Rankia Perú Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Hagamos un breve análisis sobre la forma en que han evolucionado los mercados financieros a través del tiempo. Es de suma importancia enterarnos acerca de la evolución que nos compete al momento de incursionarnos en el mundo del trading. El darnos una idea de cómo sucedían las cosas y hacer un comparativo de la evolución en procesos y pensamientos, nos permite crear una visión más objetiva de cómo pueden ser las cosas el día de mañana, o por lo menos acercarnos a dicha previsión.

 

 

Evolución de los mercados financieros

 

Ciudad de Nueva York 1980, había más de 5000 personalidades entre analistas y operadores que se reunían allí todos los días. Hoy, hay menos de 250 personas en el piso del remate.

 

En esos tiempos no existía el internet ni las redes sociales que en él se encuentran implícitas. Los negocios se realizaban en papel y lápiz. Las firmas de corretaje transmitían las órdenes al corredor de piso por teléfono para su representación en la multitud comercial. El idioma hablado en el intercambio era muy específico, lleno de símbolos y fracciones que definían los parámetros de negociación. 

 

Había tres centros de mercado reales: NYSE, AMEX y NASDAQ. Hoy hay más de 60 lugares para comerciar y creo que en el futuro ese número se reducirá sustancialmente.  La protesta abierta fue el sistema operativo en NYSE y AMEX. El Nasdaq apareció en escena en 1971 como el primer intercambio electrónico. El comercio se realizaba en 1/8 de dólar y en ese mismo diseño mantuvo el comercio controlado.

 

A mediados de la década de 1980, el cambio estaba ocurriendo, aunque en pasos pequeños. La introducción de computadoras que podían entregar órdenes a la cabina del corredor en el piso comenzó a transformar el proceso de negociación. Los cambios en las reglas que permitieron que esas mismas computadoras entregaran el flujo de pedidos directamente al especialista, comenzaron otro proceso de cambio que sentó las bases para el futuro.

 

Este sería el evento que inició el movimiento para eliminar al agente de piso tradicional. Fue el comienzo de la 3ª Revolución Industrial lo que una vez más cambiaría el mundo y la forma en que operaba. Sucedió al mismo tiempo que Internet y las computadoras personales llegaron al proceso, dando a cualquiera acceso a información, mercados y corredores en línea. A comienzos de siglo, la bolsa de valores y la industria fueron catapultados hacia el nuevo siglo.

 

Los mandatos de la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados  Unidos (SEC) requerían que todas las transacciones bursátiles pasaran a decimales de las fracciones en abril de 2001, y cuando se completó, los mercados de capitales de EE. UU. se convirtieron oficialmente en impulsados ​​por computadora. Los lugares de intercambio alternativos que habían luchado por ganar tracción en un entorno fraccionado de repente encontraron su equilibrio. La introducción de computadoras de mano, algoritmos, entrega y ejecución automatizadas comenzó a tomar fuerza, forzando el cambio en una industria que estaba madura para las eficiencias que proporcionaría la tecnología. 

 

 La Comisión de Bolsa y Valores de los Estados  Unidos (SEC) ordenó que todos los mercados bursátiles dentro de los EE. UU. se conviertan a decimalización antes del 9 de abril de 2001. Luego, sucedió el 11 de septiembre, y la conversación ya no fue sobre la eficiencia. Ahora se trataba de seguridad y protección.

 

Surgieron piscinas oscuras, diseñadas por todos los grandes bancos para internalizar su propio flujo de órdenes. Nacieron nuevos intercambios electrónicos que llevaron el número de lugares para negociar acciones a más de 60, frente al original 3. Los comerciantes podían negociar cualquier acción, NYSE, AMEX o Nasdaq, en cualquier intercambio, siempre que hubiera volumen y participación. El ruido era ensordecedor; el comercio se volvió más caótico y volátil a medida que esta nueva estructura ganó aceptación.

 

Las instituciones de intercambio en todo el mundo se convirtieron en empresas que cotizan en bolsa y ahora eran responsables ante los accionistas y eso creó una dinámica completamente nueva en la forma en que operaban. El acceso al mercado, los datos del mercado, pagar para jugar, la ubicación conjunta se convirtieron en las palabras de moda. Los intercambios de ayer ahora estaban oficialmente muertos. El nacimiento de la industria de servicios financieros y de intercambio del siglo XXI llegó aquí y se trató de velocidad, tecnología inteligente y ejecuciones automatizadas.

 

Los incrementos del comercio ahora se definieron por sub decimales (0.0001 - 0.9999) y eso permitió un aumento global en el comercio computarizado de alta velocidad que fue impulsado por “algoritmos inteligentes” que podían leer y borrar los titulares en publicaciones financieras y plataformas de redes sociales.

 

Y todo esto generó una nueva generación de comerciantes, tanto en los bancos como en la comunidad, que utilizaron una lógica avanzada y una potencia informática muy rápida para acceder a los mercados. 

 

Los comerciantes de alta frecuencia estaban ahora en todas partes, desde su patio trasero hasta las naciones del bloque de Europa del Este como Ucrania, Tayikistán, Uzbekistán y Rusia. La participación global creó un aumento en los volúmenes y las oportunidades, al tiempo que hizo mucho ruido, lo que creó volatilidad.

 

La explosión de los ETF (Exchange Traded Funds) se arraigó a medida que los avances en tecnología junto con el entorno sub-decimal allanaron el camino para nuevas y más complejas estrategias de ETF. Esto también desafió la tesis de inversión y permitió que más y más personas participaran generando una tesis de inversión completamente nueva conocida como inversiones pasivas. 

 

Lo que ahora nos lleva a la gran pregunta: ¿cómo es el futuro para los intercambios, corredores, creadores de mercado, inversores, comerciantes e instituciones?

 

Podemos pensar que el futuro es brillante para los intercambios, ya que tienen la obligación de ayudar a proporcionar protección a los inversionistas. Los inversores deben seguir creyendo que cualquier cotización en un intercambio “regulado” es un signo de calidad.

 

  • Los algoritmos informáticos han reemplazado a la mayoría de los comerciantes humanos y ahora también apuntan a analistas de investigación. 
  • El creador de mercado de hoy se ha vuelto más proactivo y ya no se ve obstaculizado por un conjunto de reglas escritas hace casi un siglo y eso los hace más dinámicos y activos ayudando a crear un mercado más robusto. Él supervisa la gran cantidad de algoritmos escritos por codificadores que tienen poca comprensión de lo que realmente impulsa la tesis de inversión, pero juegan un papel cada vez más importante a medida que el proceso y los productos se vuelven más complicados.  
  • Las empresas de tecnología financiera continuarán buscando formas de interrumpir los intercambios tradicionales, algo que creo que los reguladores no deberían permitir. Si bien agradezco la interrupción en algunas industrias, la interrupción no regulada en los servicios financieros no es una de ellas.
  • La inversión pasiva (ETF) continuará creciendo y permitirá aún más especificidad en la identificación de tendencias, oportunidades en todo el mundo. También se volverán aún más complejos, lo que debería preocupar a los reguladores, los brokers y los inversionistas. Los ETF oscuros que usan derivados han demostrado ser muy peligrosos para los mercados y plantearon preguntas sobre cuán susceptible es el mercado en general a la fusión de uno de estos complejos productos derivados.

 

Por lo tanto, a medida que se vuelven más complejos e integrados en diferentes clases de activos y países, debemos preguntarnos: ¿Sus beneficios potenciales valen el “aumento del riesgo” que representan para el mercado en general y la estabilidad del propio mercado? Esta es una pregunta global, ya que los mercados están más interconectados que nunca. Los reguladores deben tomar el control y ser conscientes de cómo funcionan estos productos tanto en los buenos como en los malos momentos, pero entonces, ¿cómo pueden realmente saber qué sucede en una crisis hasta que sucede? Los intermediarios (corredores, no asesores de riqueza) continuarán sufriendo.

 

 Las transacciones de acciones pueden ocurrir tan rápido como 0.09 de segundo a través de los mercados electrónicos, pero la mayoría de los inversores individuales experimentan velocidades de ejecución promedio de 0.43 de segundo.

 

El control terminará en manos de algunos bancos grandes y plataformas de negociación. Las empresas, como Google, Amazon y Facebook continuarán utilizando sus tecnologías de “minería de datos” para incursionar en los servicios y productos financieros.

 

Las monedas digitales se volverán reales a medida que la globalización madure. Una moneda que se acepta en todo el mundo permitirá una explosión en el comercio. Si bien todavía se siente incierto ahora, no lo hará en unos años más. ICE (Intercontinental Exchange), que posee la NYSE y una serie de otras bolsas, acaba de introducir una bolsa “regulada” para apoyar y legitimar las monedas digitales. Entonces, esta parte de la historia acaba de comenzar.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar