Automatización para crear propaganda extremista política y desplazar a los periodistas

2
Este contenido tiene más de 4 años

Vienen tiempos oscuros para el periodismo. La capacidad de la máquina ya no sólo va a dejar periodistas en el desempleo, sino que encima parece pretender reproducir lo que parecía ser cosa del pasado: La propaganda.

Desde la primera guerra mundial hubo propaganda, una maquinaria que nadie sospechaba que existía, que es esencialmente convertir el periodismo en mentiras, formas de manipular a la gente, lo que hoy llamarían "fake news".  Se llegó a inventar atrocidades de Alemania que nunca existieron.

En la segunda guerra mundial la propaganda era tal que en Japón al los diarios extranjeros se les llamaba "periódicos de inodoro" porque la única manera de leerlos era ir a una letrina pública donde estaban para ser usados como papel para limpiarse.  Y ni hablar de la propaganda de guerra nazi.  ¿Y recuerdas eso de que la zanahoria ayuda a tener buena vista?  Ese fue un cuento que sobrevive hasta nuestros días, porque Inglaterra no quería que los nazis supieran que encontraban a sus aviones en el aire usando las torres de radar en la costa, y decían que los pilotos de la RAF tenían muy buena vista porque comían zanahoria, y por eso encontraban a los aviones a la distancia.

Y ya sabemos lo que ocurría en la guerra fría.  La represión contra el periodista que era masacrado por aquellos que temían más a la pluma que la espada.  Pero en el siglo XXI los periodistas y medios se prestaron para un abaratamiento de las noticias.  Sucesos, chismes, noticias inventadas, noticias emocionalistas, y hasta noticias falsas que Trump ha llamado "fake news".  

Durante la elección, Hillary Clinton perdió no sólo por el conocido escándalo, sino porque hubo jóvenes en Europa oriental y otros lugares que ganaron mucho dinero publicando noticias falsas contra Clinton en redes sociales, atribuyéndole cosas indecibles, horribles, monstruosas, pero sobre todo falsas.  No les interesaba el periodismo, ni la política, ni los bandos, sólo encontraron un agujero para obtener ingresos fáciles, el mismo agujero en que los medios de comunicación internacionales de hoy, y toda la propaganda de guerra y de los dictadores del pasado, se había metido antes.  Eran mercenarios del periodismo digital.

Jobless and with graduation looming, a computer science student at the premier university in the nation of Georgia decided early this year that money could be made from America’s voracious appetite for passionately partisan political news. He set up a website, posted gushing stories about Hillary Clinton and waited for ad sales to soar. - Inside a Fake News Sausage Factory: ‘This Is All About Income’

The young Macedonians who run these sites say they don't care about Donald Trump. They are responding to straightforward economic incentives: As Facebook regularly reveals in earnings reports, a US Facebook user is worth about four times a user outside the US. The fraction-of-a-penny-per-click of US display advertising — a declining market for American publishers — goes a long way in Veles. Several teens and young men who run these sites told BuzzFeed News that they learned the best way to generate traffic is to get their politics stories to spread on Facebook — and the best way to generate shares on Facebook is to publish sensationalist and often false content that caters to Trump supporters. "Yes, the info in the blogs is bad, false, and misleading but the rationale is that 'if it gets the people to click on it and engage, then use it,'" said a university student in Veles who started a US politics site, and who agreed to speak on the condition that BuzzFeed News not use his name. - How Teens In The Balkans Are Duping Trump Supporters With Fake News

Pero si crees que eso ya es malo, hay que ver lo que viene.  Noticias falsas personalizadas, creadas con inteligencia artificial usando sus datos de redes sociales.  Esto no sólo significa el desplazamiento de los medios de comunicación, sino que permite cosas como reproducir lo que hizo Hitler, pero con redes sociales y una inteligencia artificial que induce al extremismo político.  Berit Anderson, CEO de Join Scout nos cuenta:

There’s a new automated propaganda machine driving global politics. How it works and what it will mean for the future of democracy. We have entered a new political age. At Scout, we believe that the future of constructive, civic dialogue and free and open elections depends on our ability to understand and anticipate it. - The Rise of the Weaponized AI Propaganda Machine

Lo interesante es que este tipo de noticias falsas automatizadas se parece mucho al estilo cargado de opinión, morbosidad, emociones negativas y hasta acoso periodístico y violencia mediática, del que ya el periodismo ha estado inundándose últimamente (y que los medios con gran ego han estado tratando de negar) para generar dinero barato.  Ya la inteligencia artificial ha logrado aprender de todos esos medios, porque la inteligencia artificial (IA) no aprendió de la nada, sino de noticias reales de medios de comunicación reales.  Es que cuando no aprendes de tus errores, las consecuencias son peores, y la consecuencia es la producción de más material para alimentar a la inteligencia artificial.

No sólo tienen las herramientas de Big Data para catalogar a los usuarios y ver donde se les puede impactar más, sino que ahora la IA ha sido pasada por el machine learning con noticias falsas, de manera que ya la IA sabe generar encabezados y contenidos que siguen la línea de las noticias reales cargadas de veneno, morbo, y mentiras.  Esto significa varias cosas para los periodistas.  

  • Significa que ya no es necesario matar ni reprimir periodistas, sólo hay que despedirlos porque la IA les va a reemplazar.  
  • Significa la derrota mediática del pensamiento crítico.
  • Significa que la deshonestidad tuvo su precio.  La IA aprendió a ser deshonesta.
  • Significa que la máquina se vuelve contra su creador, en este caso el periodista que alimentó a la IA.

De todos modos la prensa de hoy ya no genera contenidos, sino que se dedica a retransmitir cosas que ya están en Internet.  Van a tener bastantes problemas para competir contra la IA.

Habría sido bueno que el periodista, en lugar de prestarse para el acoso periodístico que es barato y ayuda al periodista con instinto cazador a servir de lobo contra el hombre, hubiese promovido el periodismo investigativo, el pensamiento crítico, en lugar de escribir material para alimentar a la IA.  Pero parece que ya es tarde.  

Y pensar que hay gente que cree que las cosas no se devuelven en esta vida y tiran piedras a su propio tejado...  

 

  1. #2
    11/04/17 01:51

    Yo no creo que sea un momento tan pésimo para el periodismo. Ahora es un momento de definición: o te adaptas o mueres. O eres bueno o desapareces. Quieras que no, esto se aprecia, siempre hay una base de la que la gente acaba fiándose. Hay 'algo' que a una persona le hace confiar en lo que lee. No es lo mismo leer El Pais que InfoLibre; los primeros fueron lo que fueron y ahora sobreviven como lo hacen, destrozando ese legado y pervirtiendo el presente, mientras que los segundos hacen virguerías con pocos medios y como periódico digital yo creo que es de lo mejor que se hace, el nivel es muy muy alto y los artículos son excelentes.

    Es decir: el periodismo está mal y atacado, pero el buen periodismo difícilmente será vencido, porque en el fondo todos sabemos que lo bueno siempre acaba sobresaliendo, una marca de ropa siempre tendrá más valor y renombre por hacerla de suprema calidad que por hacerla en cantidad.

  2. #1
    10/04/17 05:02

    ¿La propaganda cosa del pasado? Aunque los medios de propaganda se llamen a si mismos medios de comunicación no van a dejar de ser lo que son.
    Normalmente el creyente no cobra, paga; la gente debría creer lo menos posible
    Siempre es tarde para el pasado pero el futuro no está escrito.