Cuando las palabras llevan a callejones sin salida

Este contenido tiene más de 5 años
El silencio es la palabra más dificil de pronunciar, y sin embargo es la que la gente menos escoge a la hora de expresarse.  La libertad de expresión existe, pero lo dicho tiene consecuencias.  El que mucho escribe, mucho se equivoca.  Hay casos reales extremos que nos enseñan algunas lecciones.
 

La separación de la empresa y la persona

 
La empresa es un lugar donde haces el trabajo a cambio de dinero.  No es realmente un lugar para opinar demasiado.   Cuando trabajas, lo mejor es pensar que eres dos personas.  Una es la que trabaja, y otra es el nickname del sujeto desconocido.  En el trabajo, Juan es empleado de Mi Empresa, y al salir, Juan se convierte en DarthHuan, el que postea en Internet, escribe correos y es él mismo.  DartHuan no sabe nada de la empresa, y Juan no se mete en la vida de DarthHuan.  A Juan le va muy bien así.  DarthHuan tiene el cuidado de que no le asocien con Juan, y viceversa.
 
Pedro en cambio es distinto.  Se comunica con otros usando el correo del trabajo, o a veces en su cuenta de facebook o en Twitter habla de asuntos que se ventilan en el trabajo, como lo insoportable que es el jefe, o de aquel cliente pedante.  Pedro dice que todos tenemos libertad de expresión.  Lo que Pedro ignora es que si decimos algo, eso tiene consecuencias.  
 

El caso de Allison Rapp

 
En el mundo corporativo tenemos a una especie de Pedro.  Su nombre es Alison Rapp.  Rapp es una feminista.  Una empresa denominada Treehouse estaba removiendo "contenido sexual" de una serie de videojuegos para audiencias de EUA.  Uno de esos cambios era eliminar la capacidad de los jugadores de modificar el tamaño de los pechos de una niña de 13 años en la secuela de Xenoblade Chronicles de Nintendo.  Lo hicieron al estimar que esta personalización cruzaba la raya para las audiencias de occidente.  
 
Las posiciones de Rapp sobre el tema desataron una campaña de acoso en línea y luego fue despedida.  El alegato es que tenía un segundo empleo que violaba las políticas internas, y así Nintendo niega que se deba a la campaña de acoso.  Alison Rapp no tenía participación en el proceso que Treehouse llevaba a cabo.  Su trabajo estaba en relaciones públicas de Nintendo.  
 
¿Qué clase de posiciones?  Rapp presuntamente consideraba que las presiones sobre Japón relativas a pornografía infantil son de carácter etnocéntrico, pues la cultura japonesa es distinta.  Cuando miras la cultura japonesa, las faldas muy cortas no desatan tanta controversia en Japón como hombros o escote en la parte superior del cuerpo de la mujer.  En occidente es al revés.  Si ella quiso referirse a algo más o menos similar, lo hizo muy mal.  ¿Cuán mal?  Se dice que ella defendía la pornografía infantil, pues presuntamente ella habría considerado que no debía atacarse porque "no era la causa de los problemas de la niñez".  ¿Acaso lo que leemos fue lo que ella realmente quiso decir?  Espero que no.
 
Ya he visto adolescentes en foros diciendo que "la pornografía no es nada malo".  Es entendible que en esas edades se diga eso porque las hormonas están a flor de piel.  Pero que lo diga una persona que trabaja para una gran empresa, aunque sea joven, no se ve tan bien, especialmente si se trata de ese tipo de temas.
 
Es especialmente malo si hablamos de que su trabajo es de relaciones públicas.  Como feminista, smol pterodactyl (DarthAllison) olvidó disociarse de Allison Rapp la trabajadora de Nintendo, y empezó a hacer relaciones públicas y si no quiso decir lo que dijo, empezó a crear malentendidos realmente incómodos.  La ausencia de disociación puede hacer pensar en si Nintendo es o no una empresa feminista, o si Nintendo defiende las posturas de Rapp.  Si lo que presuntamente quiso decir era en defensa de ese tipo de pornografía, no parece que sea una buena idea mantener una divergencia de valores de este tipo en la empresa.  Y si no quiso decirlo, entonces podemos imaginar los líos que podría causar su pobre elección de palabras en otros ámbitos de relaciones públicas.
 
Dado que Rapp también se había dedicado a defender posturas feministas, el despido se mira ahora como tema de género.  "Pobre feminista despedida por la malvada corporación que odia a las mujeres" rezan las críticas que defienden a Rapp.
 

Malentendidos y controversia

 
¿Acaso para un sujeto en posición de ella no habría sido mejor decir algo "lamento el malentendido, lamento haber ofendido a los que ofendí, pues obedece a una pobre elección de palabras en tiempos en que yo era joven y estúpido"?  Pero Rapp no maneja mucho la controversia como lo hace Trump.  Trump lo ha convertido en una herramienta de marketing, Rapp solamente está a la deriva.
 
Y aunque tú y yo no somos Rapp, no estamos exentos de malentendidos al escribir, y esos malentendidos pueden tener connotaciones legales.  Claro, yo espero francamente que lo de ella haya sido un malentendido, porque quiero creer en la bondad del ser humano.
 
Lo mejor es que si vas a enviar un correo afuera de la compañía, consultes a tu jefe , si la redacción parece apropiada.   Evita usar el correo de trabajo para asuntos personales, y debes recordar que el correo que sale con el dominio (punto com) de la empresa, es como un memorandum, algo que se puede tomar como una afirmación de la empresa, y no de uno de sus empleados.  
 
Si vas a postear en redes sociales de una manera en que te puedan identificar, no publiques lo que no publicarías en el periódico. 
 
No necesitas vivir lo que Rapp vive.  Lo mejor es que o Juan vive de acuerdo a los valores de la empresa, o DarthHuan debe disociarse de Juan.  Las controversias "suaves" no interesan tanto a la gente (por ejemplo Star Trek vs Star Wars).  Pero hay otras en las que es mejor no meterse.  Si se ha de meter, debe saber manejar la controversia, en lugar de ser arrastrado por los rápidos.  Y para ello es mejor cierto dominio de las palabras.
 

Expolicía se suicida

 
Algo similar ha sucedido con un expolicía que andaba anunciándose como de ideología Nazi y usando símbolos Nazis.
El expolicía de la Fuerza Pública, Rónald Herrera Borgues, de 31 años, quien fue despedido en el 2012 por usar símbolos nazi y decirse afín a esa ideología, se quitó la vida en la mañana de este sábado, en su casa, en La Capri de Desamparados. En una entrevista que dio a La Nación en julio del 2013, el expolicía aseguró que, desde entonces, no lograba conseguir un empleo. Relató que se dedicaba a recoger chatarra y, en ocasiones, a vender lapiceros en la calle. El día de la entrevista, aseguró que había gastado los últimos ¢500 que tenía en leche para sus hijas. - Expolicía despedido por ideología nazi se suicidó en su casa
El sujeto es de La Capri, un lugar lleno de chabolas.  Probablemente no fue un estudioso de la historia de Alemania, y no se le mira muy "ario" en su apariencia.  En esos barrios pobres aparentar ser "malo", mola.  Quizás encontró novedoso autodenominarse Nazi o quizás en realidad era un Nazi de corazón.  Aunque ser Nazi es algo un poco absurdo, porque él no tiene cómo identificarse con la ideología aria, y además es muy dificil entender qué es un judío.  ¿Es un nacido en Israel?  ¿Es alguien que practica una religión?  ¿Es alguien de cierta línea sanguínea?  ¿Es alguien que se ha afiliado a alguna tribu?  ¿Y los que se han casado con no judíos que se volviero judíaso son judíos?  Sólo el tema mismo de identificar si alguien es judío es un enredo.
 
Y además no creo que entendiera lo hecho por los Nazis, no creo que fuese un experto en segunda guerra mundial, ni que entendiera lo que era un campo de concentración.  De esta manera encontramos en este sujeto el mismo tipo de discapacidad comunicativa de Allison Rapp.  Si hubiese llegado a viejo, quizás el podría decir, "cuando yo era joven y estúpido".  Pero no sucedió así.  La afiliación a lo nazi aparte de absurda, es muy peligrosa.  ¿Por qué alguien haría algo así?  Quizás por la misma razón por la que un atacante suicida ataca en Bruselas o en Francia.  Son gentes que toman malas decisiones, que se afilian con quienes no deben, y terminan haciendo lo que no deben, con palabras o con hechos.
 
Además, si tal era la lealtad de los Neonazis hacia su causa, ¿adonde estarían sus amigos neonazis?  ¿Por qué no le apoyaron?  Es que el nazismo no es exactamente solidaridad, o quizás se dieron cuenta de que era un tonto útil al que no valía lapena defender o vieron que no tenía rasgos de la raza aria.  No sabemos, pero igual lo vivido por ese policía, la falta de ayuda de sus colegas, habla muy mal de los Nazis.  Habla más mal de lo que ya la historia habla de ellos.
 
En esas barriadas pobres hay chicos, que no parecen "arios", que alegan ser Nazis.  Patético.
 

Falta de guía

 
Al final se puede mirar en estos dos casos, que haya o no academia, al final la educación y cultura juegan un rol clave.  Allison Rapp debió comprender que los japoneses quieren respetar a los occidentales, y el policía debió comprender que no comprendía realmente el contexto en el que se había matriculado.  En ambos parece verse el caso de gentes queriendo llamar la atención, y quizás con un poco de guía habrían podido no cometer los actos que les llevan a callejones sin salida.
 
Igual da que digan que el problema de pornografía infantil no es problema, o que digan ser nazis, o que digan ser o querer ser terroristas,  o que lo sean, igual vemos gentes que no están tomando buenas decisiones, que no están realmente informados sobre lo que hablan, y que no están usando pensamiento crítico.  Y debido a ello cometen las mayores tonterías y se meten en grandes aprietos.
 
Por eso es tan importante redirigir a la gente, especialmente a los jóvenes, por el camino del bien, para que miren que el camino por el que van no lleva a buen puerto. 
 
 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!