blog Aznar Patrimonio
Una forma diferente de analizar los mercados

Estrategia de volatilidad: trading de volatilidad con beneficios medios anuales de 29.9% desde 2004 y 96.41% desde 2009

La volatilidad es un reflejo de la magnitud de las desviaciones que se producen en los mercados. Concretamente cuando hablamos del Índice VIX, hablamos del índice que refleja la volatilidad subyacente del índice S&P 500. Dicha volatilidad aumenta cuando baja el Índice S&P y se reduce cuando el sube el S&P 500. Históricamente el índice S&P 500 se ha caracterizado por tener un sesgo alcista a largo plazo, por lo que la volatilidad a largo plazo tiende a disminuirse.

 

¿Porque comprar volatilidad? Muchos gestores de fondos y carteras utilizan productos ligados a la volatilidad como opciones, ETF’s o futuros a efectos de cubrirse ante las bajadas del S&P 500. Por tanto, comprar un producto largo de volatilidad (cuyo precio aumente cuando caen los mercados) implica comprar un seguro para compensar las pérdidas del S&P 500 y reducir la volatilidad de la cartera, a cambio el comprador de volatilidad paga una prima en el momento de ponerse largo de volatilidad. El vendedor de volatilidad recibe la prima, y cambio tendrá que soportar pérdidas cuando aumente la volatilidad del mercado. A modo de ejemplo, el vendedor actúa como un asegurador el cual vende un seguro, a cambio de una prima, y en caso de darse el suceso (aumento de volatilidad) deberá compensar las pérdidas originadas por la misma.

 

Las estrategias que se presentan en el artículo tienen como finalidad actuar como vendedores de volatilidad, como aseguradores, es decir, con una expectativa de que la volatilidad se va a reducir en el futuro. Esto podemos hacerlo de dos formas, una poniéndonos cortos del ETF VXX (el cual va largo de volatilidad) la otra comprando el ETF XIV. Para evitar que el ruido de mercado pueda afectar en exceso a los resultados de la estrategia, utilizaremos un cruce de dos medias simples para abrir la posición y el mismo cruce en sentido inverso para cerrar la posición. Así pues, la estrategia es la siguiente:

-Si se va a utilizar VXX: abrir una posición corta en VXX cuando la media móvil de 5 periodos cruce por debajo de la media móvil de 15 periodos. Cerrar la posición corta cuando la media móvil de 5 días cruce por encima de la media móvil de 15 días.

-Si se va a utilizar XIV: comprar XIV cuando la media móvil de 5 periodos cruce por encima de la media móvil de 15 periodos. Cerrar la posición cuando la media móvil de 5 días cruce por debajo de la media móvil de 15 días.

 

Debajo se muestran los retornos de ambas estrategias. En el caso de la estrategia de VXX (gráfico 1) se muestran los resultados desde 2009-2014. Esta estrategia obtiene retornos anualizados del 96.41% desde 2009, si se reinvierten los beneficios la rentabilidad acumulada en ese periodo de tiempo asciende a un 2370%. La estrategia de XIV (gráfico 2) obtiene retornos del 29.9% anualizado desde el año 07/2004 hasta el 07/2014, con una caída máxima (max drawdown) del -63.5% y una media de 17.3 operaciones al año.

 

Los retornos de la estrategia de XIV son más bajos por dos motivos, en primer lugar, porque se muestran los resultados de 10 años, de los cuales 2008 fue un año muy malo para las estrategias que apuestan por bajadas de volatilidad, concretamente la estrategia XIV llegó a caer un -63.5% en dicho periodo. En segundo lugar, porque la estructura del ETF VXX hace que genere una perdida derivada del rollover mensual de los futuros. El VXX está compuesto por futuros, los cuales vencen todos los meses y hay que ir añadiendo los futuros que vencen en los próximos meses, para ello venden los futuros están a punto de expirar a un precio bajo y compran los del mes siguiente a un precio más alto. Esta sucesión de vender barato y comprar caro, genera una perdida extra en el VXX ETF. Como la estrategia se pone corta de VXX, está perdida es un beneficio extra para la estrategia.

 

Cabe hacer las siguientes puntualizaciones; al ser una estrategia que apuesta por una bajada de volatilidad, mientras que el contrato de futuro del mes que viene esté en contango (la curva asciende de izquierda a derecha), como se muestra en el gráfico, puede ponerse corto de VXX o largo de XIV. A veces, observará que la parte delantera de la curva se mueve hacia arriba hasta que el contrato del mes siguiente se pone en backwardation (la curva desciende de izquierda derecha). Cuando los contratos de los dos meses siguientes están en backwardation y la curva de desploma hacia abajo, tal y como se muestra en el gráfico 4, hay que cerrar posiciones. Es en estos momentos cuando hay que evitar estas estrategias ya que la curva de futuros del VIX está apostando por un aumento de volatilidad el mes que viene (mientras que nosotros vamos cortos de volatilidad).

 

Gráfico 1: Beneficios estrategia VXX periodo 2009-2014

Gráfico 2: Beneficios estrategia XIV periodo 2004-2014

Gráfico 3: Curva futuros del VIX en contango

Gráfico 4: Curva futuros del VIX en backwardation

 

Comentarios
20
Página
2 / 2
  1. #21

    Javier Rivaya Martos

    en respuesta a TomasGarciap
    Ver mensaje de TomasGarciap

    Estoy de acuerdo, hay que saber cuándo operar con ella porque no todos los escenarios son óptimos. Concretamente los de mercado lateral (que mata a cualquier estrategia con medias móviles) y los de aumento de volatilidad. Justo eso es lo que tenemos ahora, un mercado bastante lateral, por eso sufre.

    Cualquier estrategia tiene momentos en los que va bien y momentos en los que va peor, incluso el value investing. El tema es saber cómo funciona para poder determinar cuándo hay que aplicarla y cuando no. Esto es aplicable a todas las estrategias independientemente del producto con el que operen o del modelo subyacente.

    Saludos,

Autor del blog
  • Javier Rivaya Martos

    Abogado y Economista, actualmente Asesor Patrimonial en Aznar Patrimonio Multi-Family Office. Estudios de posgrado en el IESE Business School, London School of Economics and Political Science y Universidad de Alcalá. Experiencia profesional en Bloomberg LP, BBVA Corporate & Investment Banking y GPM Bróker.

Envía tu consulta

Aznar Patrimonio