¿Existe la posibilidad de que México pierda el grado de inversión en 2020?

"Lo que un día fue, no será..."

 

Es la estrofa de una canción que hemos cantado hasta el cansancio y también podría ser el epitafio de la paraestatal más grande del país. La debilidad financiera de Pemex podría tener un impacto muy negativo en las finanzas públicas y ese factor arrastra a la calificación de riesgo soberano.

 

¿Existe la posibilidad de que México pierda el grado de inversión en 2020?

 

La falta de certeza sobre las finanzas públicas y un entorno de desaceleración que afecta el crecimiento son factores que también son una alerta en la calificación crediticia durante este año. El riesgo es latente, pero también existen en la balanza otros factores que en el corto plazo le juegan a favor a la nota mexicana.

 

El grado de inversión es una estrellita que las calificadoras internacionales nos ponen. Perder esa estrellita es perder miles de millones de dólares en inversión, es decir, es perder la confianza de los inversionistas, pero actualmente la peor calificación está dos escalones arriba de la estrellita. Es prácticamente imposible que Fitch Ratings degrade dos escalones a la nota soberana mexicana. Al menos durante este año no habrá riesgos.

 

La calificación de Moodys para los bonos soberanos de México es de’A3’ con perspectiva negativa, en tanto la de Standar & Poors se ubica en ‘BBB+’ con perspectiva negativa, la de HR Ratings es de ‘A-‘ con perspectiva negativa y Fitch Ratings es la agencia que más castigado tiene a México con BBB con perspectiva estable.

 

Durante 2020, los reflectores estarán en la falta de crecimiento, difícilmente se logrará un 2%, las consultorías más optimistas ven un 1%. En conclusión las calificadoras no tienen muchos argumentos para castigar a México, aunque en el mediano plazo podrían cambiar de opinión si no existe un volantazo en las políticas públicas.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!