Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
38 recomendaciones

III. El arte de no hacer nada.

 

Buscando inspiración para escribir un artículo, me puse a leer la carta trimestral del Cuarto Trimestre de 2019 del Fondo Sequoia donde encontré una frase que, sin duda, me impactó: “Nuestra bola de cristal no es más precisa que la suya”. Resulta muy significativo que los gestores de uno de los fondos de inversión más prestigiosos de toda la historia (recordemos que Buffett recomendó invertir en él a sus participes, cuando cerró su partnership) reconocen su incapacidad para predecir el mercado y hacer market timing, por lo que parece que carece de sentido que, nosotros, meros inversores particulares, ni siquiera lo intentemos. 

 

Se me viene a la cabeza múltiples razones para apoyar esta tesis, pero, con el ánimo de no intentar aburrir al lector, voy a exponer las más significativas.

 

En primer lugar, si uno analiza detenidamente los ciclos alcistas del último siglo, puede observar de una manera clara como los mismos tienen una duración de aproximadamente 20 años (22 años de 1946 a 1968 con un retorno del 13 % anual y 21 años desde 1978 hasta 1999 con un retorno del 17,4 % anual).

 

                                

 

Durante estos ciclos alcistas parece poco útil intentar predecir en qué momento se va a producir una corrección del 20 % para volver a entrar en mercado, obviando el riesgo que una rápida recuperación nos deje fuera del mismo y perdiendo la posibilidad de una jugosa rentabilidad, como hemos visto.

 

En segundo lugar, porque los réditos de tener una especial habilidad para predecir los momentos óptimos para entrar en el mercado suelen tener un escaso impacto en la rentabilidad en largos periodos de tiempo. En diciembre de 2013, la prestigiosa entidad financiera americana Charles Schwab, publicó un estudio titulado “Does the market timing Works?” (Funciona el market timing?” sobre la base de una hipotética inversión anual de 2.000 $ durante el periodo 1993-2012 con las siguientes hipótesis: alguien que hubiera tenido el timing perfecto, el que hubiera invertido inmediatamente los hubiera recibido, el que hubiera seguido la estrategia de invertir todos los meses (DCA), el que hubiera hecho un mal timing y el que no hubiera invertido. Pues bien, los resultados de este estudio son cuando menos sorprendentes:

         

                                                                     Fuente: Charles Schwab

 

Como se puede observar, el retorno de la inversión durante el periodo de 20 años de hacer un timing perfecto a hacer un mal timing apenas difiere en la cantidad de 14.517 €, lo que supone sólo un 16,68 % del retorno total en este largo periodo y eso teniendo en cuenta que nos situamos en una situación ideal para el market timing difícilmente realizable ya que, lo normal, es que nos situemos en la parte media y no en las dos situaciones extremas.

 

Pero es que hay un elemento que agrava más la situación, en cuanto a la predictibilidad del mercado, y son los elevados costes de corretaje o costes de transacción, esto es, los costes de comprar y vender los activos para intentar acertar la situación del mercado o el activo que mejor va a ir en la próxima subida bursátil. John Bogle en su artículo “ The arithmetic of ‘All-in’ Investment Expenses" nos señalaba que estos costes de transacción en un fondo de renta variable eran de aproximadamente un 0,5 %. 

 

Pues bien, en un periodo de 20 años este 0,5 % anual, teniendo en cuenta el interés compuesto, supone una pérdida segura de un 10,48 % de rentabilidad, por lo que, comparado con los réditos obtenidos de haber hecho un timing perfecto, nos llevan a pensar que esta estrategia tiene pocos visos de prosperar adecuadamente. Todo ello, sin tener en cuenta que estamos comparando un evento cierto, como es los costes de corretaje o transacción, con otro que es totalmente incierto, como es nuestra habilidad para acertar la situación de mercado o la rotación de activos.

 

Entonces cabe preguntarnos: ¿Qué nos lleva a continuamente intentar acertar con el mercado si como hemos visto no es rentable? A mi juicio, existen dos razones básicas para ello: a) La aversión al riesgo b) El escaso retorno que dan los activos baratos y de mala calidad en un periodo largo de tiempo.

 

Sobre la primera de estas dos situaciones no voy a hablar, ya los profesores Kahneman y Thaler han obtenido dos premios Nobel de economía por sus sesudos estudios acerca de la cuestión.

 

En cuanto al segundo de los aspectos, me remito a la carta publicada a sus inversores en 1989 por el Sr. Buffett, ya que yo no podría expresarlo mejor:

 

The original bargain” Price probably will not turn out to be such a steal after all. In a difficult business, no sooner is one problem solved than another surfaces -never is there just one cockroach in the kitchen………, any initial advantage you secure will be quickly eroded by the low return that the business earns. For example, if you buy a business for $8 million that can be sold or liquidated for $10 million in ten years and in the interim has annually earned and distributed only a few percent on cost. Time is the friend of the wonderful business, the enemy of the mediocre”.

"El precio original de la ganga probablemente no resultará ser un chollo después de todo. En un negocio difícil, tan pronto como un problema se resuelve, otro emerge - nunca hay una sola cucaracha en la cocina..........., cualquier ventaja inicial que usted asegure se verá rápidamente erosionada por el bajo retorno que obtiene el negocio. Por ejemplo, si compra un negocio por $8 millones que puede ser vendido o liquidado por $10 millones en diez años y en el ínterin ha ganado y distribuido anualmente sólo un pequeño porcentaje. El tiempo es amigo de los negocios maravillosos, enemigo de los mediocres”.

 

La realidad es que el inversor que adquiere este tipo de activos baratos y de mala calidad, es en muchas ocasiones consciente de esta realidad y, por ello, ante cualquier revalorización fuerte de uno de estos activos, procederá a la venta de este. Este tipo de inversores saben que esta revalorización es más fruto de una circunstancia temporal y de la casualidad que de una verdadera creación de valor del activo o negocio adquirido. De este modo, con el dinero obtenido por la venta anterior procederá a la compra de un nuevo activo que piense que está en idénticas circunstancias que el anterior, instalándose en una especie de “carrera de relevos” que le llevará a ir más rápido hasta que se le caiga el “testigo”, esto es, cuando un activo de esta deficiente calidad termine en bancarrota o perdida casi total del capital. Cuando esto suceda, evidentemente, pasará a ocupar la última posición de la carrera, por lo que no parece muy buena idea esta estrategia de inversión.

 

Ante todas estas circunstancias, parece lo más razonable adquirir activos de buena calidad, mantenerlos durante un largo periodo de tiempo, con una rotación baja y sin intentar especular con las circunstancias de mercado.

 

Esperando que les haya gustado este artículo, se despide este humilde inversor que ha intentado exponer sus ideas acerca de este aspecto de la inversión y, en caso de que sea así y no conozca el resto de los artículos de este blog escritos por mis insignes compañeros de viaje, les dejo más abajo los vínculos para que los puedan consultar:

 

 

Capítulo I: Introducción a las Compounders

https://www.rankia.com/blog/compounders/4455403-invirtiendo-empresas-calidad

Capítulo II: Invirtiendo en empresas de calidad

https://www.rankia.com/blog/compounders/4446513-introduccion-compounders

Fdo.: Jaime (Thinkoutsidethebox)

  1. en respuesta a TheRebuzner
    #8
    Thinkoutsidethebox

    Gracias rebuzner por su opinión. Un saludo de todo el equipo de Compounders

    1 recomendaciones
  2. #7
    TheRebuzner

    Enhorabuena por el artículo. Está lleno de perlas.

    Comparto mucho de lo dicho, aunque me gustaría señalar que la dificultad de market timing me parece comparable a la dificultad de:

    " adquirir activos de buena calidad, mantenerlos durante un largo periodo de tiempo, con una rotación baja y sin intentar especular con las circunstancias de mercado."

    Si eres capaz de hacer eso bien, el market timing carecería de importancia. Pero también se podría argumentar que si haces market timing bien, "adquirir activos de buena calidad..." carecería también de importancia.

    Invertir bien es muy difícil. Hay muchas formas de ganar o perder dinero, pero tu enfoque de partida es el adecuado: identificar los mayores obstáculos (o malos hábitos) que hay entre tu cartera y tus objetivos para eliminarlos.

    Gracias por compartir.

    3 recomendaciones
  3. en respuesta a depotafa
    #6
    Thinkoutsidethebox

    No puedo estar más de acuerdo con usted, la inacción es mucho más difícil que la acción. Gracias por comentar

  4. #5
    depotafa

    ¿No cree que para el inversor de hoy día, me refiero al inversor activo, el que está en la esfera bancaria posiblemente no se entere, "expuesto" a todo tipo de medios de comunicación, audiovisuales y sobre todo Internet, le es muy difícil estarse "quieto"? El no hacer nada ya lo están ofertando los nuevos roboadvisors, claro, en este mercado alcista, pero para no hacer nada tienes que tener muy, muy claro lo que estás haciendo, y sólo sabrás con certeza si lo que estás haciendo es lo correcto al cabo de muchos años. La clave, para mi, es formar una cartera para 10-20 años y olvidarte de ella, si no ante cualquier acontecimiento que impacte negativamente sobre la cartera en dos, tres, cuatro o cinco años se deshace parte de la cartera. ¿Cuál es la realidad? He leído en algún sitio que el tiempo medio de mantenimiento de una posición en bolsa es de 18 meses. Ahora mismo, como dure 3 semanas la crisis del coronavirus, igual se van al garete las ganancias de todo el 2019. Todas las noticias impactan en la mente del inversor formado a marchas forzadas que se ve presa del pánico y no hacer nada lo considera un error.

    1 recomendaciones
  5. en respuesta a numerarius
    #4
    Thinkoutsidethebox

    Ya está arreglado. Gracias por advertirnoslo

  6. en respuesta a numerarius
    #3
    Thinkoutsidethebox

    Correcto, tiene usted toda razón. Ya habíamos detectado el error, a ver si tengo tiempo y lo cambio..

  7. #2
    numerarius

    Muy interesante el artículo. Solo un apunte sobre la traducción: creo que "steal" aquí hay que entenderlo como chollo, regalo.

    1 recomendaciones
  8. #1
    Ishimura

    Genial artículo. Precisamente tenia mis dudas sobre si hice bien en invertir ahora y no antes o después. Me alegra saber que poco o nada tiene que ver el timing.

    Sin embargo no puedo evitar recordar los famosos colchones de dólares en los que se sienta Warren Buffet cuando ve que el mercado está sobrevalorado. Es él una excepción a la regla?

    1 recomendaciones
38 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...