aprobarán e instrumentarán. Trump está exigiendo una política fiscal agresiva; la salida de muchos inmigrantes (lo que ejercería una presión ascendente en los costos y salarios a nivel nacional); un mayor proteccionismo (una guerra comercial que posiblemente debilitaría el crecimiento inicialmente y finalmente aumentaría los costos de bienes globales a través de aranceles más altos). El lado de la oferta de la economía pudiera verse gravemente afectado.

 

Política fiscal

Trump inicialmente mencionó alrededor de 9 millones de millones en recortes en diez años. Después redujo su propuesta a 4 millones de millones; el Congreso pudiera aprobar algo másrazonable, como 1 millón de millones. Lo que se desconoce de los recortes fiscales es cómo se financiarán, su distribución y el efecto en el PIB. En el papel, los recortes favorecen a las personas con ingresos más altos que son menos propensos a gastar. Trump quisiera lograr una reforma fiscal integral:

  • Ampliar la base
  • Eliminar las deficiencias
  • Reducir las tasas fiscales
  • Reducir las categorías fiscales de 7 a 3 (12-25-33 %)
  • Reducir la tasa fiscal corporativa de 35 % a 15 %
  • Eliminar el impuesto sobre el patrimonio

Hasta ahora, parece que Trump supone que la pérdida de ingresos se compensará con un crecimiento más rápido del PIB.

 

Reserva Federal 

Trump ya ha sugerido que la presidente de la junta directiva de la Reserva Federal, Janet Yellen, no será reelegida cuando su plazo concluya en febrero de 2018. Es posible, incluso, que renuncie antes de esa fecha. Es probable que haya una rotación significativa en la Reserva Federal, con hasta cinco plazas vacantes, incluida la de vicepresidente. Podemos detectar una preferencia por un presidente para la Reserva Federal de línea más dura, alguien como el expresidente del Banco de la Reserva Federal de Dallas, Fisher, con una visión más ortodoxa de la política monetaria comparado contra la experimentación y políticas poco convencionales que han regido desde 2008. La tasa de fondos federales se elevará más rápido durante el gobierno de Trump. El choque de un presidente de la Reserva Federal de línea más dura, con una relajación fiscal agresiva con la tasa de desempleo por debajo de 5 % y con la posibilidad de un impacto negativo al lado de la oferta en la economía son comodines los cuales es necesario observar.

 

Tasas de interés

El pronóstico de los bonos es incierto debido a la divergencia de la política extrema entre un gran impulso fiscal de crecimiento y un impacto económico negativo en el lado de la oferta. A largo plazo, nuestro sesgo es que la tasa de fondos federales y el rendimiento de los bonos aumentará en la medida que la relajación de la agresiva política fiscal estimule la demanda. Las medidas fiscales flexibles podrían entonces encontrarse con posibles restricciones al comercio y la inmigración, lo cual podría llevar a mayor inflación. Entonces, deberemos valorar de qué manera afectarán las tasas de interés más altas al dólar y a las perspectivas económicas.

 

Diferenciales crediticios

A partir de esto, los niveles del diferencial podrían mantenerse planos o extenderse a lo ancho. Se esperan elevada volatilidad e incertidumbre en el corto plazo, y el sector corporativo no financiero ha continuado agregando presión. La victoria de Trump parece indicar políticas más osadas y un riesgo más amplio de sucesos excepcionales para el sector empresarial. Necesitamos que aumenten los ingresos en relación a la deuda para que los diferenciales crediticios permanezcan en los niveles actuales. Si los diferenciales se ajustaran a partir de ahora, posiblemente sería con base en rendimientos más altos de la Tesorería que comprimirían el diferencial crediticio.

 

Capital

La incertidumbre en el corto plazo podría ser negativa para el capital. El panorama a largo plazo es incierto, pero depende en gran medida de la economía y de qué tan rápido los recortes fiscales potenciales de Trump puedan acelerar el crecimiento. Estaremos al tanto de la tensión entre un impulso al PIB accionado por los impuestos, tasas de interés más altas y el potencial de una guerra comercial. En cualquier caso, los ingresos más altos y un gasto de inversión más alto son fundamentales tanto para la economía, como para el crecimiento de las ganancias.

 

Dólar estadounidense

Tenemos un pronóstico más alcista del dólar bajo el gobierno de Trump. Un supuesto clave es que la política fiscal flexible y la política monetaria estricta comúnmente llevan una divisa a la alza. Recuerde la década de los años 1980, cuando los recortes fiscales del presidente Reagan, un aumento en gastos de defensa y la Reserva Federal a cargo de Volcker se combinaron para llevar al dólar a niveles muy altos.

 

Comercio

Trump hizo campaña con una plataforma proteccionista y aislacionista, y los aranceles a México y China podrían volverse realidad. En cuanto al comercio, es importante recordar el lado de la oferta de la economía. Más comercio significa más oferta, y viceversa. Una guerra comercial es el mayor riesgo al PIB global. Todo nuevo presidente podría iniciar una guerra comercial rápida y fácilmente. Los efectos muy probablemente afectarían la oferta y la demanda, aumentarían la inflación y frenarían la demanda global. Una guerra comercial pudiera contrarrestar significativamente cualquier estímulo fiscal.

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar