blog Enrique Roca - Erre
Comentarios bursátiles, socioeconómicos e ideas sobre autonomía financiera

La bancacracia hunde España.

Este verano he estado hojeando el libro de Niall  Ferguson: Civilización (Occidente y el resto) cuya lectura recomiendo, especialmente  a los estudiantes de Económicas.

El éxito  de una civilización se mide por la duración y la calidad de vida de sus ciudadanos y Niall  examina las diferentes civilizaciones para determinar los factores de éxito y fracaso y para ello estudia la evolución de la competencia, ciencia, propiedad, medicina, consumo, trabajo.  

Estos elementos junto con una justicia rápida e independiente y un sistema fiscal eficaz en el que se grave más las herencias y menos las rentas personales puede garantizar lo que considero prioritario para que una civilización avance: la movilidad vertical y la aparición en puestos clave de jóvenes emprendedores que tiren del carro para lo que se necesita frecuentemente un acceso al crédito en condiciones “asumibles”.

Si examinamos dichos factores en nuestro país vemos por qué estamos donde estamos y gran parte de la culpa la tiene el olvido de comportamientos que valoren, la ejemplaridad, el ahorro y su fiscalidad, la educación financiera y  la bancacracia (mediante ese matrimonio poder financiero - político: tú  me financias que yo no vigilo tus desmanes, miro hacia otro lado y después te salvo con el dinero de los ciudadanos y que se hace necesario romper por bien de la mayoría, para que España deje de ser un país de chorizos). ¡Cuánta envidia del acuerdo logrado en Holanda por el que se criminaliza la venta de productos  que dan origen a estafas!

Las cinco reformas financieras del PPSOE no solo no han logrado romper el ligazón deuda pública- sistema financiero sino que nos han hecho retrocede a la Edad Media, con el retorno de la represión financiera, siendo una de sus facetas la USURA. (Hay que dejar de eufemismos y llamar en las cosas por su nombre y éste es el que tienen los préstamos personales con los actuales tipos superiores al 12 %, descubiertos al 33% y euros, tarjetas al 2% mensual, y comisiones de mantenimiento que suben el 50% anualmente, mientras el Banco de España mira hacia otro lado). Aquí tampoco somos europeos ya que el coste de mantener una cuenta corriente es 178 euros ,muy superior a los 111 de media europea, por no hablar de los márgenes de intermediación y de comisiones que son la envidia de la banca europea.

La actual y perenne clase política española está lejos de racionalizarse, cada vez necesitan más recursos para sus chanchullos y proyectos faraónicos que son suministrados por los mencionados bancos y así el crédito (condición indispensable para la recuperación económica) no fluye a la sociedad. Pagar las deudas y crédito para los proyectos viables y rentables son elementos necesarios e imprescindibles para salir de la crisis junto con la recompensa del trabajo. Con las exportaciones en máximos históricos (algunos que siempre hablan de los coste laborales unitarios tan altos que hay en España, me puede explicar por qué somos de los pocos países occidentales que mantenemos la dicha cifra), las empresas españolas especialmente las medianas y pequeñas ven el rescate como la vía para favorecer el crédito y disminuir el coste de capital.

Las constantes promesas de los  políticos sobre que ésta vez es la buena con sus brotes verdes y que los ajustes y más ajustes  son  necesarios para que vuelva el crédito y el crecimiento se topa con la triste realidad, ¿Alguien sabe que fue del rescate financiero elemento esencial para separar el trigo de la paja  y que lleva varios meses solicitado? A ver si de tanto pensar y tan poco actuar se muere el enfermo de inanición.

Contrasta lo que sucede por aquí (lo importante es ganar las próximas elecciones aunque el hambre se extienda) con las medida que el gobierno conservador ingles toma (tome nota D.Mariano), promover un banco publico para fomentar el crédito a la pequeña y mediana empresa.

Poco hubiera costado mantener Argentaria o dotar al Ico de una estructura de representación en las comunidades o provincias en lugar de dar los fondos a la banca para que cobre una comisión por estudio, deniegue las operaciones, o se las dé para cancelar créditos suyos o refinanciar otros dudosos. ¿Alguien audita o garantiza que el dinero llega a su destino y éste es el prefijado por la línea de crédito? ¿Alguien conoce alguna sanción a algún banco por no cumplir la normativa al uso?

Los empresarios, trabajadores, y consumidores nos quejamos por aquí de que los bancos son aquellas instituciones que te dan un crédito cuando no lo necesitas, te venden un paraguas cuando luce el sol, o te fijan un suelo en la hipoteca cuando los tipos van a la baja, pero nada hacemos para que la banca cumpla su función, la de intermediación, y deje de una vez de hacer la competencia a las agencias de viajes, seguros, tiendas de electrodomésticos, etc. Mientras seguimos con las mentiras, apaños y engaños, la economía real desaparece y la bancaria se escuda en la alarma social (¿más que el paro?) para vivir a costa de todos.

Hay que hacer algo más y la oportunidad está ahí para quien tenga recursos propios y, negocios boyantes. D Amancio o D Juan anímense a crear un banco ahora, (márgenes tan altos, saneamiento económico costes tan bajos y personal preparado).

En momentos de crisis la solidaridad se despierta pero además de dar 20 millones a Caritas, crear un banco-banco es la mejor obra que se puede hacer, por su efecto multiplicador, máxime si además da beneficios normales reinventables (que no es lo mismo que maximizar el beneficio.

Mientras los desahucios se multiplican sin que los políticos y banqueros den una solución a la sociedad (no creo que la dación en pacto fuera la solución más justa pero esta demanda social ya lleva cinco años y cada vez hay más viviendas vacías, sin que los bancos se saneen más por desahuciar y dejen de pedirnos dinero para su saneamiento), sus clientes deberíamos elaborar una lista clasificando las entidades tanto por la fortaleza de su balance económico como por su balance social (numero de préstamos, tamaño y tipo concedidos, comisiones cobradas, patrocinios a la ciencia y cultura, alternativas a los deshaucios,compromisos adquiridos  para la economía real, remuneraciones de los consejeros)  a fin de saber en manos de quién estamos.

Es una necesidad palpable e inaplazable. Los prestamos entre personas o empresas de confianza empiezan a florecer a tipos muy inferiores a los bancarios y los bancos extranjeros se ponen  las botas con las empresas más solventes y diversificadas internacionalmente descontándoles pagarés en Luxemburgo a tipos europeos.

Espero que junto con estas alternativas que disminuyan la bancarización de nuestra economía empiecen a nacer cooperativas de socorros mutuos, de la divina providencia, o incluso montes de piedad o cajas-cajas y esto exige un cambio legislativo, para que el oligopolio al que nos conduce esta crisis dé paso a la competencia. Un país moderno necesita contrapoderes y aquí todo el poder están en el mismo sitio: la bancacracia. Mientras, el país desaparece. 

¿Te ha gustado el artículo?

Publico todas las semanas mi visión sobre los mercados y los cambios que realizo en mi cartera. Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog.

  1. #1

    SilveryFox

    Sr. Roca, algo parecido a los cambios que usted apunta en su post ya ha surgido en un movimiento en Austria (curioso verdad, el mismo país donde en Viena nació la teoría Austriaca del ciclo económico) denominado “La Economía del Bien Común” creado y promovido por un economista llamado Christian Felber.

    Básicamente es un capitalismo al que se le han "atado los machos" para que no devore a la ciudadanía como esta ocurriendo ahora, limitando: el tamaño de las corporaciones empresariales, el ratio diferencial entre los sueldos de trabajadores y ejecutivos a valores racionales y lo más importante no esta basado en el crecimiento infinito, algo que debería ser evidente siendo que estamos en un mundo finito que si no lo cuidamos un poco nos lo acabaremos en apenas unos años.

    Por si quiere ampliar información hay un valenciano (de su tierra) llamado Francisco Alvarez Molina que trabajó en la Bolsa de Paris (no precisamente de botones) y conoce el mundillo, que da conferencias explicando el tema y es un ferviente promotor y defensor de este movimiento. (Si busca en "San Google" hay algo de información sobre el tema).

    Creo que en esa línea podría estar la salida a la actual situación pero, como todos los cambios sociales llevará mucho tiempo y esfuerzo que quizás no tengamos.

    Más rápido sería como dice el "Maestro Llinares", montar guillotinas en las plazas y empezar a hacer limpieza de políticos infestados de mierda hasta las orejas, banqueros, chorizos y ladrones de guante blanco. Aunque me temo que al final acabaríamos en otra guerra como las del siglo pasado y anteriores para romperlo todo y una vez destruido seguir con el viejo sistema basado otra vez en el crecimiento infinito y en apenas unos años de supuesta bonanza "vuelta la burra al trigo".

    Lamentablemente vivimos en una sociedad completamente aborregada, sin la más mínima conciencia social y será difícil hacer los cambios necesarios por las buenas y de una forma medianamente ordenada.

  2. #2

    Solrac

    Bueno, esto ya lo están haciendo empresas americanas con mucha caja como Apple y Google, ¿no? La cosa es si hay creación de dinero (coeficiente de caja) o no.

    Saludos.

  3. #3

    Alexsousa

    Estos políticos se han dedicado a jugar a ser financieros! mira las cajas que tienen participaciones en todas las grandes empresas del país...
    Pero estos políticos han hecho una cosa muy bien: Conseguir que el problema sea de los banqueros, en vez de decir que son de las cajas o mejor dicho políticos.

  4. #4

    Eguzkialde

    Pero a pesar de todo;
    ¿porqué seguimos votando a los mismos?

    Después de analizar las últimas elecciones vascas he llegado a la convicción de que los resultados no están correctamente representados en el Parlamento.

    Falta la representación de los que se abstuvieron, los cuales deberían de estar representados y de ésta forma poder ejercer su % de poder.Pués en éste caso estarían empatados con el primer partido.

    En el caso de que no fuera posible , debido a que hay que cambiar primero la órbita terrestre , mientras la cambiamos deberían dejar los escaños vacios y esa medida aliviaría los presupuestos y de paso la deuda y por consiguiente la prima y así sucesivamente aprenderíamos la lección de que sólo se puede gastar lo que se tiene , se puede y se debe........y nada más.

  5. #5

    Fleischman

    en respuesta a SilveryFox
    Ver mensaje de SilveryFox

    De hecho, cuando empiezan los problemas del modelo de crecimiento infinito en el que estamos no es con el agotamiento de los recursos, sino con el agotamiento de la velocidad de extracción de los mismos. No es capaz de manejar bien una situación estacionaria, lo que lo convierte en un sistema inestable por definición.

    En palabras de Kenneth Boulding: "Anyone who believes exponential growth can go on forever in a finite world is either a madman or an economist."

  6. #6

    Comstar

    Bajo las leyes de capitalismo, el que corre riesgos es el empresario y el banquero. En la bancocracia el que corre riesgos es el que pide un préstamo.

    En el capitalismo "si lo rompes, lo pagas". En la bancocracia, "si el banco lo rompe, el contribuyente paga".

    En el comunismo y en la bancocracia se expropia las propiedades. El sistema de reserva fraccional permite a los bancos inventar dinero en sus balances contables, de modo que la expropiación de la bancocracia surge del impago de un deudor, que pone en evidencia el fraude de Ponzi del sistema de reserva fraccional. Con el comunismo te quitan la propiedad y ya. Con la bancocracia te quitan la propiedad y te dejan una deuda.

    En el capitalismo el dinero es el incentivo para trabajar, producir, transformar físicamente. El bancocracia no se ocupa trabajar, basta con mover el dinero de un lugar a otro, y el dinero es sólo un concepto en el imaginario colectivo. En el capitalismo gana dinero el que trabaja más, en la bancocracia gana más el que trabaja menos.

    En el capitalismo, sin clientes no hay negocio. Tener pobres es un desperdicio, porque si se les convierte en clientes, las empresas ganan más. En la bancocracia, a todo el mundo se le puede quitar dinero por medio de distorsiones legales, contractuales. No importa el ser humano.

    En la bancocracia, los deudores tienen el mismo derecho que los esclavos y el ganado. Los deudores tienen las obligaciones, y el banco tiene todos los derechos.

    El problema del comunismo es que obligaba a producir, pero no estimula a producir con calidad. El problema de la bancocracia es que estimula a no trabajar.

    La bancocracia se beneficia de los cambios de precios, que arrojan beneficios especulativos. El capitalismo se beneficia de precios estables que permitan aumentar el horizonte de planificación para las empresas. Con estabilidad las personas también pueden planificar mejor sus vidas.

    En otras palabras, aún el comunismo sería preferible a una bancocracia.

  7. #7

    Comstar

    en respuesta a Eguzkialde
    Ver mensaje de Eguzkialde

    Un gobierno que no puede decidir el tipo de cambio y las tasas de interés es una municipalidad con ejército. La última votación ocurrió al unirse a la UE.

  8. #8
Autor del blog
  • Enrique Roca

    EX-Director de Carteras de Fondos de Inversion. Ha obtenido numerosos premios nacionales e internacionales, destacado en Citywire y Financial Times como uno de los mejores gestores europeos. Imparte masters especializados en destacadas escuelas de Negocio. Sus inversiones financieras más significativas se concentran en azValor, Bestinver y en el fondo Presea Talento Selección. Los puntos de vista expresados en los artículos no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

Envía tu consulta