En empieza el próximo webinar Psicología a la hora de operar.
blog Cambiando el mundo
Discusión de problemas y soluciones de actualidad económica mundial

La simple y complicada relación entre China y EEUU

En estos días, invertir requiere de la comprensión económica y política.  En tiempos en que los grandes medios de comunicación son ministerios de propaganda política, ya no te puedes confiar.  Así que solamente te queda usar algunos conocimientos clave e inferir el diagnóstico, interpretar apropiadamente los hechos, y tomar una decisión.

Chimerica

En 2006 el profesor alemán de la Universidad de Bonn Moritz Schularick y el historiador económico escocés y profesor de Harvard Niall Ferguson inventaron la palabla "Chimerica", combinación de China y America, para describir una quimera (que en inglés se escribe Chimera) y también hablar del matrimonio codependiente entre China y America.  Es innegable de que en algunos puntos, estos dos profesores tenían sesgos políticos, ideológicos e incluso económicos, como por ejemplo, Niall Ferguson que en 2006 creía que en la primera guerra mundial perdió el bando equivocado (porque creía que Alemania traería grandeza a Europa) y creía que la austeridad causante de recesión era la solución a los problemas de deuda (que es como decir que la pobreza del deudor es la solución contra la morosidad).  Sabiendo sus sesgo, podrás empezar a filtrar lo técnico de la opinión del autor.  Poco después de la crisis de 2008 Ferguson lanzó un documental sobre Chimerica que te sirve como introducción a la globalización financiera y Chimerica.  

VIDEO: El poder del dinero. Chimerica

Lo valioso de lo que hablan estos dos profesores es que en la política las cosas no ocurren por casualidad. Desde hace 700 años tenemos bonos y desde hace 400 años tenemos burbujas que son proyectos de redistribución de la riqueza, de los más pobres a los mas ricos.  Ferguso habla mucho de la historia de estos fenómenos, y desde esta perspectiva, didácticamente es magnífica información para enterarse de los movimientos de dinero ocurridos por detrás de los eventos.  No te creas los sesgos de Ferguson, pero aprende de sus narraciones históricas.

Si no quieres gastar tu tiempo mirando lo que Ferguson nos cuenta, lo mínimo que necesitas saber es que:

  • China tiene las fábricas, los empleos y los productos para vender.
  • EEUU tiene a los clientes y el dinero

Las zonas económicas especiales

Ya en 2010 Paul Krugman proponía hacerle la guerra comercial a China. En un post había comentado al respecto. En ese post también cubría la historia de China desde los tiempos de la revolución hasta 1979.

Post: La guerra EUA vs China, propuesta por Krugman

En 1979 empieza el régimen de Zonas Económicas Especiales (ZEE).  La doctrina detrás de ello era que si metías empresas capitalistas, el socialismo echaría marcha atrás.  El establishment globalista (hoy conocido como Deep State) vió con buenos ojos el experimento de tener trabajadores baratos.  Para los globalistas funcionaba perfecto.  Para los capitalistas no.

El modelo de desarrollo de China

China empezó a recibir empleos y dólares con la ZEE.  Políticamente nunca se alineó completamente ni con los EEUU, ni con Rusia.  Con el tiempo empezó a jugar con el sistema, como quien descubre maneras de jugar con las reglas de un casino.  Irónicamente China nunca entendió que su historia fue muy diferente de la EEUU y que habría hecho mejor si creara su propio sistema en jugar de ser jugador sobresaliente en juego ajeno.  China se dejó emborrachar como los jugadores adictos de videojuegos.

Hay versiones que apuntan a que hubo acuerdos opacos con determinadas facciones en los EEUU para ampliar las condiciones de ventaja hacia China por parte de EEUU al punto de que empieza a hablar de que EEUU es una potencia en decadencia y China es una en ascenso.  El presidente Trump no está de acuerdo con ello y ha tomado acciones al respecto.  En sus múltiples declaraciones sobre el tema de China se infiere:

  • Que el modelo de desarrollo de China se basa en un abultado déficit comercial favorable a China.
  • Que el déficit se basa en condiciones desiguales de comecio internacional. China casi no paga tarifas por sus productos, mientras que los productos de EEUU pagan abultadas tarifas.

En el último discurso de la ONU, el presidente Trump habló.

La diferencia más importante en nuestro nuevo enfoque comercial se refiere a la relación con China. En 2001 China fue admitida en el World Trade Organization. Nuestros líderes decían que esta decisión empujaría a China a liberalizar su economía, y fortalecer protecciones para proteger cosas para proveer que eran inaceptables para nosotros, y para la propiedad privada y para el cumplimiento de la ley.  Dos décadas después esta teoría se ha puesto a prueba y se ha demostrado como equivocada. 

No sólo China ha declinado adoptar reformas prometidas, ha abrazado un modelo económico basado en barreras comerciales masivas, grandes subsidios estatales, manipulación de divisa, dumping de productos, transferencias forzadas de tecnología, y el robo de propiedad intelectual y también secretos comerciales a gran escala.

Por ejemplo, hace poco me reuní con el CEO de una tremenda empresa americana, Micron Technology, en la casa blanca. Micron produce chips que se usan en incontables electrónicos.  Para avanzar el plan econ´mico de 5 años de China, una compañía propiedad del estado chino, habría robado diseños valorados en un máximo de 8.7 mil millones de dólares. Pronto la empresa china obtiene patentes por un producto casi idéntico y a Micron se le prohibió vender sus bienes en China.  Pero buscamos justicia. EEUU perdió 60 mil fábricas luego de que China entrara al WTO. 

Esto está sucediendo con otros países por todo el mundo. El WTO necesita cambios drásticos. A la segunda más grande economía del mundo no se le debería permitir declararse como país en desarrollo para jugar con el sistema a expensas de otros. Por años esos abusos fueron tolerados, ignorados o peor aún, fomentados.  El globalismo ejerció un empuje religioso sobre líderes pasados, causando que ignoraran sus propios intereses nacionales. Pero en lo que respecta a EEUU esos días se acabaron. Para confrontar esas prácticas injustas, he colocado tarifas enormes, con un valor de más de 500 mil millones de dólares a los bienes hechos por chinos. Y ya como resultado de esas tarifas, las cadenas de suministros se están reubicando en EEUU y otras naciones. Y millones de dólares están siendo captados por nuestro departamento del tesoro. 

El pueblo americano esta comprometido con la restauración del balance de nuestra relación con China. Esperemos poder lograr un acuerdo que sea benéfico para ambos países, pero les he dejado muy claro que no aceptaré un trato malo para el pueblo americano. Así como empujamos a estabilizar nuestra relación también estamos monitoreando cuidadosamente la situación en Hong Kong. El mundo espera que el gobierno chino honre su tratado registrado con los británicos y registrado con la ONU en que China se compromete a cuidar la libertad del sistema legal de Hong Kong y las formas de vida democrática. Como escoja China manejar la situación, dirá mucho de su rol en el mundo en el futuro. Contamos con el presidente XI como un gran líder.

Con el déficit abultado y las desiguales tarifas miramos varias cosas:

  • China ha estado recibiendo montos enormes de dólares por concepto de déficit comercial de los EEUU.
  • China pasó de generar superavit a ser otro país endeudado como todos los demás. El dinero produce tentación. Ya antes le ocurrió al imperio español que estando en su tiempo de mayor bonanza con montones de oro viniendo del nuevo mundo, pasó a endeudarse como todos los demás.
  • China nunca desarrolló su mercado interno como lo hizo EEUU, tenía un modelo basado en exportaciones.  El modelo de Chimerica.
  • China nunca sufrió lo que sufrían otros países exportadores con déficits comerciales en contra.

Macroeconomía de China

Toda esta lluvia de dinero le hizo sentir a China que iba a ser el nuevo EEUU del siglo XXI.   Brian McCarthy nos explica un poco sobre China.

VIDEO: Dollar Liquidity Crisis: The End Game for China - w/ Brian McCarthy

McCarthy nos explica el dilema del triángulo de la política monetaria.  En política monetaria sólo puedes escoger dos de tres al fijar tipo de cambio.

Tienes para escoger:

  • Control de la liquidez doméstica. Condición irrenunciable para China
  • La cuenta de capital abierto es lo que todo el mundo usa cuando debe tratar con la economía global.
  • El tipo de cambio fijo da control.

China no ha tenido una crisis de deuda como otros países. Su entorno bancario es muy particular.

  • Los bancos son controlados por el gobierno y el dueño es el gobierno.
  • En China el indicador M2 ronda el 80% del total de crédito.  En EEUU el M2 ronda el 27%. 
  • Se habla mucho acerca de lo que se ha hecho en China para frenar el shadow banking en China.  Frenar el shadow banking sucede en China por razones distintas a las esperadas.  No se trata de que miraran que el shadow banking fuese inmoral o que fuese una forma artificial, fraudulenta u opaca de levantar cosas. Miraban el shadow banking como algo que escapaba al control, y al gobierno chino no le gusta lo que no puede controlar.  
  • Al ser los bancos controlados por el gobierno, la morosidad es una variable controlada por los bancos.  Cuando surge la posibilidad de pánico, el gobierno puede decidir quien se salva y quién quiebra.
  • El problema del sistema bancario chino es que los activos tóxicos pueden dejar de serlo mientras le entre dinero al sistema. Esto significa libertad absoluta para el banco central chino para imprimir dinero y llevar los niveles de activos tóxicos al nivel deseado.  Y allí es donde McCarthy mira algo similar a un esquema Ponzi.
  • China tiene niveles de comercio anuales de $4 billones. 
  • China requiere niveles de crédito superior al 10% para no derrumbarse. Necesita mucha liquidez.  Esto presiona los tipos de cambio fijos.  Quisieron romper los tipos de cambio fijos y la situación se enredó con rapidez. Deberían dejar de controlarlo todo.  Querían tener el queque y comérselo también. En el proceso perdieron un billón de dólares de reservas en intervenciones sobre el tipo de cambio en un año en 2016. Trataron de controlar las tres esquinas del triángulo de la política monetaria. Y aparentemente los bancos chinos pidoeron prestado medio billón de dólares a bancos no chinos.  Viendo lo ocurrido, deciden ir a formas más controladoras.
  • Presuntamente habría una escasez de dólares en China. 
  • China no puede independizar los flujos de capital y los flujos comerciales.  McCarthy mira a China como un intento de manejar un desequilibrio creciente.  Toda la presión se está concentrando en el tipo de cambio.  Así la demanda de divisas no iguala la escasa oferta de divisas para tener una apertura hacia el mundo exterior.  Para contener el problema buscan repatriaciones forzadas de dinero de exportaciones.
  • Las autoridades embotellan a los inversores dentro del país.  Los activos sobrevaluados no se pueden vender. 
  • Los inversores de largo plazo en China deben estar avisados del riesgo del tipo de cambio por la escasez de divisas algún día.

McCarthy explica los caminos a seguir con el triángulo monetario.

  • El escenario japonés (Cuenta de capital abierto y tipo de cambio fijo): Derrumbamiento de precios de activos. Políticamente peligroso.  McCarthy amplía este tópico hablando de que al perder control de la liquidez, cosas malas pasan. Hay necesidad de devaluar cuando pierdes control de los mercados de crédito para ajustar el crecimiento nominal.  Es un proceso muy malo, y te das cuenta cuando los precios de los pisos caen de manera bestial hasta valer casi tanto como lo que pensarías que vale un fiat money que nadie quiere.
  • El escenario argentino (Cuenta de capital abierto y control monetario doméstico)
  • El escenario norcoreano (control monetario doméstico y tipo de cambio fijo): Fortalece el aislacionismo, incompatible con el concepto de super potencia.  Daña la capacidad de comercio internacional.  Contrario a lo que hace Japón, China fija suelos para los precios de propiedades. Si tu propiedad vale menos que eso, el activo se vuelve imposible de vender.

China es como una fábrica. Importa insumos, fabrica y exporta.  McCarthy considera que la capacidad fabril se verá afectada por la política monetari aaislacionista incompatible con la visión de Xi Jinping de comercio exterior abundante.

En China son renuentes a los estímulos monetarios.

  • Credibilidad. Con un estímulo subeno los pisos en una sociedad con problemas sociales.  Expondría el plan de Xi Jinping como un fracaso.
  • El ambiente global no favorece estímulos. China es mucho más vulnerable de lo que la gente cree. Irónicamente la falta de control viene del tipo de cambio fijo.

China necesitaría un dólar débil o condiciones internacionales de alta liquidez.  Si quieres gráficos y datos, y su opinión sobre cómo cree él que el inversor debería posicionarse, seguro querrás ver el video de McCarthy.

El panorama para China no parece que vaya a satisfacer mucho a Xi Jinping y su visión de lo que quiere para su país.  El país se aleja del sueño del líder chino.  Económicamente las cosas no parecen muy halagüeñas.  Lo único cierto es que parece necesario invertir en unas palomitas de maíz para entretenernos viendo el desarrollo de los acontecimientos.  La rentabilidad de dichas palomitas se medirá en emociones, los giros de un drama en la telenovela del matrimonio chimericano.

 

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

Autor del blog