Rankia Perú
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog El blog de Duk2

El Triángulo de Hierro aplicado a la Gestión de Capital en acciones

El Triángulo de Hierro es un concepto bastante conocido en el ámbito de la gestión de proyectos empresariales. Hoy vamos a utilizar el mismo concepto, pero aplicándolo a la inversión en bolsa, en especial en la gestión del riesgo. De esta manera podremos hacer una explicación sencilla sobre cómo funciona la gestión de capital cuando operamos con acciones o ETF.

Primero que nada, necesitamos explicar qué es Money Management.

Gestión de capital - Money Management

Cuando piensas en limitar el riesgo, ¿qué es lo primero que se te viene a la mente?
Para muchos la respuesta es simplemente poner un stop loss.
La respuesta no está mal, pero es incompleta.
Gestionar el riesgo no es únicamente tener un stop loss para cada operación.
Cuando hablamos de inversión, la gestión del riesgo es una suma de piezas y cada una de ellas es importante. Uno de los bloques clave en la gestión de riesgos es el money management, también llamado gestión de capital.

Dado que ya sabemos dónde estará el stop loss, la gestión de capital nos ayuda a calcular con cuánto dinero podemos realizar la próxima operación.

Recuerda: El motivo fundamental para utilizar una estrategia de money management es preservar el capital y no perder "demasiado" en una sola operación o en una racha de malas operaciones. El control de riesgos consiste, en última instancia, en sobrevivir a largo plazo.

Entonces, ¿cuántas acciones o ETFs puedo comprar? ¿20 acciones? ¿50 acciones? ¿Cuántas? Hoy vamos a buscar responder a esta pregunta con la ayuda del Triángulo de Hierro.

Aplicar el Triángulo de Hierro al Money Management

La idea de aplicar el concepto de triángulo de hierro a la inversión en bolsa la he encontrado en el último libro de Alexander Elder, el Nuevo Vivir del Trading.

Bien, la idea del triángulo de hierro básicamente consiste en un triángulo formado por 3 variables que se sitúan en cada uno de los vértices:

  1. El riesgo máximo en dinero que estamos dispuestos a sumir para esta operación.

  2. El stop loss (la distancia en dinero hasta el punto de stop loss).

  3. La cantidad de acciones que vamos a comprar (o a vender a corto).

Todas estas variables están correlacionadas, esto significa que la modificación de alguna repercute y condiciona a las demás. Por ejemplo, si modificamos la distancia al stop loss, tendremos que replantearnos cuántas acciones podremos comprar y cuánto riesgo total estamos asumiendo. Si por la contra, queremos reducir el riesgo, tendremos que disminuir el número de acciones o acercar la posición del stop loss.


 

Un ejemplo simple

Imaginemos que quieres comprar acciones de Inditex que cotizan a 27€ por acción. Como sabes que es bueno ajustar el punto de stop loss a la volatilidad, eliges un stop loss que esté a X veces el ATR (Average True Range) de tu punto de entrada. ¿Cuántas acciones puedes comprar como máximo para respetar tu gestión de capital?

I
 

Como puedes ver, diferentes combinaciones de riesgo permitido y stop loss dan lugar a distinta cantidad de acciones a comprar.
En el caso 1 estamos con un riesgo bajo (solamente el 1% del total de nuestro capital) y con un stop loss holgado que está a 4 veces el ATR.
En el caso 2 aumentamos el riesgo y ajustamos un poco el stop, pero la posición resultante es demasiado grande para el total de nuestra cartera.
Por último, en el caso 3 disminuye un poco el riesgo y se ajusta más el stop. Este es evidentemente un ejemplo muy básico, aunque sirve para comprender el concepto, comenzar para jugar un poco con los números y calcular correctamente el tamaño de las posiciones de nuestra cartera.


 

 

Puedes leer más artículos míos en www.estrategiastrading.com