¿Hacia dónde se dirige el sector Fintech en México? Las expectativas parecen ser buenas debido a la necesidad de tener acceso a mejores servicios financieros y a la revolución que ha planteado la telefonía móvil. Lo anterior está empujando una regulación conocida como Ley Fintech que le dará certidumbre a los usuarios y sentará las reglas para todos los participantes de esta industria que está detonando el sector financiero mexicano.

 

 

¿Hacia dónde se dirige el sector Fintech en México?, Edgar Arenas, Rankia

 

 

Los usuarios han venido estirando la cuerda del sector financiero, millones de mexicanos exigen nuevos servicios, las nuevas generaciones aprovechan la tecnología y ponen a prueba a los bancos convencionales que se ven obligados a evolucionar y empezar a abandonar los esquemas tradicionales, todo parece indicar que quedarán atrás los tiempos donde la señora llegaba a tomarse un café a la sucursal bancaria con su ejecutivo y charlar mientras hacían sus transacciones o imprimían sus reportes.

 

 

Las nuevas tecnologías aprovechan las páginas web, las redes sociales o aplicaciones móviles para ofrecer productos o servicios que desvinculan a los usuarios de los añejos esquemas de atención a clientes del sector financiero, ya no es necesario hacer largas filas, esperar un turno que llegaba después de horas, firmar cualquier cantidad de formatos y terminar perdiendo una buena tajada del día en una sucursal bancaria.

 

Las firmas de la industria Fintech que ya operan en territorio mexicano realizan transacciones por 36 mil 430 millones de USD. Las transacciones se realizan por aplicaciones cuyo modelo de negocio se vincula a los pagos con tarjeta y esto apenas comienza.

 

La industria de tecnología financiera en México agrupa 160 compañías que proveen diferentes servicios y se estima (De acuerdo a Francisco Meré Presidente de Fintech México) que son aproximadamente 540 mil los usuarios que ocupan esta tecnología. La tasa de crecimiento de la industria es de dos cifras y se estima que el crecimiento siga por ese camino: 17.3% desde este año hasta el 2022.

 

Uno de los puntos clave es que la industria Fintech, no se "pelea" con los bancos, encontró la forma de integrarse a ellos y aprovechar las necesidades de los clientes, como muestra un botón, las plataformas Fintech se conectan con las plataformas bancarias permitiendo que los recursos lleguen desde el usuario hasta una cuenta bancaria de forma eficiente… aunque las empresas Fintech aun no están autorizadas a captar dinero del público inversionista. De la regulación Fintech se desprenderá cuántas y cuáles empresas sobrevivirán, algunas de ellas tendrán que dejarse canibalizar, habrá una purga, pero se sentarán las bases para la viabilidad en el largo plazo. Lo mismo sucederá con las aplicaciones “fondeadoras” que son parte del universo crowdfunding y que engloban aproximadamente 70 empresas que consiguen capital a través de internet y que capitalizan proyectos de inversión.

 

El sector sigue desarrollándose a pasos agigantados, con lo que es indispensable tener más información sobre este universo fascinante y revolucionario. Pienso la frase de Warren Buffet: “El riesgo viene de no saber lo que estás haciendo”. La palabra final la tendrá el cliente. ¿Y tú que piensas?

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!