Cambios de la ley del "fiscal cliff"

El "fiscal cliff" (precipicio fiscal) es el término que se usa para hablar de una subida de impuestos que resulta de la expiración de algunos beneficios fiscales, así como un recorte de gasto público, que según algunos, podría empujar una segunda recesión en EUA.

Finalmente el senado pasó la ley relativa al fiscal cliff que plasma los acuerdos alcanzados, con hora y media de retraso respecto del plazo de la medianoche del 31 de diciembre de 2012.  Los senadores opositores no querían ser culpados por no alcanzar un acuerdo y pasaron la ley.

La ley establece una postergación de dos meses en los recortes de gastos que tendrían que haberse aplicado a partir del 2 de enero.  Algunas agencias que no sabían que se alcanzó un acuerdo ya habían hecho arreglos para cumplir con los recortes.  En lugar de los $2 billones que se planeaba recaudar inicialmente en 10 años, sólo se podrá recaudar $600 mil millones.  Esto significaría un aumento del déficit en 2013.

Para los asalariados de un hogar promedio que gane $50 mil al año, los impuestos subirán unos $1000 en 2013.  Si ganan $113.700 o más, subirá $2274. Si ganan $400.000 o más o las parejas que ganen $450.000, los impuestos subirán 4.6 puntos porcentuales.  Los beneficios para desempleados se extenderán de 6 meses a 1 año.  Otros beneficios asociados con niños y educación, se extienden por 5 años.  Con los cambios al Alternative Minimum Tax (AMT) varios millones de americanos adinerados se escapan de pagar este impuesto.  También hay algunos cambios relativos a ciertos recortes a empresas y pagos a médicos.

Como era de esperarse, la palabra "procrastination" (postergar) termina siendo la norma, pues se posterga otra vez el tema de los recortes de gasto público.  Sin embargo, el tope de deuda de $16.39 billones se estimaba que sería alcanzado el 31 de diciembre de 2012, por lo que EUA aún no está libre de debate sobre tema fiscal.  Pero más allá del problema político, fiscal o económico, resulta interesante analizar esta situación a la luz de la psicología.

This means that, to no one’s surprise, we are also more likely to delay tasks that we expect to be unpleasant. People who are impulsive are also more likely to procrastinate because they tend to act on the moment-to-moment attractions that stand between them and sitting down to get started. As a result, they meander off in all kinds of directions other than the one that would lead to completion of the task, especially if it is far enough away in the future. - The Paradox of Procrastination. The four irrational beliefs that cause us to procrastinate.

There are many ways to avoid success in life, but the most sure-fire just might be procrastination. Procrastinators sabotage themselves. They put obstacles in their own path. They actually choose paths that hurt their performance. - Procrastination: Ten Things To Know

EUA aún no ataca las causas que empujaron la crisis, y se dedica a postergar la reducción de los síntomas, lo que termina en un autosabotaje que hunde al país.  Actualmente hay una cultura de vigilancia digital en EUA, pues probablemente los que causaron la crisis tienen miedo de las acciones de terceros disconformes con la crisis.  Y resulta asombroso que los que temen a otros, a lo que más deberían temer es a sus propios actos, resultado de postergar la solución de problemas, porque resolver la crisis trae cosas poco placenteras para los que causaron la crisis.  Postergar no libra de las consecuencias, sólo las hace peores.  Siguen viviendo por encima de sus posibilidades.

Before 2011, raising the debt ceiling was a matter of course, one the minority party often used to embarrass the president before it ultimately allowed the increase. The current crop of Republican leaders voted repeatedly to raise the debt limit under President Bush. Only now have Republicans begun to insist on spending cuts equal to the amount of the debt increase, a policy that is hardly sensible, since the debt limit simply grants the U.S. Treasury the authority to borrow to pay the debts Congress has already accrued and does not authorize new spending. Failure to grant Treasury that authority, as Rep. Jeff Flake (R-AZ) said in 2002, would be “like eating a big meal and walking out on the bill,” except that walking out on this bill, as Boehner himself said, would cause a global financial catastrophe. (HT Greg Sargent) - Boehner In 2011: Failure To Raise Debt Ceiling Would Cause Global ‘Financial Disaster’

Dicen que la política es el arte de postergar, hasta que el asunto deje de ser relevante.  Como frase retórica funciona muy bien.  Pero ¿cómo funciona eso cuando postergar hace más grande la bola de nieve que viaja pendiente abajo en la dirección de los que postergan?  Seguirán gastando como si no hubiera mañana...

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!