Caníbales en el trading: Del psicotrading a la psicología del trading

5


Recuerdo por allá el año 2015, cuando acababa mi carrera universitaria en psicología, que se me mencionó, por parte de los catedráticos que me impartieron los conocimientos más técnicos, precisos y científicos que jamás hayáis escuchado, que la psicología era una profesión que se había prostituido en las últimas décadas por culpa de una palabra que se me quedo grabada en la mente “canibalismo laboral”. En ese entonces, yo, cómo alguien que aún no había experimentado lo que era el mundo profesional de la psicología, no le preste mucha atención, más allá de las risas que nos supuso pensar en un caníbal con traje, cosas de adultos jóvenes, ya sabéis.

Años después, los inhóspitos caminos del trading me llevaron a especializarme en psicología laboral aplicada al trader, una rama de la psicología organizacional que aquí en España, donde resido, no se encontraba explotada. Para mi estupefacción, cuando empecé a investigar y a llevar a cabo una búsqueda intensiva sobre la bibliografía científica en este ámbito, la psicología aplicada al trader, muy poca o inexistente era la literatura que encontré. Todo lo que mis ojos eran capaces de leer, eran conceptos que cómo mínimo podríamos denominar como esotéricos, de lo que significaba el enfoque y tratamiento de la mente de los participantes de los mercados financieros. Los traders profesionales no sienten emociones ni cuando ganan ni cuando pierden, decían algunos de los libros más vendidos sobre un concepto que desconocía por aquel entonces, y que retumbo en mis oídos como una tiza rota rayando una pizarra de lado a lado, el psicotrading.

La descripción metafórica de un trader profesional según el psicotrading, era la de una especie de monje shaoling, que es capaz de abstraerse de los beneficios y las pérdidas que soporta su cuenta, y que medita, mientras hace el saludo al sol, al levantarse cada dia a las 6 de la mañana aunque su jornada como trader empiece a las 9, cuando abre la bolsa europea. Todo eran consejos místicos sobre cambios de mentalidad y de rutinas de vida, similares a “debes pensar como un trader para ser trader” o “la única forma de ganar al mercado es fluir con él”, ya sabéis, expresiones típicas y tópicas que suscitaban en los lectores, o al menos, me suscitaron a mí, unas ganas tremendas de ponerme a abrir órdenes a mercado solo con el poder de mi mente.

Me pregunté a mi mismo, si esto del trading y de los mercados financieros, trata de madrugar, hacer yoga, tener tazas con velas japonesas grabadas y hablar veinticuatro horas al día con todo el mundo sobre cómo dejar de pensar como un pobre para empezar a ser rico, prefería trabajar en alguna cadena de comida rápida ocho horas al día de lunes a sábado, hasta que encontrase algo de psicólogo. Al menos así, cuando acabase mi jornada, tendría tiempo para vivir sin pensar en el trabajo, a diferencia de lo que parecía que tenían que hacer los “traders” en esos bestsellers.

Y fue en este punto del absurdo de lo que estaba leyendo, cuando recuperé ese concepto del que os he hablado unas líneas antes, canibalismo laboral. El 99%, por decir un número arbitrario basado en una observación subjetiva, de los supuestos traders que daban consejos sobre cómo gestionar las emociones en los mercados, hablaban de combatir demonios, de cambiar creencias y de pasos que eran aplicables para todo el mundo. Voy a explicarme. Aunque a muchos os sorprendan estas palabras, la psicología es una ciencia, y lo es, debido a que su desarrollo como disciplina, se basa en el método científico, es decir, en la observación activa del comportamiento de los seres humanos, de sus relaciones con su ambiente y de las
alteraciones adaptativas que se pueden sustraer de estas, para así, generar hipótesis,
investigar, contrastar y concluir, en nuevo conocimiento. Esto, que a muchos os debe sonar igual de extraño que un doble techo con divergencia le sonaría a alguien que no sabe nada de trading, es una de las razones por las que la psicología, y más concretamente, la psicología aplicada al trading, solo debería ser practicada por psicólogos. Ya que el proceso detrás de una afirmación cómo las que hacen los reconocidos mundialmente como “gurús del trading”, requiere de un trabajo racional, reglado y sobretodo regulado.

Ahora vais a leer una obviedad, que en el trading, frecuentemente, se nos antoja olvidar. No todas las personas pensamos y sentimos igual. Somos seres particulares con características individuales, a los que solo a través del estudio de grandes muestras de comportamientos, se nos pueden aplicar constructos mentales generalizados. Pero la literatura popular sobre psicotrading se atreve a describir los procesos mentales del trader cómo algo estándar. Esto, para aquellos lectores que aún no estéis entendiendo cual es el cuerpo de este artículo, significa que, como traders, estamos dejando en manos de personas que no están cualificadas para ello, nuestra salud mental. Los caníbales laborales en el trading, son muchos. Todos son
analistas, todos son gestores, todos son psicólogos. En cualquier otro sector, alguno menos prostituido que el trading, estoy convencido de que jamás permitiríais que alguien que no se erija profesional, tuviese poder sobre vosotros. Me reafirmo en la idea de que si tuvieseis un dolor de estómago muy intenso, jamás dejaríais en manos de alguien que no fuese médico, quizás estomatólogo, el diagnóstico y tratamiento de vuestra situación. Continúo destacando, que no se os ocurriría jamás dejar vuestros ahorros, en manos de alguien que no esté cualificado para gestionarlos. Pero en cambio, parece que cuando nos enfrentamos al trading, cualquiera que haga un vídeo en una red social, tiene la potestad para aconsejarnos, sobre cómo debemos gestionar nuestro dinero, cómo debemos analizar los mercados y lo peor de todo, cómo debemos pensar y sentir.

La psicología del trading va mucho más allá de palabras motivadoras y de frases llamativas que se pueden serie grafiar en camisetas. El psicotrading es una aberración que ha creado un sistema de desinformación promovido por las redes sociales, donde cualquiera se postula experto en lo que ponga el título de su thumbnail. Ante tal desacreditado panorama, si no queréis creerme a mí, que lo comprendo, os pido que creáis a los cientos de traders con los que he estado trabajando en los últimos dos años, que sufren de ansiedad generalizada por el estrés al que están sometidos al intentar vivir del trading después de abandonar su trabajo o sus estudios, trastornos por depresión debido a haber perdido todos sus ahorros después de
invertirlos en los mercados, insomnio producido por pensamientos intrusivos que les gritan noche tras noche que al día siguiente van a conseguir operar como les han dicho que deben hacerlo, ludopatía, problemas familiares, aislamiento y un sinfín de circunstancias psicopatológicas y sesgos que pueden marcar un antes y un después en vuestro bienestar vital. Si no queréis creerme a mí, y no puedo instigaros a que le deis la importancia que se merece a proteger vuestra salud mental, os animo a que cómo buenos traders que sois, confiéis en las estadísticas, y os preguntéis a vosotros mismos; sabiendo que según los datos de la ESMA, cerca del 75% de los traders pierden dinero de forma recurrente en los mercados, cuando consigáis ser del 25% ganador, ¿Queréis formar parte del 100% que pierde salud mental aunque gane dinero?

No olvidéis que cuentas de trading podéis perder muchas, pero mente, solo podéis
perder una.

Por Víctor Corrales Urrutia.
  1. #5
    03/07/21 16:52
    Hola Víctor,

    La parte psicológica del trading es de lo más importante que hay, te diría que más importante que la parte técnica.

    No estoy de acuerdo en que no haya investigación sobre el tema, de hecho, hasta se han dado premios Nobel por investigadores del mismo: Kahneman y Sversky.

    Para mí, aparte de Kahneman, lo más TOP que he leído de psicotrading sería Trading in the Zone, de Mark Douglas. Es un libro de cabecera obligatorio si uno quiere hacer bien esta actividad.

    Los comentarios del Dr. Alexander Elder son interesantes, ya que él también es psicólogo se profesión. 

    Lo más importante del psicotrading es no boicotearte a ti mismo, que es la tendencia más natural del ser humano ante el azar jugándose dinero.

    El libro que me hizo entender más todo esto y me dio el paso se la "consolidación" fue un libro de "psicopoker", The Poker Mindset. Es el mejor libro que he leído acerca de estos temas, lo abarca todo: bad beats, malas rachas... Todas las dificultades que te puedes encontrar en el trading y en los juegos de azar. Si uno quiere actuar como un profesional ese libro es oro puro.

    Después están los libros de Schwager, la serie The Market Wizards. Me parece obligatoria también si uno quiere ir mínimamente en serio.

    Lo creerás o no, pero estos libros fueron los que me hicieron encontrar el camino de ganar dinero con esto. La parte técnica es condición necesaria pero no suficiente. Por más bueno que seas técnicamente, cuando el azar te de unas cuantas hostias, que, sin duda, lo hará, te destruirás a ti mismo si no has automatizado la actitud correcta de un buen trader: cortar pérdidas, dejar correr las ganancias, aceptar que cualquier cosa es posible por más improbable que a priori parezca y, sobre todo, separar cualquier emoción de la toma de decisiones.

    Uno no puede no sentir nada perdiendo el 30% de su cuenta, o 10k€ por ejemplo si es un tío con un sueldo normal. La diferencia es si estos sentimientos negativos impactan o no en tu toma de decisiones, si vas a vengarte e intentar recuperar rápido las pérdidas, o si vas a planear tu recuperación con paciencia y frialdad.

    S2!
  2. en respuesta a Cabotambora
    -
    #4
    03/06/21 04:29
    ¡Cierto, no lo soy, gracias por leer el artículo!
  3. #3
    25/05/21 14:09
    Gran articulo, gran redactado y llevas mucha razón en lo que dices.
  4. #2
    06/05/21 02:13
    Don Victor: 
    Sin acritud, se nota que, al menos, no es médico. El estomatólogo se ocupa de las enfermedades bucales. De los padecimientos del estómago mejor acudir a un gastroenterólogo. O ya que estamos aquí puede consultar a Francisco Llinares, por eso de los canibalismos. 
    Un saludo. 
  5. #1
    05/05/21 13:57
    Yo quiero cambiarme de entidad prestadora de  sesantias  en este momento las tengo en porvenir nomegusta hay no epodido cambiarme a Colpensiones que hago yo