Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
En empieza el próximo webinar Invierte en megatendencias con Global X y Bursanet.

Cashflow como herramienta para tomar mejores decisiones financieras

Quiero contarles una historia. Juan y Carlos son compañeros de trabajo, prestan sus servicios en la misma área de la empresa y tienen el mismo ingreso mensual. Juan se pone muy feliz el día que recibe su pago, sin embargo, una semana después, se le ve angustiado y pidiendo prestado dinero ya que no tiene ni para cubrir sus gastos básicos.

Por su parte, Carlos está feliz el día de pago, y continúa feliz todo el mes, tiene todos sus gastos cubiertos, nunca está corto de dinero y destina una parte de su ingreso al ahorro.

 

Si Juan y Carlos reciben los mismos ingresos ¿por qué su situación financiera es diferente? La respuesta es simple: mientras Juan sólo se preocupa porque llegue su dinero y por gastarlo sin ningún tipo de control, Carlos organiza, administra su dinero y puede tomar mejores decisiones financieras porque conoce mes a mes el estado de su flujo de efectivo.

Seguro que todos queremos identificarnos con Carlos y no con Juan, para ello es necesario empezar por saber ¿qué es el flujo de efectivo y cómo utilizarlo?

El flujo de efectivo corresponde a la cantidad de dinero que te queda al final de cada mes, después de haber distribuido tus ingresos para cumplir con tus obligaciones.  Sólo podrás conocer este dato si has realizado el ejercicio completo de presupuesto. El resultado de tu “cashflow” puede ser positivo o negativo, por eso es tan importante que trabajes sobre cifras reales.

Cuando después de hacer tu ejercicio, con toda la honestidad posible, tu cashflow es positivo hay una excelente oportunidad para revisar tu nivel de deuda, porque, con un plan estructurado, tu cashflow podría ayudarte a disminuir tus deudas en un menor tiempo.  Esta acción sería muy beneficiosa para tus finanzas, ya que, en la medida en que vayas liberando deuda, tu cashflow positivo aumenta, mejorando así tu capacidad de ahorro.

Ahora bien, si por el contrario, después de realizar este ejercicio, tu cashflow es negativo, significa que ¡tus gastos están superando tus ingresos!, es momento de hacer un alto en el camino y revisar cada uno de los rubros de tu presupuesto, el detalle con el cual hayas registrado tus gastos, te permitirá tener un panorama muy claro, y lo lógico, es que empieces a amarrarte el cinturón en los gastos suntuosos.

Es importante que entiendas que el no hacer esta revisión puede llevarte a que, cada mes, tu flujo sea más negativo. Debes ser consciente que, generalmente, cuando no se asume este compromiso, podemos vernos envueltos en una capa mayor de deudas al tratar de tapar un hueco con otro hueco.

De otra parte, este ejercicio también te permitirá empezar a pensar en qué acciones puedes tomar para generar ingresos extras o adicionales.

En resumen, el flujo de efectivo te permitirá tomar decisiones importantes sobre el manejo de tus finanzas, pero no olvides que para conocer si el semáforo esta en verde o en rojo, debes partir por tomar el buen hábito de realizar tu ejercicio de presupuesto mensual de forma seria y responsable. Así que anímate a empezar.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar