Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Los activos de los mercados emergentes (ME) se han visto golpeados por la aversión al riesgo de los inversores durante el tercer trimestre. Los mercados de la moneda local y de la moneda fuerte han registrado ganancias negativas y las acciones de los ME han registrado pérdidas de dos dígitos.

La masacre en mercados emergentes durante el tercer trimestre ha sido impulsada en gran parte por China, con la prolongada depresión de los precios de productos básicos y la fuerza del dólar estadounidense contribuyendo también al descenso. El colapso del mercado en agosto fue liderado por el colapso del mercado de valores de China, su caída precipitada desencadenó una venta masiva en los mercados de acciones globales, y disparó la volatilidad y alejó a los inversores del riesgo y de los ME. El retraso de la subida de tasas federales, una reacción a las turbulencias de los mercados, mantuvo a los inversores a la defensiva con muchos de ellos cuestionando las perspectivas de crecimiento global.

Mercados emergentes 2015

La convergencia de estas difíciles condiciones macroeconómicas aceleraron la salida de capitales de los ME, lo cual empeoró con la degradación de Brasil a basura por parte de S&P, y llevó a un ajuste de precio de los activos de los ME en el tercer trimestre.

En el tercer trimestre, el JP Morgan GBI-EM Global Diversified Index bajó un 10,54% en términos de dólares estadounidenses. La derrota de los precios de productos básicos jugó un papel clave, con altas divisas beta hundiéndose en el bajo precio del petróleo y un sentimiento negativo.

América Latina, bajando un 16,19%, tuvo los peores resultados regionales del índice en el tercer trimestre. El bajo rendimiento fue liderado por Brasil, con una bajada del 25,66 %, que está teniendo dificultades con la creciente inflación, una amenaza de recesión y un gobierno que carece de capital político para restablecer el orden fiscal.

Las altas divisas beta asiáticas también han supuesto un duro golpe en el tercer trimestre. Tanto Malasia, con una bajada del 14,48%, como Indonesia, bajando un 14,15%, han visto salidas de capitales impulsadas por la aversión al riesgo global y amplificadas por el riesgo relacionado con China.

Rumanía tuvo los mejores resultados en el índice, subiendo un 4,0% al cierre de septiembre. El crecimiento europeo ha sido fuerte en 2015, haciendo de la Europa emergente un punto destacado en los mercados locales durante el tercer trimestre.

 

Perspectivas para 2015

Con la vista puesta en el final de 2015, se desafía el panorama de los activos de los ME, con una sensación de cautela por parte de los inversores. El contexto fundamental para muchos países emergentes se ha deteriorado, lo cual también ha llevado a un sustancial ajuste de precios de los activos. Las valoraciones, especialmente en el cambio de divisas de los ME, se ven cada vez más atractivas, y los diferenciales del tercer trimestre ofrecen la oportunidad de apurar hasta el final del año.

En lo que llevamos de año, el crédito de los ME ha tenido mejores resultados que el crédito del mercado desarrollado, y el retraso de la subida de tasas federales puede proporcionar un escenario macroeconómico más favorable al final del año. Los inversores, que esperan sentados dinero en mano, pueden usar las turbulencias de los mercados para añadir selectivamente más riesgo en sus carteras de valores. Para una recuperación duradera de los ME, los inversores continuarán buscando un catalizador que desencadene una mejora fundamental y un crecimiento prolongado.

Por Jackie Lafferty, Analista de Inversiones de Loomis Sales & Company.

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar