Acceder
Balance General: Explicación, componentes y ejemplos

Balance General: Explicación, componentes y ejemplos

El balance de situación es esencial para entender la salud financiera de una empresa. Conoce su estructura, qué información incluye y cómo se diferencia de otros estados financieros, como la cuenta de resultados.
En el mundo empresarial, entender la situación financiera de una compañía es vital para tomar decisiones acertadas y planificar estrategias futuras. Uno de los documentos clave para lograr esta comprensión es el balance de situación, también conocido como balance general. Este estado financiero ofrece una visión detallada y precisa de la salud económica de la empresa en una fecha determinada, proporcionando una especie de fotografía instantánea que revela el estado patrimonial de la organización.

El balance de situación no solo es útil para los gestores y directores de la empresa, sino que también juega un papel crucial para accionistas, inversores potenciales y reguladores del mercado. A través de este documento, es posible evaluar la sostenibilidad del negocio, identificar áreas de mejora y demostrar transparencia y cumplimiento de las normas contables.

A lo largo de este artículo, desglosaremos en detalle los componentes principales del balance de situación: activo, pasivo y patrimonio neto. Exploraremos cómo se estructuran estos elementos, qué tipo de información incluyen y por qué son fundamentales para el análisis financiero. Además, te explicaremos las normativas que rigen la elaboración de este documento y cómo se diferencia de otros estados financieros como la cuenta de resultados.

¿Qué es el balance de situación?
¿Qué es el balance de situación?


¿Qué es el balance de situación y para qué sirve en una empresa?


El balance de situación es uno de los principales estados financieros de una empresa. Refleja la situación económica de una compañía en una fecha determinada, brindando una visión clara y concisa de su estado patrimonial. Para ponerlo en términos simples, el balance de situación es como una fotografía instantánea de la empresa en un momento específico.

También conocido como balance general, este documento se compone de tres grandes partes: activo, pasivo y patrimonio. A lo largo de este artículo, vamos a detallar cada una de estas secciones para que entiendas su importancia y su papel en la gestión financiera.

A diferencia de la cuenta de resultados, el balance de situación no muestra flujos de ingresos y gastos, sino el acumulado en ciertas partidas. Por ejemplo, en los fondos propios (que forman parte del patrimonio) se incluyen las ganancias acumuladas a lo largo del tiempo. En cambio, la cuenta de resultados solo muestra la utilidad o beneficio neto de un período específico, como podría ser julio de 2024.

¿Por qué es importante elaborar un balance de situación?


Elaborar un balance de situación es crucial tanto para el análisis interno como para la comunicación con agentes externos. Este documento permite a los gerentes y directores analizar la situación financiera de la empresa y determinar áreas de mejora. Asimismo, el balance es útil para accionistas, inversores potenciales y reguladores del mercado, quienes pueden evaluar la sostenibilidad y viabilidad del negocio.

Es importante señalar que el balance de situación no puede realizarse de manera arbitraria. Debe seguir las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), dictadas por la Junta de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB, por sus siglas en inglés). Además, las empresas que cotizan en bolsa están obligadas a hacer público su balance de situación.

Estructura del balance de situación


La estructura del balance de situación se puede resumir en la siguiente fórmula: Activo = Pasivo + Patrimonio neto. Esta ecuación debe cumplirse siempre para reflejar una contabilidad equilibrada.

Activo


El activo representa los bienes, derechos y otros recursos que la empresa posee y utiliza para llevar a cabo sus actividades. Los activos pueden clasificarse en dos categorías principales: corriente y no corriente.

Activo corriente


Estos son los activos que la empresa espera vender o consumir en el corto plazo (menos de un año), y generalmente son los más líquidos. Incluyen:

  • Efectivo y equivalentes: Dinero en efectivo y depósitos bancarios.
  • Existencias: Mercancías que aún no han sido vendidas.
  • Cuentas por cobrar: Dinero que los clientes deben a la empresa por ventas a crédito.
  • Activos no corrientes mantenidos para la venta: Activos que la empresa espera vender en el corto plazo.
  • Activos financieros corrientes: Instrumentos financieros a corto plazo, como letras del tesoro a seis meses.

Activo no corriente


Estos son los activos que la empresa planea mantener a largo plazo. Incluyen:

  • Inmovilizado material: Activos físicos necesarios para la producción y gestión de la empresa, como maquinaria y plantas de producción.
  • Inversiones inmobiliarias: Propiedades de las que se espera obtener rentas o ganancias.
  • Inversiones financieras a largo plazo: Activos financieros de largo plazo, como créditos concedidos, acciones y bonos.
  • Inmovilizado intangible: Activos no físicos con valor económico, como derechos, patentes y aplicaciones informáticas.

Pasivo


El pasivo representa las obligaciones de la empresa con terceros. Al igual que los activos, los pasivos se dividen en corrientes y no corrientes.

Pasivo corriente


Estas son las deudas y obligaciones a corto plazo, incluyendo:

  • Cuentas por pagar: Deudas con proveedores por la compra de materias primas.
  • Pasivos financieros corrientes: Obligaciones con entidades de crédito a corto plazo.
  • Provisiones corrientes: Obligaciones inciertas en cuanto a cantidad o momento de pago, pero a corto plazo, como gastos de personal e impuestos.

Pasivo no corriente


Estas son las deudas y obligaciones a largo plazo, incluyendo:

  • Pasivos financieros no corrientes: Obligaciones a largo plazo con entidades de crédito.
  • Provisiones no corrientes: Obligaciones inciertas a largo plazo.
  • Pasivo por impuesto diferido: Impuestos diferidos que se pagarán en el futuro.

Patrimonio neto


El patrimonio neto está compuesto principalmente por los recursos aportados por los accionistas y las ganancias acumuladas por la empresa en ejercicios anteriores. Incluye:

  • Fondos propios: Aportes de los accionistas y acumulación de ganancias.
  • Ajustes de cambio de valor: Variaciones en el valor de los activos financieros.
  • Intereses minoritarios: Participación de accionistas minoritarios en empresas dependientes del grupo.

En resumen, el balance de situación es una herramienta básica del análisis fundamental para entender la salud financiera de una empresa, tanto para quienes la dirigen como para quienes tienen interés en su desempeño.

¿Buscas un bróker? Estos te pueden interesar:

Forex.com

Ofrece una amplia Bono de bienvenida de 20% para nuevos operadores

Ver más
Taurex

Ofrece una amplia variedad de productos y recursos educativos

Ver más
FxPro

Cuentas segregadas. Amplia variedad de herramientas

Ver más
Interactive Brokers

Bróker popular con más de 1,5 millones de clientes

Ver más
  • Balance
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!
El mejor broker para ti

Te ayudamos a encontrar el bróker que mejor se adapta a ti

    Productos disponibles
    Frecuencia
Acepto que mis datos sean tratados por Rankia S.L. con el objeto de informarme de productos y servicios relacionados con brokers.
Encuentra el mejor broker