Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Aceptar

inbestMe

Cómo funcionan los ETF Smart Beta

En el contexto actual de traspaso de fondos a nivel mundial de fondos de gestión activa hacia fondos de gestión pasiva (como los fondos índice y ETF), están recibiendo mucha atención los ETF Smart Beta que, como veremos más adelante, se posicionan a medio camino entre los fondos activos y los fondos pasivos.

Los risk-factors

En la base de las estrategias Smart beta está la observación de que la exposición a un factor de riesgo particular garantiza sistemáticamente mejores rendimientos en el largo plazo. Pero ¿cuáles son los factores de riesgo?

Los risk-factors de (o factores de riesgo) son alguna de las características de los títulos que contribuye a explicar su rendimiento en el tiempo. La investigación académica ha demostrado que ciertos factores de riesgo permiten conseguir en el largo plazo un rendimiento más alto respecto al mercado.

L’origen del factor investing

Por factor investing se entiende una estrategia de inversión que busca capturar el exceso de rentabilidad garantizada por la exposición a factores de riesgo. El factor investing tiene orígenes lejanos en el timepo.

En los años sesenta, el modelo de valoración de activos de capital (Capital asset princing model o CAPM) mostró cómo el rendimiento esperado de una acción depende de su volatilidad relativa (medida por el coeficiente beta), es decir, de cuanto se mueve su precio en un movimiento concreto del mercado. Una beta mayor expresa un mayor riesgo por un mismo título que viene remunerado por un mayor retorno esperado. Así que es un solo factor, la exposición al mercado, lo que determina el rendimiento de un título.

Fama and French, en la década de los noventa, presentaron una reelaboración del CAPM, el modelo conocido como Three-factor model, que introdujo otros dos factores que ayudan a determinar el rendimiento de una acción: tamaño y valor (size and value). Las empresas de pequeña capitalización tienden a ofrecer un mayor rendimiento que las que tienen una gran capitalización y aquellas cuyas acciones están infravaloradas en comparación con el valor conocido obtienen mejores resultados que aquellas cuyos títulos son caros en relación a su valor fundamental (el crecimiento). Y por lo tanto, la exposición a estos tres factores (de mercado, tamaño y valor), representan tres betas diferentes, que determinan el rendimiento de un título.

Por otra parte, ya Benjamin Graham, el padre del value investing, había demostrado que los valores cuyos precios eran baratos en comparación con lod fundamentales (a su valor intrínseco), tendían a superar al mercado en el largo plazo.

Desde 1926 hasta la fecha las empresas de baja capitalización de Estados Unidos registraron un rendimiento superior a las empresas de gran capitalización, un promedio de 2,7% por año, mientras que las acciones de valor han superado a las de crecimiento en un 4,8% anual.

En total, la investigación ha identificado cinco factores que aseguran una prima en términos de rentabilidad a largo plazo. Además del tamaño y valor ya mencionados, también existen elmomentum, la calidad y la baja volatilidad.

  • Tamaño o Size – las empresas de pequeña capitalización superan a las de gran capitalización
  • Valor o Value – las acciones infravaloradas tienen mejor rendimiento que aquellas más caras.
  • Momentum – los títulos que aceleran en las subidas tienden a mantener esta tendencia.
  • Calidad o Quality – las empresas más sólidas tienden a superar a las más frágiles y menos eficientes.
  • Volatilidad – las acciones menos volátiles, aparte de disminuir el riesgo de la cartera, tienden a garantizar mejores rendimientos (contradiciendo la suposición fundamental de la teoría financiera que predice una relación positiva entre el riesgo y el rendimiento).

Tener en cuenta a estos cinco factores de riesgo puede permitir hacerlo mejor que el mercado en el largo plazo. El debate sigue abierto si esta diferencia de rendimiento es sólo una compensación por el mayor riesgo que se corre (como podría parecer en el caso de “tamaño”, “valor” y “momentum”) o realmente garantiza mejores rendimientos ajustados al riesgo.

¿Por qué el factor investing funciona?

Y por tanto, es legítimo preguntarse por qué estos factores funcionan. En este sentido, se proponen tres explicaciones.

En primer lugar, como ya se ha mencionado, los factores funcionan porque en realidad no son más que la compensación por el mayor riesgo soportado. La remuneración del mayor riesgo sostenido podría explicar el exceso de rentabilidad de las pequeñas empresas respecto a las de mayor tamaño.

En otros casos, sujetos a ciertas restricciones de gestión, el gestor puede preferir las acciones más volátiles para conseguir un mayor rendimiento y superar al benchmark y esto daría lugar a una infravaloración de las acciones de baja volatilidad.

Una tercera explicación radica en las finanzas del comportamiento. De acuerdo con esta interpretación, los inversores tienden a títulos que estén particularmente en boga proyectando en el futuro las altas tasas de crecimiento que han tenido lugar en el pasado. Siguiendo el comportamiento de otros inversores, tienden a comprar títulos sobrevalorados o demasiado caros determinando así la tendencia de las acciones de valor (value), menos costosas, a alcanzar resultados superiores en el largo plazo.

Los ETF smart beta

Desde hace tiempo el factor investing es una de las estrategias de inversión más importante para los gestores de fondos activos.

¿Cuál es la novedad de los ETF Smart beta?

Los ETF smart beta proporcionan un medio líquido y mucho menos costoso que los fondos de gestión activa para capturar sistemáticamente estos drivers de rendimiento de un título.

A través de reglas claras y transparentes, los ETF Smart beta seleccionan e invierten en aquellas actividades que poseen una o más de las cinco características que proporcionan los mejores rendimientos a largo plazo: de pequeña capitalización (tamaño), infravaloración comparada con la fundamental (valor), tendencia al alza (momentum), solidez patrimonial (calidad), baja volatilidad o una combinación de estas.

Así pues, los ETF Smart beta sistematiza y hace invertibles estrategias que se basan en determinados factores de riesgo. El objetivo no es realizar un seguimiento de forma pasiva del índice de referencia (como haría un ETF normal), sino más bien de ofrecer una perspectiva diferente en términos de riesgo-retorno.

En este sentido, los ETF Smart beta parten de la estrategia de replicar pura y pasivamente un índice (ETF tradicional) para llegar a estrategias que quieren generar alfa (gestión activa).

En otro artículo examinaremos con más detalle las estrategias individuales, los ETF Smart beta disponibles en el mercado y su uso en el contexto de la creación y gestión de una cartera.

Comparte:

  • 4 comentarios

    Añadir comentario
    1. Daniel Pérez Alegre
      #1

      Daniel Pérez Alegre

      Buen artículo. Sin duda son una alternativa a tener en cuenta que soluciona el problema de las altas comisiones de gestión de muchos fondos, junto con la capacidad de generar valor por encima del índice.

      Saludos

      Me gusta
    2. Nega16
      #2

      Nega16

      Se agradeceria que cuando se menciona el termino volatilidad, se especifique de que se esta hablando. Al menos la volatilidad , esa palabreja, tan facil de usar puede referirse a 4 cosas distintas, y como tu haces relaciones directas, sobre todo con el rendimiento y el riesgo, en funcion de cualquiera de estas posibles cosas, no se entiende nada. Esto es lo habitual, no por ello aceptable.
      Creo que te refieres a la variabilidad historica del precio en determinado activo, o sea a lo historicamente se determina que varia respecto a sumedia historica. Tambien puedes referirte
      a lo que varia respecto a su indice de referencia o benchmark. No esta nada claro en el articulo. O puedes referirte a otra cosa.
      Lo siento no se entiende lo que dices si no aclaras eso.
      En relacion a la palabreja SMART mas de lo mismo, en principio se suele emplear como habil o inteligente. No consigo entender porque esos Etfs que se publicitan dejan de ser pasivos o mas inteligentes que otros. Ademas de que tambien hay mercados denominados SMART, es decir un etf, o un activo, el mismo, puede ser operado en un mercado SMART o no SMART. Lo cual hace el articulo mas confuso.
      Un saludo.

      Me gusta
    3. Jordi Mercader
      #3

      Jordi Mercader

      en respuesta a Nega16
      Ver mensaje de Nega16

      Hola Nega16,

      Gracias por tus comentarios. El artículo no pretendía ser un tratado sobre el tema de la volatilidad. La forma más clásica de definir la volatilidad, y la más generalizada es la que se hace por la medición de la desviación standard respecto a la media del rendimiento del activo en cuestión. Normalmente se habla de volatilidad histórica, futura o implícita. Se acostumbra a utilizar la volatilidad histórica como indicación de volatilidad futura y esto puede dar lugar a error, obviamente, sobre todo en el corto plazo. Algunos modelos pueden considerar dar un peso más importante a la volatilidad reciente.

      Normalmente se asocia volatilidad a riesgo. En mi opinión, puede haber más de una visión del riesgo que la clásica. Personalmente tengo mi propia visión, pero esta visión depende de la actitud personal de cada uno respecto a la forma de invertir. Por ejemplo cuando uno invierte a largo plazo (mi caso) puede decidir prescindir de la volatilidad de corto plazo (que como he dicho se asimila a riesgo, bajo la definición clásica) y fijarse en otros aspectos. Si observamos al Sr. Buffett creo que se puede decir que en su percepción, vea incluso la volatilidad (riesgo) de corto plazo como una oportunidad.

      En todo caso el inversor al escoger un ETF Smart Beta, deberá mirar para el que se ha escogido qué índice sigue, este puede variar según el proveedor del ETF. Obviamente todos, en caso de ETFs que tengan en cuenta la volatilidad, buscan la MÍNIMA volatilidad. Para estos casos, acostumbran a seguir índices de mínima volatilidad HISTÓRICA.

      La palabra "SMART" Beta es la que ha creado la propia industria de ETFs para referirse a este tipo de estrategias y es cierto que provoca muchas discusiones de si son estrategias pasivas o activas. (Una alternativa de este nombre que se me ocurre sería ETFs Estratégicos pero comúnmente se llaman usando el término SMART).

      Sobre el tema de gestión activa o pasiva también habría mucho que hablar. En mi opinión creo que sí existen claramente instrumentos pasivos (los ETFs clásicos que siguen un índice) pero que la gestión 100% pasiva en realidad, es difícil que exista. Por ejemplo en el momento en que decidimos una distribución de activos en una cartera ya estamos siendo en cierta forma activos, ya que adjudicamos pesos de una forma discrecional y esto ya implica una actitud que se podría definir como "activa". En el caso extremo en que escogiéramos un solo instrumento sea el que sea, estaríamos siendo "activos" al ceñirnos a dicho instrumento. En el articulo ya decimos que los ETFs Smart Beta se sitúan "a medio camino". Si tuviera que inclinarme en colocarlos en una u otra, yo me inclinaría más a definir los ETFs Smart Beta como instrumentos más bien activos que pasivos, aunque con un coste mucho más bajo que instrumentos eminentemente activos.

      Saludos

      Me gusta (2)
    4. Nega16
      #4

      Nega16

      en respuesta a Jordi Mercader
      Ver mensaje de Jordi Mercader

      Si bueno, mas o menos te he entendido el articulo asi. Lo que pasa es que también, si se emplean estrategias de arbitraje estadístico, y ahi también se pude medir la variabilidad no respecto a la variabilidad histórica, sino respecto al Benchmark. Lo mencionas y los setenta y la beta, van por ahi. Yo me intereso por eso, e intento operarlo. Y como mencionas eso en tu articulo, de pasada, no lo tenia claro a que te referias. Pero bueno hablas de variabilidad respecto a los resultados históricos. Lo de la implícita lo desechamos. Por ahi voy encajando el articulo.
      Creo que asociar volatilidad a riesgo es un error. Eso solo puede asociarse a estrategias de buy and hold, lo siento , por el petardo que hay por aquí, que me persigue sin escribo mal anglicismos, o si hago erratas de ortografía.
      Con estrategias de rotación por sectores, que funcionan de maravilla los etfs, u otras de entrar y salir tipo trading, incluso las de par trading o arbitraje estadístico la volatilidad es una bendición( me refiero a volatilidad como la variabildad respecto a una media, puede ser la del propio activo o la de su benchmark o índice de referencia)
      El riesgo no esta implícito a volatilidad. De hecho yo me dedico a buscar volatilidades, porque afirmo que lo que mas riesgo lleva, son estrategias de buy and hold, acopladas a una teorica diversificación que ya no funciona.
      No se es muy popular y bienvenido con estas creencias.
      A todo el mundo le gusta usar lo de Smart, y la verdad tampoco suele entender cuando se adjetiva algo a que se refiere. El dinero Smart, la inversión Smart, ( es adrede señotira Rotten mier )siempre se asocia a inteligente o hábil. Pero es que también hay mercados SMART, donde se opera que no tiene que ver con eso, sino mas bien, que opera mas tiempo al operar en mas mercados sucesivos. Asi que de primeras es difícil entender sin mas , que es eso de Smart y sobre todo para que sirve. . En tu caso tampoco entiendo, bien, que es lo que tienen de Smart esos etfs. Pero bueno ya has explicado de que van.Son digamos mas activos y gestuionados que pasivos en el mantenimiento de su composición interna, me parece haber entendido.
      Gracias por tratar de debatir estos temas.

      Me gusta

    Guardado por 1 usuario

    Autores

    • Adria Aguade

      Adria Aguade

      ADE, Máster en Mercados Financieros, Máster en Inversión y Promoción Inmobiliaria, Título de Asesor Financiero Europeo (EFA) y Certificado Internacional en Gestión de Patrimonios (ICWM). Experiencia laboral en banca, consultoría financiera, brokeraje y en gestión de fondos de inversión (front office). Gestiona carteras e imparte conferencias y cursos de bolsa. participa en Gestiona Radio en las secciones Pre-apertura y Apertura de Wall Street. Apasionado del mundo de las Startups.

    • Jordi Mercader

      Jordi Mercader

      Emprendedor, startups, fintech. inversor y corredor de fondo. CEO y fundador inbestMe . Invierto en carteras diversificadas de ETFs o en acciones, combinando valor, crecimiento y dividendo a largo plazo.

    • Jordi Martinez

      Jordi Martinez

      Jordi está vinculado al sector financiero desde 1996. Asesoró a clientes hasta 2008 en una entidad financiera, posteriormente se incorporó al departamento de planificación y proyectos comerciales del cual llegó a ser el Director. Desde 2014 es Director de Educación Financiera del Instituto de Estudios Financieros. Colabora habitualmente con medios de comunicación. Dispone de la certificación EFA de la European Financial Planning Association (EFPA).

    • Lorenzo Ippoliti

      Lorenzo Ippoliti

      Más de 20 años de experiencia como trader. Empezó su carrera en el mercado de divisas, para después dedicarse al mercado de renta fija. En estos últimos años ha sido “proprietary trader” invirtiendo en toda clase de activos. Ha tenido roles de responsabilidad en San Paolo Iml, Unicredit y Banca Leonardo. Licenciado en Economía Financiera y es Master en Business Administration por la SDA Bocconi School of Management en Milán.

    Envía tu consulta


    • Más leído
    • Más recomendado
    Gestionamos tu cartera personalizada con unos costes 3 veces inferiores a los servicios tradicionales y con unas garantías 5 veces mayores a las que ofrecen los bancos. https://www.inbestme.com/ Te ofrecemos un sistema de gestión sofisticado de inversión y asesoría financiera apoyados por la mejor tecnología. Nuestro compromiso es total: invertimos para ti donde invertimos nuestras carteras, las de nuestros familiares o amigos.

    Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

    Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos